Diálogo social

La CEOE entra con recelos a negociar la reforma laboral que le plantea Díaz

  • La patronal acepta analizar la propuesta de subcontratación avanzada por el Ministerio de Trabajo, aunque le reprocha que esta "no va en la dirección que solicita Europa"

  • Los sindicatos tienen prisa por cerrar carpetas y no comenzar a abordar el nuevo sistema de ertes o la reforma de las tipologías de contrato sin haber finiquitado antes el bloque de la negociación colectiva

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto a Gerardo Cuevas (izquierda, Cepyme); Pepe Álvarez (centro izquierda, UGT); Antonio Garamendi (CEOE, centro derecha) y Unai Sordo (derecha, CCOO).

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto a Gerardo Cuevas (izquierda, Cepyme); Pepe Álvarez (centro izquierda, UGT); Antonio Garamendi (CEOE, centro derecha) y Unai Sordo (derecha, CCOO). / Marta Fernández Jara (EUROPA PRESS)

Se lee en minutos

Con todas las reticencias y pese al enroque con el que comenzó las negociaciones, la patronal ha entrado este miércoles a negociar un primer bloque de la reforma laboral que le plantean desde el Ministerio de Trabajo. Que, a su vez, ya remitió a Bruselas. Los negociadores de Trabajo, CEOE, CCOO y UGT se han sentado este miércoles durante casi cuatro horas para debatir el primer borrador redactado por el equipo de Díaz y que tiene como punto principal la recuperación en las subcontratas de la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los de empresa en lo relativo a los salarios y pluses. Pese a la duración del conclave y los mensajes que va reiterando el Ministerio de Trabajo de que sacará adelante sus reformas con o sin acuerdo del diálogo social, las diferentes fuentes consultadas coinciden en que los avances este miércoles han sido paupérrimos.

Con muchos recelos y desde el rechazo, los negociadores de Antonio Garamendi han entrado esta vez al trapo, tras mantener una actitud de bloqueo en la primera reunión y una de oyentes en la segunda. No por ello los representantes empresariales renuncian a exteriorizar su frontal desacuerdo con los contenidos puestos sobre la mesa. Pues según las coordenadas planteadas por Trabajo y recogidas en las 17 reformas remitidas a Bruselas, los empresarios tienen mucho más que perder que de ganar en las mesas de diálogo social. "Las reformas que plantea el Gobierno no van en la dirección que solicita Europa y al restar flexibilidad a las empresas podrían acentuar la difícil situación actual y la pérdida de empleo", sostienen fuentes de la patronal.

Las partes han pactado la liturgia de verse una vez por semana, hasta ahora los miércoles a las 10 de la mañana. Pues el cronómetro corre y el compromiso de tener un primer bloque de la reforma laboral del PP derogado es público por parte de la vicepresidenta Díaz. Así se mandó a la Unión Europea como justificante del paquete de fondos europeos de 140.000 millones que llegarán para la reconstrucción poscovid. En la reunión de este miércoles, según sostienen fuentes del diálogo social, se pactó que las partes redactarán sus propuestas de modificación para el documento inicial de cinco páginas remitido desde Trabajo. Por parte de los sindicatos hay prisa por cerrar carpetas y no comenzar a abordar el nuevo sistema de ertes o la reforma de las tipologías de contrato sin haber cerrado antes el bloque de la negociación colectiva -sobre el que se ha negociado este miércoles-.

La cuadratura del círculo que propone Trabajo a patronales y sindicatos es "mejorar" lo que les ha planteado, promoviendo la "flexibilidad interna" sin que ello vaya en detrimento de las condiciones salariales de los trabajadores de las subcontratas. Una fórmula compleja, cual manta corta que, para tapar la cabeza, deja los pies al descubierto. Los de Garamendi recuerdan a Díaz que los reproches que vienen de Europa no son explícitamente por la falta de equilibrio en la negociación, sino por la dualidad en el mercado laboral y los excesivos niveles de paro juvenil. Dos lacras que el mercado laboral español ya arrastraba de antes de que Mariano Rajoy entrara a gobernar.

Las políticas activas de empleo, en el punto de mira

Desde la bancada empresarial insisten en que la prioridad debe estar en la renovación de las políticas activas de empleo. Una liza en la que el diálogo social ya lleva negociando desde hace meses en otra mesa y cuyos frutos van con retraso, pese a la "base de acuerdo" de la que presume Yolanda Díaz. Fuentes conocedoras apuntan hacia el Ministerio de Hacienda, que presumiblemente estaría bloqueando los fondos necesarios para desplegar los incentivos y los planes de ocupación que negocia el Ministerio de Trabajo con los agentes sociales.

Te puede interesar

El próximo martes el Consejo de Ministros prevé aprobar el Plan de Recuperación para captar esos 140.000 millones que deben llegar a España de los fondos europeos. Esas 17 reformas son el avance que el Gobierno ya presentó a Europa para acompañar los fondos. Uno de ellos es la reforma de la subcontratación, que han debatido este miércoles los agentes sociales. Otra es esa reforma de las políticas activas de empleo, que podrían desbloquearse tras el anuncio de Pedro Sánchez del próximo martes. Las comunidades autónomas también aprietan en ese sentido, pues sin la asignación de fondos de la Conferencia Sectorial de Empleo no les llega un montante importante de dinero.

El año pasado para estas fechas se repartieron 1.048 millones de euros, la mitad que en un ejercicio pre covid, entre todas las autonomías. Este año se espera que la cantidad se incremente sustancialmente, dada la escalada del paro registrada en los últimos 12 meses y la inyección de recursos que lleguen de Europa.