Automoción

Renault plantea un erte en Valladolid y Palencia por falta de suministros

  • Según los sindicatos la medida podría afectar a un total de hasta 9.159 trabajadores de ambas fábricas.

La planta de montaje de Renault en Palencia.

La planta de montaje de Renault en Palencia. / CESAR MANSO (AFP)

Se lee en minutos

La falta de microchips (producción y suministro) sigue siendo una pesadilla para la industria del automóvil. La última marca abocada a presentar un expediente temporal de empleo en sus plantas es Renault. La dirección de la compañía en España ha iniciado hoy el periodo de consultas a través del Comité Intercentros con la intención de aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en las factorías de Palencia y Valladolid, por las falta de suministros para la producción. Los sindicatos han asegurado que el expediente podría afectar a un total de hasta 9.159 trabajadores.

Inicialmente la medida se plantea a los empleados de los centros de trabajo de Castilla y León y será de aplicación hasta el 30 de septiembre de 2021.Se van a solicitar 39 días para la fábrica de Palencia, así como 32 días para la planta de Carrocería y Montaje de Valladolid y Direcciones Centrales y 31 días para la instalación de Motores de Valladolid. Las factorías se encontraban afectadas desde hace más de un mes por la falta suministros electrónicos y los trabajadores han tenido varias semanas de descanso con cargo a la bolsa de horas. De hecho, este mismo lunes había vuelto al trabajo buena parte de la plantilla.

Crisis mundial de suministro

Noticias relacionadas

La compañía ha explicado que el motivo de la decisión es la crisis mundial de abastecimiento de componentes electrónicos, que afecta desde principios de año a todo el sector de la automoción y que ha hecho mella en las factorías de la marca del rombo en España. Así, la dirección de Renault ha iniciado este lunes la negociación de un erte con la representación sindical. La próxima reunión se mantendrá este miércoles, 14 de abril.

La empresa ha explicado que ha hecho uso hasta el momento de las distintas medidas de flexibilidad con las que cuenta para afrontar este problema, pero, "dado el agotamiento de las mismas", se ve en la necesidad de buscar una solución de estabilidad para las fábricas iniciando la negociación de un ERTE con la representación sindical. Buena parte de la plantilla de las factorías había regresado al trabajo este lunes tras un descanso, con cargo a la bolsa de hora, desde antes de Semana Santa.