Jubilación

CCOO denuncia que el 'Plan Escrivá' generará una dualidad en el sistema de pensiones: unos cobrarán mucho y otros muy poco

  • El peso de los cotizantes de menos de 25 años cae a la mitad en las últimas dos décadas y el sindicato alerta de que ese envejecimiento hace peligrar la viabilidad del sistema público 

Un 78% de la población no cuenta con un plan de pensiones privado

Un 78% de la población no cuenta con un plan de pensiones privado / Albert Bertran (El Periódico)

Se lee en minutos

CCOO de Catalunya ha cargado este jueves contra el 'Plan Escrivá' para reformar las pensiones y ha denunciado que su estrategia para incentivar la jubilación demorada puede cultivar una dualidad entre los pensionistas. Aquellos que ya cuenten con ingresos más altos durante su carrera profesional podrán alargar sus trayectorias y pasarán al retiro con una mayor prestación, mientras que otros, con sueldos inferiores y más vulnerables ante los ciclos recesivos, no podrán alargar su vida laboral y se quedarán con una menor pensión.

Así lo ha denunciado este jueves el sindicato en una rueda de prensa, en la que ha presentado la campaña "Pensions públiques, vida digna". La central recela abiertamente de las propuestas que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha remitido a Europa en el marco de las reformas del Plan de Recuperación y Resiliencia y prepara movilizaciones, en paralelo a las negociaciones que se están llevando a cabo en el marco del diálogo social. “Escrivá está planteando cuestiones que no forman parte de las recomendaciones del Pacto de Toledo”, ha denunciado el responsable de la federación de pensionistas de CCOO de Catalunya, Miquel Lluch.

"Somos escépticos", ha declarado el secretario de trabajo de CCOO, Ricard Bellera, en relación a las propuestas de Escrivá para bonificar la jubilación demorada. “Beneficiará claramente a quien tenga ingresos más elevados y que no necesariamente tendrá un efecto llamada sobre las personas con ingresos medios o bajos. […] Esos 12.000 euros no van a estar a disposición de todo el mundo”, ha añadido.

Y es que el sistema de 'cheques' para incentivar la prolongación de las carreras profesionales que dio a conocer este pasado lunes el ministro Escrivá contempla una serie de tramos y solo aquellos que estén en las rentas más altas podrán optar al importe máximo. Pues, según los datos de la propia Seguridad Social, solo el 3,6% de los actuales pensionistas podrían haber accedido al cobro de esos 12.000 euros si hubieran alargado sus carreras. Frente al 42,5% de los actuales pensionistas, que perciben menos de 700 euros de prestación y que se hubieran quedado con un cheque de entre 4.786 y 5.264 euros, dependiendo de los años de cotización.

Cotizantes cada vez menos jóvenes

CCOO reivindica que la sostenibilidad del sistema público de pensiones pasa por mejorar la calidad y la continuidad en el empleo de la población actualmente en edad de trabajar, especialmente entre los más jóvenes. El sindicato aboga por favorecer las carreras profesionales ininterrumpidas, no por alargar la vida laboral de una parte de la población en edad de trabajar. 

Noticias relacionadas

El peso de los cotizantes jóvenes en el mercado del trabajo ha caído a más de la mitad en las últimas dos décadas, según datos del Ministerio de Trabajo, y es que si en el 2000 los menores de 25 años representaban el 12,6% de los trabajadores en activo, actualmente son el 4,9%. CCOO de Catalunya alerta de que ese envejecimiento de los sostenedores de las futuras pensiones pone en peligro la sostenibilidad del sistema. 

No solo del número de cotizantes jóvenes alerta el sindicato, sino también de la calidad de las cotizaciones de los mismos. Estas son más intermitentes y cortas, ante la elevada temporalidad y parcialidad que lastra especialmente a los jóvenes españoles. Según cálculos del sindicato, en base a datos del INE, la pérdida de poder adquisitivo entre este colectivo desde el estallido de la crisis financiera ha sido mucho más intenso que entre el conjunto de la población. Pues en términos reales (es decir, calibrando la inflación acumulada), las personas trabajadoras en su conjunto perdieron el 5% de su poder adquisitivo entre el 2008 y el 2018, mientras que dicha pérdida fue del 15% entre los jóvenes que conservaron su empleo.