AUTOMOCIÓN

Tesla ganó 438 millones de dólares el primer trimestre

  • Tesla ingresó 10.400 millones de dólares entre enero y marzo gracias a un incremento de las entregas, a los tratos con otras marcas para compensar sus emisiones y a sus inversiones en bitcoin

  • La firma de Elon Musk espera que sus entregas crezcan a un ritmo del 50% anual los próximos años, superando la cifra en 2021

Elon Musk, consejero delegado de Tesla

Elon Musk, consejero delegado de Tesla / Agencias

3
Se lee en minutos
Àlex Soler

Tesla sigue sumando resultados positivos, consolidándose definitivamente como una empresa rentable dentro del sector de la automoción. La firma capitaneada por Elon Musk ganó el primer trimestre un total de 438 millones de dólares, 363 millones de euros, tras ingresar 10.400 millones de dólares durante el mismo período, un 74% más respecto al primer trimestre del año pasado. En los tres primeros meses de 2020, la compañía californiana ganó apenas 16 millones de dólares, aunque los efectos de la pandemia ya se dejaban notar.

Pese al virus, Tesla cerró un 2020 redondo con beneficios en los cuatro trimestres, tendencia que mantiene al inicio de este año impulsada por el incremento de las ventas, por los tratos realizados con otras compañías para compensar las emisiones de sus rivales y así evitar las multas europeas, que le granjearon 518 millones de dólares entre enero y marzo, un 46% más, y por sus inversiones en bitcoin, que le han aportado un beneficio de 101 millones de dólares. Cabe recordar que la compañía ya acepta el bitcoin como método de pago para sus coches.

Elon Musk, consejero delegado de Tesla, calificó el primer trimestre de 2021 como "un período de récord en todos los niveles". "Hemos visto un cambio en la percepción de los coches eléctricos por parte de los clientes y nuestra demanda es la más elevada que hemos visto jamás", añadió en la presentación de resultados. De hecho, las entregas durante los tres primeros meses del año alcanzaron las 184.877 unidades, más del doble que en el mismo período de 2020.

Previsiones para 2021 y la obligación de actualizarse

Elon Musk y Zach Kirkhorn, el director financiero de la empresa, repasaron las previsiones de la compañía tras anunciar los resultados del primer trimestre. En primer lugar, Musk anunció que espera que su planta de Austin, Texas, esté lista para producir el SUV Model Y y el pick-up Cybertruck este mismo año. En uno de sus ambiciosos vaticinios, el emprendedor sudafricano dijo que, para 2022, el Model Y será "probablemente el coche más vendido, de cualquier tipo, del mundo". El CEO de la compañía no puso fecha pero dijo que el todocamino eléctrico también se fabricará en Berlín. Kirkhorn, por su parte, anunció que Tesla seguirá apostando por el bitcoin a largo plazo.

Noticias relacionadas

Tesla espera que, durante los próximos años, sus entregas crezcan a una media del 50% anual, aunque esperan que este ejercicio se supere la cifra. "El crecimiento dependerá en nuestra capacidad de producción y eficiencia operativa, además de la cadena de proveedores", apuntó la empresa en un comunicado. En cuanto a los proveedores, Musk se mostró preocupado por la escasez global de semiconductores, hecho que calificó de "gran problema", aunque defendió que la empresa "se ha movido extremadamente rápido con nuevos componentes y desarrollando firmware compatible con los chips de nuevos proveedores".

Finalmente, otro de los retos que afrontará la empresa de coches eléctricos este año será la renovación del Model X y el Model S, su SUV y su berlina premium, que apenas han cambiado desde su lanzamiento. Estos modelos, mucho más caros que el Model 3 y el Model Y, son importantes para la marca, que busca un equilibrio entre el volumen de sus coches asequibles, que contabilizaron 182.847 entregas hasta marzo, y sus vehículos más caros, que solo contabilizaron 2.030 entregas. Musk admitió que esperaban lanzar la actualización de sus coches de alta gama a principios de año, pero que "han tenido más retos de los esperados" y que les ha llevado tiempo asegurar que las baterías son seguras. Sus entregas deberían empezar en mayo y la producción debería estabilizarse en 2.000 unidades de estos vehículos a la semana en su planta de Fremont, California.