tributos

Catalunya recauda más del 45% de la cuota del impuesto de patrimonio

La comunidad cuenta con una riqueza media de 1,58 millones por declarante, frente a 5,7 millones en Madrid, donde no se tributa

Funcionarios atienden a algunos usuarios en la Agencia Tributaria en Barcelona.

Funcionarios atienden a algunos usuarios en la Agencia Tributaria en Barcelona. / Ricard Cugat

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Un total de 45 de cada 100 euros de la cuota del impuesto del patrimonio se recaudan en Catalunya, según los datos del ministerio de Hacienda del ejercicio 2018, cuya declaración se presentó en 2019, los últimos disponibles. En total, la comunidad tuvo 77.397 declarantes de un total de 206.037 en el conjunto de España, lo que supone alrededor de un tercio del total.

El de patrimonio es uno de los tributos que el Gobierno central quiere revisar en su proyecto de reforma fiscal para la que ha encomendado elaborar un libro blanco a un grupo de 17 expertos. Este gravamen, que se reinstauró en 2011, tras la anterior crisis para incrementar la recaudación y de forma provisional, ha visto cómo se prorrogaba su vigencia cada ejercicio a través de los Presupuestos Generales del Estado, ha sido muy cuestionado. De hecho existe en muy pocos países como Liechtenstein, Noruega o Suiza y en la Unión Europea (UE), solo en Francia, donde se transformó en un gravamen para viviendas con un valor neto superior a los 1,3 millones de euros.

La patronal catalana, Foment del Treball, trató de que los últimos cambios introducidos por el Ejecutivo de coalición PSOE-Unidas Podemos , que convirtió a través de los Presupuestos, el gravamen, cedido a las autonomías, en permanente y subió el tipo máximo del 2,5% al 3,5% a partir de bases liquidables a partir de 10.695.996,06 euros, fuera impugnado en el Tribunal Constitucional por el Defensor del Pueblo, pero este lo rechazó. El guante lo recogió posteriormente el PP, que sí optó por recurrirlo. Uno de los objetivos del Ejecutivo es armonizar este tributo, que era una condición que impuso ERC y algo a lo que se opone radicalmente la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la principal defensora de las bajadas de impuestos.

Según los datos de Hacienda, la cuota media en Catalunya en 2018 fue 6.818 euros. En Galicia se alcanzó la media más elevada, con 11.359 euros, seguido por Baleares, con 9.019 y luego ya vino Catalunya, según la misma fuente.

Inmuebles y acciones

La distribución territorial de las principales magnitudes del impuesto, salvo la cuota a ingresar, ponen de manifiesto la preponderancia de Catalunya, Comunitat Valenciana, Madrid y Andalucía, que aportaron, en conjunto, el 73,3% del importe total de la base imponible del ejercicio (Catalunya, el 30,8%; Comunidad de Madrid, el 27%; Comunitat Valenciana, el 9%; y Andalucía, el 6,5%). No obstante, como consecuencia de la bonificación del 100% establecida en la Comunidad de Madrid, la aportación de esta autonomía al pago final del impuesto fue nula y recayó esencialmente en Catalunya, que contribuyó con el 45,6% de la cuota a ingresar total, con más de 540 millones de euros; seguida por la Comunitat Valenciana, con el 12,6%; y en Andalucía, con el 7,3%. En 2020, la recaudación en Catalunya ha superado los 600 millones.

Estas autonomías son las que aportan la mayor parte del valor total de bienes y derechos no exentos, pero con preponderancia de Madrid, con un patrimonio bruto medio de 5,7 millones de euros frente a los 1,9 millones e la media global o los 1,58 millones de media en Catalunya. En Madrid, 18.587 declarantes (con un fin únicamente censal ya que el impuesto tiene una bonificación del 100%) acumularon 106.613 millones en valor de bienes y derechos no exentos y en Catalunya un total de 77.397 declarantes sumaron 122.528 millones.

Otra diferencia entre los declarantes de este tributo de Catalunya y Madrid es que en los primeros tienen un mayor peso los inmuebles, con el 31,1% del patrimonio bruto y deudas, seguido por los fondos de inversión, con el el 22,4%· las acciones y participaciones en empresas, con el 19,4%. En Madrid los fondos de inversión ocuparon el primer puesto, con el 30,3%, seguidos por las acciones y participaciones en empresas, con el 29,2% y los inmuebles, con el 16,6%.

Noticias relacionadas

En cuanto a las deudas, Andalucía encabezó la clasificación en lo que respecta a su peso en relación con el patrimonio, con 1.749,1 millones, lo que supuso el 6,7%. En lo que respecta a Madrid, los 4.790,3 millones de deudas declaradas signficaron el 4,5% del patrimonio bruto y los 6.042,8 millones en Catalunya, el 4,9%.

Mínimo exento más bajo

Para el impuesto de patrimonio, en Catalunya se aplica un mínimo exento de 500.000, lo que incluye un mayor número de contribuyentes que los 700.000 de la tarifa estatal que aplican autonomías que no han fijado un umbral propio a parir del que hay qu declarar. Además de Catalunya también Extremadura y la Comunitat Valenciana han fijado el mínimo exento en 500.000 euros.

En cuanto a la tarifa, se aplica la estatal, con ocho tramos y tipos del 0,2% al 3,5%, salvo en Catalunya, que van del 0,21% al 2,75%; Andalucía (0,22% al 2,76%); Asturias (0,22%-3%); Cantabria (0,24%-3,03%); Baleares (0,28%-3,45%); Extremadura (0,3%-3,75%); Galicia (0,2%-2,5%); Murcia (0,24%-3%); y Comunitat Valenciana (0,25%-3,5%). En Madrid se aplica una bonificación del 100%, por lo que ningún contribuyente de este territorio tiene que pagar el impuesto (han de presentar autoliquidación los contribuyentes cuyos bienes y derechos tengan un valor que supere 2.000.000 de euros). En los territorios de Euskadi existe un impuesto sobre la riqueza o sobre el patrimonio