política monetaria

El BCE mantiene los tipos de interés en el 0% y la compra de activos

Lagarde estima que la economía de la zona euro se habría contraído en el primer trimestre, pero detecta signos de recuperación en el segundo

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo / Europa Press

Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Periodista

ver +

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener los tipos de interés en sus actuales niveles históricamente bajos en la reunión de su consejo de gobierno de este jueves. Esta estrategia destinada a paliar los efectos de la crisis provocada por el coronavirus, ha añadido, se mantendrá hasta que se observe "una convergencia sólida de las perspectivas de inflación hacia un nivel suficientemente próximo, aunque inferior, al 2%".

El tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin variación en el 0,00 %, 0,25 % y -0,50 %, respectivamente.

A su vez, la entidad mantiene su política de compra de activos, el denominado PEPP, con una dotación total de 1,85 billones de euros al menos hasta final de marzo de 2022. En todo caso, se mantendrá "hasta que se considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado". Las compras se realizarán con flexibilidad "de acuerdo con las condiciones de mercado y con vistas a evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que sea incompatible con el objetivo de contrarrestar el impacto a la baja de la pandemia en la senda de inflación proyectada", explica el BCE en un comunicado.

Tras la reunión del consejo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha afirmado que la economía de la zona del euro "podría haberse contraído en el primer trimestre" y, en función de los datos disponibles, parece que reanuda el crecimiento en el segundo trimestre. El contexto, ha explicado, sigue marcado por la evolución de la pandemia y el proceso de vacunación para paliar los efectos del virus, con lo que los riesgos a corto plazo siguen siendo altos, pero se moderan a medio plazo. Lagarde ha insistido en que la actuación del BCE está muy ligada a la evolución que tenga la inflación así como las condiciones financieras.

Al menos hasta 2023

Noticias relacionadas

El consejo de gobierno continuará reinvirtiendo el principal de los valores adquiridos en el marco del PEPP que vayan venciendo al menos hasta el final de 2023. En todo caso, la futura extinción de la cartera del PEPP se gestionará de forma que se eviten interferencias con la orientación adecuada de la política monetaria. Las compras netas en el marco del programa de compras de activos (APP) continuarán a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros. También se seguirá proporcionando liquidez abundante a través de sus operaciones de financiación.

Los analistas y los mercados no esperaban cambios ni novedades en la reunión del BCE de este mes. Todo el mundo tienen sus ojos ojos puestos en el cónclave de junio ante la posibilidad de cambios en la política de compra de deuda. Las actas de la reunión del 11 de marzo, en la que la presidenta, Christine Lagarde, insistió en el mantenimiento de los riesgos a corto plazo por la crisis surgida a raíz de la pandemia, muestran que el banco central no tiene la intención de aumentar la dotación total del programa de compras de emergencia pandémica (PEPP) de 1, 85 billones de euros, lo que significa que el incremento de las compras de activos a finales de marzo deberá compensarse más tarde. Además, quedó claro que el ajuste de estas intervenciones se revisará trimestralmente.