Según ATA

La pandemia deja 193.000 autónomos 'zombies': solo siguen en alta por las ayudas del Gobierno

  • Un informe de ATA señala que cuatro de cada diez trabajadores por cuenta propia que perciben actualmente una prestación por cese de actividad se dará de baja una vez se retiren las bonificaciones

Un joven teletrabaja para una consultora farmacéutica.

Un joven teletrabaja para una consultora farmacéutica. / Manu Mitru

3
Se lee en minutos

Unos 193.000 trabajadores autónomos solo siguen formalmente en alta a la Seguridad Social gracias a las ayudas del Gobierno. Y una vez estas se retiren, estos trabajadores por cuenta propia se darán de baja, pues no serán capaces de continuar con sus negocios; tal como señala el último barómetro publicado este lunes por la asociación de autónomos ATA. Según los números de la organización con mayor representatividad entre el colectivo, la proporción de autónomos 'zombis' es de cuatro de cada diez, sobre los 469.320 afiliados al RETA que están cobrando actualmente una prestación o subsidio por cese de actividad, debido a que, o bien por falta de demanda o bien por una restricción administrativa, no pueden mantener activos sus negocios.

Las inclemencias tras más de 12 meses bajo el aguacero, cuando no tormenta, de la pandemia están elevando el peligro de mortalidad laboral entre el tejido de trabajadores autónomos. Hasta el punto de que tres de cada cuatro autónomos afirman que su facturación ha sido peor este primer trimestre del 2021 que el del año pasado, cuando en marzo empezó la pandemia. El cómputo total realizado por ATA es que el colectivo de autónomos ha dejado de ingresar 75.000 millones de euros debido a los cierres, la falta de demanda o los problemas con proveedores.

Los datos que arroja el último barómetro cifran en 300.000 los negocios al filo de bajar la persiana. Una proporción que los informes mensuales de ATA mantienen prácticamente desde el inicio de la pandemia. La diferencia de este último es que le ha puesto fecha de caducidad a un grueso importante de los mismos: 193.000 trabajadores por cuenta propia que actualmente están percibiendo las ayudas por cese de actividad del Gobierno.

Primer fecha límite: 31 de mayo

La prestación por cese de actividad da cobertura a aquellos autónomos que puedan acreditar una caída de su facturación del 50% o más comparado con el mismo semestre del año precedente. Es compatible con la actividad, pero va descontando las cotizaciones acumuladas que hubiera pagado el autónomo previamente. Y en caso de ya haberlas agotado, la Seguridad Social le asegura la prestación y le bonifica la cuota que paga mensualmente. El importe es el 50% de la base reguladora -lo más habitual es que se cobre unos 430 euros al mes-, con un importe mayor en caso de familias numerosas.

Noticias relacionadas

El escudo social levantado por el Ejecutivo ha dado protección hasta ahora a gran parte del colectivo de autónomos, hasta el punto de que casi uno de cada dos trabajadores por cuenta propia, de los 3,2 millones dados de alta en España, han llegado a cobrar en algún momento de la pandemia este tipo de transferencias. La Seguridad Social las ha ido renovando y las ayudas vigentes vencen el próximo 31 de mayo, con el compromiso pendiente de volver a renovarse. Y desde ATA alertan de que cuando el Gobierno retire ese suero, cuatro de cada diez actuales perceptores procederán a darse de baja.

Para modular ese 'desengancharse' de las ayudas, desde ATA proponen un periodo de cuatro meses en los que el autónomo que no sea viable no pague a la Seguridad Social y perciba un subsidio por cese de actividad. Y si una vez pasado ese margen el negocio del trabajador sigue sin ser viable, el Gobierno debe retirarle definitivamente las ayudas. "No podemos seguir pagando con dinero publico unas cotizaciones de alguien que no va a continuar en actividad", ha afirmado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en rueda de prensa.