resultados

El virus lleva a Puig a registrar las primeras pérdidas de su historia

La multinacional familiar logró un resultado de explotación de 93 millones tras una caída de las ventas del 24%

El grupo prevé volver a los beneficios este ejercicio pero no recuperará el nivel precovid hasta dentro de "dos o tres años"

economia  MARC PUIG

economia MARC PUIG / www tonimateu com

Se lee en minutos

El grupo Puig registró el año pasado con unas pérdidas de 72 millones, el peor resultado de la historia de la compañía, frente al beneficio de 304 millones de 2019, según ha explicado el presidente del grupo, Marc Puig. Durante la presentación de resultados ha atribuido esta evolución al confinamiento y el distanciamiento social, que ha reducido el consumo de cosmética y perfumería. 2020, ha sido "un año complicado", ha explicado.

Pese a todo ello, el resultado de explotación alcanzó los 93 millones, frente a los 333 millones del ejercicio anterior. Las ventas fueron de 1.537 millones, con un descenso del 24% gracias a la integración de la marca de maquillaje Charlotte Tilbury, con gran peso en el canal digital, en la que supuso la mayor operación de su historia. Las mayores caídas de las ventas se registraron en España, con 191 millones y un descenso del 32% y en Latinoamérica, con 257 millones y una caída del 40%.

Puig ha afirmado que esperan volver este año a los beneficios, aunque no se alcanzarán los niveles previos a la pandemia en "dos o tres años". A pesar de que la adquisición de Charlotte Tilbury ha hecho pasar a la compañía de un exceso de caja al endeudamiento, Puig ha descartado recurrir a la bolsa para financiarse y espera reducir el pasivo mayores ingresos por el crecimiento previsto.

El presidente del grupo ha recordado que a partir de 2004, la compañía decidió focalizarse en menos actividades, en moda y perfumería, con lo que su presencia a nivel mundial pasó del 3% a cerca del 10%. Una vez llegados a esta masa crítica optaron por cambiar el planteamiento como consecuencia de los 'smartphones' y China. Los móviles inteligentes han disparado el uso productos para la imagen, gracias a los 'selfies' y redes sociales, ha argumentado Puig.

Por ello apostaron por el maquillaje y productos de cuidado de la piel, ya que el perfume carece de impacto en el mundo digital. Esta tendencia ha provocado mayor crecimiento en cosmética y perfumería. El otro pilar es China, que se destaca por un menor uso de la perfumería que la cosmética. Puig ha optado por volcarse en estos dos pilares, y comprar empresas de maquillaje, como Charlotte Tilbury; y cuidado de la piel, ha afirmado Marc Puig.

Nuevas tiendas

Tras agradecer los mensajes de reconocimiento a su padre, Mariano Puig, fallecido recientemente, ha subrayado, pese a los efectos de la pandemia, la apertura de nuevas tiendas de la compañía en Shanghái (China) y Los Ángeles (EEUU), entre otras, ya que carecían de establecimientos propios fuera de Europa. El año pasado la media de las ventas 'on line' fue de 28%, lo que supuso "un salto cualitativo y cuantitativo", ha explicado.

El objetivo de la compañía es contar con marcas "altamente deseables y atractivas" que ayudan a la gente "a reforzar la confianza en sí misma" a través de una empresa familiar, que otorga una serie de valores y formas de actuar. El plan estratégico 2021-2023 consiste en doblar la cifra de negocio en tres años y triplicarla en cinco. Pese a la pandemia se aceleran los objetivos, ha asegurado. En 2025 la meta es tener una serie de marcas en el nivel de los 1.000 millones, otro en los 500 millones y otras, más pequeñas, entre los 100 y los 300 millones. El foco se sitúa en Asia, que se suponer el 7% del negocio en 2019 y pasará al 25% en 2025. Y el canal digital, del 13% al 30% en cinco años.

Noticias relacionadas

Puig ha afirmado que la cartera del grupo permite ser ambiciosos en el crecimiento en Asia, particularmente en China; y en el canal digital. La compañía se ha dividido en tres divisiones para acelerar el crecimiento. El grupo es actualmente el quinto grupo mundial en belleza y moda.

El presidente de la empresa ha recordado que en 2014, el año de su centenario ya se comprometieron en ser una empresas más verde y social. Pese a cumplir los objetivos, existe un mandato de la familia que obliga a estar entre los más avanzados en cuestiones de sostenibilidad. "Se han hecho muchos logros, pero no son suficientes", ha sentenciado. Ahora aumenta la ambición para que Puig sea reconocida como una de las empresas más avanzadas en este segmento en su sector, ha dicho.

Temas

Empresas