fiscalidad

El G-20, confiado en acordar este año un impuesto global para empresas

El grupo de países que suma el 90% del PIB mundial admite "una aceleración" del proceso para un gravamen armonizado

This photo taken and handout by the Italian Finance Ministry on April 7  2021 shows Italy s Economy Minister  Daniele Franco (L) speaking during the 2nd G20 Finance Ministers and Central Bank Governors videoconference meeting in Rome  (Photo by Handout   ITALIAN FINANCE MINISTRY   AFP)   RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT  AFP PHOTO   ITALIAN FINANCE MINISTRY   HANDOUT  - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

This photo taken and handout by the Italian Finance Ministry on April 7 2021 shows Italy s Economy Minister Daniele Franco (L) speaking during the 2nd G20 Finance Ministers and Central Bank Governors videoconference meeting in Rome (Photo by Handout ITALIAN FINANCE MINISTRY AFP) RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT AFP PHOTO ITALIAN FINANCE MINISTRY HANDOUT - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS / HANDOUT

Se lee en minutos

La propuesta para establecer un impuesto mínimo global para las multinacionales sigue ganando enteros desde que Estados Unidos abrazara sin matices la idea a principios de esta semana. El llamado Grupo de los 20 (G-20), países que representan el 90% del producto interior bruto mundial, ha mostrado este miércoles su confianza en que pueda alcanzarse un acuerdo a mediados del 2021, el objetivo que se ha fijado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que lidera los grupos de trabajo en los que participan 140 países. “Lo que estamos viendo este año es una aceleración del proceso y el G-20 espera alcanzar un acuerdo en julio”, ha afirmado el ministro de Finanzas italiano, Daniele Franco, al término de los dos días de reunión del organismo. 

La iniciativa ha cobrado fuerza desde el comienzo de la pandemia ante la necesidad de los gobiernos de todo el mundo de ampliar su base fiscal para hacer frente a la crisis y reconstruir sus cuentas públicas una vez se supere la fase más crítica de la emergencia sanitaria. La Administración de Joe Biden ha convertido la propuesta en uno de los pilares con los que pretende financiar el masivo paquete de infraestructuras con el que pretende impulsar la transformación verde de su economía. El ministro italiano, cuyo país preside este año el G20, aseguró que quedan todavía flecos por resolver, pero expresó su optimismo sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en la reunión que los ministros de Finanzas y banqueros centrales del grupo celebrarán a principios de julio, reflejada también en el comunicado final de la reunión

Desde Europa se suceden las adhesiones, expresadas por Francia, Alemania o España. “España apoya firmemente las propuestas de la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, para un impuesto mínimo global a las corporaciones que pueda acabar con la carrera a la baja”, escribió la vicepresidenta Nadia Calviño en Twitter. “Deberíamos continuar con el trabajo de la OCDE para lograr un acuerdo este verano que incluya un sistema efectivo para la tributación digital”. Y es que la propuesta de la OCDE incluye ambas cosas, tanto un tributo mínimo para acabar con la elusión fiscal de las grandes empresas, como una tasa digital para que Amazon, Google o Facebook paguen impuestos allá donde obtienen sus beneficios. 

Divergencias europeas

Si bien parece existir voluntad política dentro del G-20 para sellar un acuerdo, está lejos de ser unánime. Un país como Irlanda, que basa parte de su modelo económico en atraer la inversión extranjera con tributos muy bajos para las grandes corporaciones, ya ha expresado su preocupación sobre el impacto que este impuesto podría tener en su economía y otras semejantes. Otros como el Reino Unido parecen estar más interesados en resolver la tasa digital que en dejar sin oxígeno a los paraísos fiscales

Y luego hay otro problema que probablemente se dejará para el final: ¿en cuánto se cifra ese impuesto? EEUU aspira a situarlo en el 21%, mientras que la OCDE ha estado trabajando con un baremo cercano al 12%, según Reuters. 

Te puede interesar

Extensión de la moratoria a los países pobres

En la reunión del G-20, que coincide con la Asamblea de Primavera del Fondo Monetario Internacional, también se acordó aumentar los fondos de emergencia del FMI y extender durante seis meses más la moratoria concedida a los países en desarrollo para devolver su deuda, una medida adoptada para ayudarles a hacer frente a la crisis del Covid-19. Pero esa moratoria será la última y nada se ha dicho de una posible cancelación de la deuda, lo que ha decepcionado a organizaciones como Oxfam. “El G20 no está cumpliendo con su promesa de reequilibrar la economía global y proveer ayudas mayúsculas”, ha afirmado la oenegé. “Si la cancelación de la deuda no es parte de la solución, los países más pobres del mundo seguirán pasándolo muy mal para hacer frente a la pandemia y sus devastadores efectos”.