Salarios

246.000 trabajadores se rigen por convenios que no pagan más de 1.000 euros

  • Cuatro de cada 10 convenios todavía tiene categorías con sueldos por debajo de los 14.000 euros anuales, pese a que patronal y sindicatos acordaron suprimirlos

  • CCOO llama al Gobierno a subir el salario mínimo para dar cobertura a aquellos sectores donde las empresas se resisten a subir los sueldos más bajos

Los temporeros, uno de los sectores laborales más vulnerables.

Los temporeros, uno de los sectores laborales más vulnerables. / Ramon Gabriel

Se lee en minutos

En España unos 246.000 trabajadores están empleados en empresas o sectores que se rigen por convenios donde todas sus categorías cobran no más de 1.000 euros al mes. La negociación colectiva no alcanza a garantizar una nómina de cuatro cifras a casi un cuarto de millón de trabajadores y la congelación del salario mínimo interprofesional (SMI) tampoco empuja hacia arriba los salarios en sectores como el de la agricultura o el textil, así como en compañías como las multiservicios, donde ejercen camareras de piso o vigilantes de seguridad; entre otros. 

Así se deriva del informe presentado este martes por CCOO, como balance del IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC). Este ‘convenio de convenios’ ha guiado entre el 2018 y el 2020 la negociación colectiva entre patronal y sindicatos, con puntos clave como las referencias para acordar los incrementos salariales. Uno de los compromisos firmados por CEOE, Cepyme, CCOO y UGT fue que no hubiera convenio en España a partir del 2021 que tuviera salarios por debajo de los 14.000 euros anuales (1.000 euros al mes, en 14 pagas). 

Dicho compromiso no se ha cumplido, pues cuatro de cada 10 convenios todavía tiene categorías con sueldos por debajo de los 14.000 euros anuales. No obstante, sí se han producido avances para reducir los salarios más bajos dentro del marco de la negociación colectiva. Pues antes del AENC los convenios con todos sus sueldos por debajo de los 14.000 euros al año cubrían al 5,1% de los asalariados y ahora vinculan al 2,1%.

“[El AENC] ha tenido un recorrido, que seguimos queriendo explorar, pero hay serias resistencias en sectores muy precarizados donde a través de la negociación colectiva está siendo complicado generalizar esos 14.000 euros”, ha afirmado el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en la rueda de prensa de presentación del informe. “La subida del salario mínimo es inexcusable”, ha añadido. 

Los sindicatos están apretando para que el Gobierno resuelva el actual bloqueo en la revisión del SMI, ahora en 950 euros y que el año pasado quedó pendiente actualizar debido al rechazo de la patronal y a la división en el seno del Ejecutivo, con ministras como Calviño o Montero contrarias a nuevos incrementos.

Pendientes de un nuevo AENC

El IV AENC venció este 1 de enero del 2021 y actualmente los negociadores de patronal y sindicatos carecen de una referencia compartida para pactar, entre otros salarios. El acuerdo anterior fue que los incrementos debían oscilar entre el 2 y el 3%, unas horquillas que se cumplieron en dos de los tres ejercicios que contemplaba el acuerdo. Ahora cuando las partes deben renovar un convenio pactan los incrementos salariales por los equilibrios de fuerza en el propio sector o por inercia. 

Noticias relacionadas

Una inercia en la que ya se nota la mano de la crisis económica y la reticencia de las empresas a asumir incrementos al mismo nivel que en los últimos años. Según los últimos datos del mes de marzo de este año, el incremento pactado en convenios este 2021 está en el 1,6%; cuando cerró el 2020 en el 1,9% y el 2019 en el 2,3%. CCOO ha movido ficha este lunes y ha instado a la patronal a no guiarse por el “cortoplacismo” y le ha instado a iniciar “a la mayor brevedad” las negociaciones para “el V AENC”; según ha instado Sordo.

Aunque el AENC va más allá de los salarios y el próximo (si lo hubiere, pues no es legalmente obligado) debería abordar la nueva ley del teletrabajo. Pues la norma pactada entre el Ministerio de Trabajo, la patronal y los sindicatos, dejaba varias cuestiones al albur de la negociación colectiva, como la lista de herramientas que puede requerirle el empleado a su empresa o las compensaciones monetarias que la segunda debe ingresarle al primero, entre muchos otros.