Convenio Gobierno-CEOE

Escrivá avanza un acuerdo con las mutuas privadas para que sus 10.000 sanitarios ayuden a vacunar

  • Escrivá avanza un acuerdo con la CEOE para incorporar a los profesionales y los locales de las mutuas con el objetivo de acelerar la inmunización de la población

Un sanitario, con una vacuna contra el covid

Un sanitario, con una vacuna contra el covid / Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos

El sistema de vacunación de la sanidad pública incorporará próximamente hasta 10.000 sanitarios de las mutuas privadas para acelerar la campaña de inmunización. La Seguridad Social tiene un principio de acuerdo con la patronal CEOE para poner a disposición la logística y el personal de las empresas para acelerar el proceso de inmunización de la población. Así lo ha avanzado este lunes el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá, en una entrevista en Antena 3. Desde la CEOE tienden la mano y sus recursos y ambas partes esperan cerrar en la mayor brevedad este entente, del que se podrán beneficiar las comunidades autónomas, las responsables de implementar la campaña de vacunación.

El principio de acuerdo entre la Seguridad Social y la CEOE pretende evitar los posibles cuellos de botella que se pudieran producir en los próximos meses, una vez que la llegada de las diferentes vacunas coja mayor ritmo y el mayor escollo para el tratamiento de la población no sea la falta de viales, sino la de manos o espacios donde ponerlos. En este sentido, la red de mutuas colaboradoras vinculadas a la gran patronal española se pondrá próximamente a disposición de aquellas autonomías que así lo requieran.

El ministro ha insistido que la compra centralizada de vacunas está funcionando bien y que "el calendario que nos lleva a ese 70% de población vacunada durante el verano se va a cumplir". En aras de esas previsiones, la Seguridad Social pretende que las autonomías se apoyen en los recursos de las mutuas privadas para asegurar el objetivo.

Noticias relacionadas

Las iniciativas desde el ámbito privado para acelerar el proceso de vacunación se han ido reiterando en los últimos meses, fruto de la prioridad empresarial por reestablecer la actividad económica, permitir la reapertura de sectores actualmente varados y conceder margen a sus cuentas de facturación. En Catalunya, el socio de la CEOE, Foment del Treball, ya trasladó a la 'conselleria' de Salut un programa de vacunación en el que ponía a disposición de la autoridad sanitaria la infraestructura suficiente para inmunizar en una semana a 400.000 personas, entre trabajadores y familiares. El Estado ponía las vacunas -actualmente ostenta el monopolio de la compra de estos viales- y las empresas afiliadas a Foment hacían el resto: llamaban a sus trabajadores y en los mismos centros de trabajo les suministraban los viales.

La otra gran patronal catalana, Pimec, también ha movido ficha recientemente para sumar velocidad al proceso de vacunación. El presidente de la entidad, Antoni Cañete, anunció a finales de marzo que estaba en contacto con el fondo ruso RDIF, titular de la vacuna Sputnik V. Esta ja se está suministrando con éxito en 55 países, pero España no es uno de ellos. Desde la patronal instan al Ministerio de Sanidad a autorizar la aplicación de dicha vacuna.