Automoción

El Gobierno empieza a recaudar por las ayudas a la compra de automóviles

  • Los que acudieron a los planes Renove o Moves deben tributar en la campaña de la renta en función de sus ingresos y del importe recibido por la ayuda pública a la compra de vehículos sostenibles.

Concesionario de automóviles en Barcelona.

Concesionario de automóviles en Barcelona. / JOAN PUIG

2
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

La letra pequeña suele hacerse grande en estos casos. El Gobierno empieza mañana 7 de abril a recuperar parte de lo prestado dentro de sus planes de ayuda a la compra de automóviles del pasado año 2020. Con el inicio de la campaña de la renta, todos los beneficiarios de una cantidad de ayuda directa para la renovación de su vehículo viejo por otro más sostenible deberán pagar la parte proporcional tipificada en la normativa del plan de apoyo difundido por el Gobierno.

Según informa el portal especializado Unoauto, los compradores de un coche que se hayan beneficado del plan Renove o del Moves, cuyo salario neto medio sea de 21.161 euros anuales, deberán abonar en su declaración un máximo de 1.650 euros. Se estima que los que deberán pagar más son los que solicitaron una ayuda a la compra para un vehículo de 'cero' emisiones (eléctricos, híbridos enchufables y pila de combustible), ya que en su caso las ayudas eran de 4.000 euros, por lo que deberán abonar 1.200 euros. La cifra puede ser superior si ampliaron la ayuda al achatarrar un coche viejo (5.500 euros de ayuda en total), y deberán pagar esos 1.650 euros.

Pagan todas las ayudas

Noticias relacionadas

Pero no solo le tocará pagar a los que optaron por un vehículo de etiqueta 'Cero'. También pagarán todos los demás. Si se optó a la ayuda para comprar un modelo de etiqueta 'C' de combustión (800 euros), la cifra a pagar a Hacienda es de 240 euros. Si el modelo era etiqueta 'Eco' (híbridos no enchufables en general y de gas) la cifra de la ayuda subía hasta los 1.000 euros (1.500 si se achatarraba), lo que habrá que pagar serán 300 euros.

Las ayudas son de ida y vuelta. Los incentivos a la compra están tipificados como ganancia patrimonial, y por lo tanto debe incluirse el importe en la base imponible del Impuesto de la Renta a las Personas Físicas (IRPF), tributando en función de los ingresos y la situación personal y familiar de cada contribuyente. No tributan los descuentos adicionales que muchos fabricantes también realizaron el pasado año, empujados muchos por el cambio de normativa de emisiones para 'quitarse de encima' algunos modelos. La no declaración de estas ayudas puede suponer una sanción y la oligatoriedad de presentar una declaración complementaria.

Temas

IRPF