Automoción

Wayne Griffiths: "El tren de la electrificación está partiendo, tenemos que subirnos"

  • Griffiths reafirma su voluntad de producir medio millón de eléctricos en Martorell para 2025 pero ha reconocido que el proyecto depende de la toma de "decisiones importantes este año"

  • El presidente de Seat y CEO de Cupra reivindica el papel de España en la transformación del sector del automóvil y advierte que para ser competitivos "hay que generar valor añadido en toda la cadena de valor"

Wayne Griffiths presenta el Cupra Born.

Wayne Griffiths presenta el Cupra Born. / Seat

Se lee en minutos

Àlex Soler

Wayne Griffiths, presidente de Seat y consejero delegado de Cupra, ha vuelto a dirigirse al Gobierno y todos los actores que intervienen en la cadena de valor del sector de la automoción para advertir que "el tren de la electrificación está partiendo. Tenemos que subirnos". El directivo alemán, que dirige Seat tras partir Luca de Meo en dirección a Renault el año pasado, ha reafirmado, en el foro Wake Up!, Spain de El Español, la voluntad de su compañía de "producir medio millón de eléctricos en Martorell para 2025", aunque ha reconocido que para ello "hay que tomar decisiones importantes este año".

Griffiths ha admitido que la transformación de la movilidad es un proceso que involucra a muchos sectores, no solo al del automóvil y ha defendido el plan Future Fast Forward, presentado a finales de marzo, que contempla la creación de un ecosistema de vehículos eléctricos, la estimulación de la demanda y el desarrollo de infraestructuras públicas de recarga en cooperación con empresas como Antolín, CaixaBank, Ficosa o Gestamp, entre otras. "No solo se trata de desarrollar y fabricar eléctricos porque si no se venden no hace falta fabricarlos", ha dicho antes de recordar que "España está a la cola de Europa en demanda de eléctricos". En ese sentido ha valorado muy positivamente el anuncio del plan Moves III, que, según ha considerado, "ayudará mucho a generar demanda y a crear infraestructura".

Retos de futuro

Del esfuerzo que todos los actores hagan para impulsar la digitalización y la electrificación de la movilidad en España dependerá, en gran medida, el futuro de marcas como Seat. Griffiths ha admitido que uno de sus objetivos es mantener los puestos de trabajo actuales de Martorell en el futuro, aunque ha advertido que, para ello, "tenemos que buscar más valor añadido en la cadena de valor en la fabricación de baterías o el ensamblaje de los módulos de baterías, que queremos cerca de Martorell, porque fabricar un eléctrico es más sencillo". En ese sentido, el directivo ha anunciado que quiere "contratar a 500 jóvenes hasta el lanzamiento del eléctrico en 2025" porque la electrificación "es una gran oportunidad para la gente joven, para nuevos perfiles". De nuevo, todo depende del éxito de la transformación del sector. Griffiths ha reconocido la competitividad de España en el sector, aunque ha reclamado que "para seguir siendo competitivos debemos aportar más valor añadido. Tenemos sol para generar energía renovable, necesitamos baterías y fabricar motores eléctricos. Es una gran oportunidad".

Griffiths ha cerrado el capítulo de la electrificación alegando que "hay que convencer a la gente de las posibilidades que hay en este país y hay que lanzar un coche urbano eléctrico que cueste entre 20.000 y 25.000 euros para democratizar la movilidad eléctrica". Este vehículo, que ha calificado de "proyecto no solo de país, sino a nivel europeo", es clave para el futuro de la compañía y ha lamentado que "sino lo hacemos nosotros, lo harán otros". Con todo, Griffiths considera que "es el momento de salir a ganar y tomar decisiones muy importantes este año porque sino no tendremos coche". El presidente de Seat ha acabado reconociendo que "tenemos el apoyo del Gobierno y de otros socios ed otros sectores".

Seat:Code, Seat Mó y Cupra

Noticias relacionadas

Griffiths no ha dejado de hablar de Cupra, la marca de coches de altas prestaciones nacida desde Seat en 2018. "Nos tacharon de locos pero pensamos que era el momento por el cambio a la electrificación", ha dicho sobre Cupra. "En muy pocos años hemos mostrado que podemos ganar dinero", ha añadido antes de admitir que "vender un Cupra nos da más beneficios que un Seat y ayuda a atraer nuevos clientes para el grupo, compradores que no buscan Audi, Skoda o Volkswagen".

En cuanto a Seat Mó, la marca de movilidad urbana de Seat, Griffiths ha explicado que su creación partió de la necesidad de "dar una respuesta a las nuevas necesidades del cliente joven", un cliente que "no quiere pagar por poseer, sino por el uso". El directivo se ha mostrado satisfecho con el rendimiento de la nueva marca y también con el de Seat:Code, su división de desarrollo de software en la que trabajan 100 personas para todo el Grupo Volkswagen. "Creo que en el futuro podremos incrementar la plantilla de Seat:Code", ha afirmado antes de cerrar admitiendo que "tenemos un potencial muy grande".

Temas

Etric Seat