industria

Fluidra, de empresa familiar al Ibex

La multinacional vallesana se estrena este lunes en el principal indicador bursátil español

Bruce Brooks, Eloi Planes y Xavier Tintore, antes de la presentación de Fluidra ante los analistas. 

Bruce Brooks, Eloi Planes y Xavier Tintore, antes de la presentación de Fluidra ante los analistas. 

Se lee en minutos

Ni en el más optimista de sus sueños Eloi Planes, presidente de Fluidra, el grupo multinacional vallesano de soluciones para piscinas, tratamiento de agua y 'wellness', hubiera podido imaginar que la empresa acabaría en el Ibex con una capitalización cercana a los 5.000 millones. Y a partir de este lunes, así será, ocupando el espacio que deja vacío Bankia, absorbida por CaixaBank, cuyos títulos como primer banco en España también se estrenan este lunes en el principal indicador bursátil español. Esta decisión del comité técnico del Ibex y la evolución experimentada por esta industria en los últimos tiempos, disparó ya su cotización a finales de la semana pasada. Fluidra será la tercera compañía con sede social en Catalunya que cotiza en el Ibex, junto con Almirall y Grífols, ya que CaixaBank, el Sabadell, Cellnex, Naturgy y Colonial, trasladaron las suyas aunque no las sedes operativas.

El viaje de Fluidra, tras llevar a cabo decenas de adquisiciones que la han aupado hasta el lugar que hoy ocupa entre las grandes compañías del mercado de renta variable español, empezó en 1969 con la fundación de la empresa Astral Construcciones Mecánicas, dedicada a fabricar accesorios metálicos para piscinas. La fundaron cuatro familias de Sabadell: los Planes, los Garrigós, los Serra y los Corbera, que aún forman parte del núcleo accionarial a través de sociedades patrimoniales y una alianza que mantiene sindicadas las participaciones.

El salto al al bolsa de este grupo, que antes de entrar en el 'parquet' se rebautizó y pasó de ser Aquaria -marca creada en 2002-, a Fluidra- se produjo en 2007, en vísperas de la crisis financiera que estalló al año siguiente. La evolución al comenzar su singladura bursátil hizo que se llegara a cuestionar si esta iniciativa fue una una buena idea.

Una década en el 'parquet'

El tiempo demostró finalmente que Planes, que cogió el testigo de la presidencia de su padre, Joan, en 2016 tras una década como consejero delegado (en 2006 también relevó a su progenitor en ese cargo), no erró en su día. La compañía demostró que era un negocio industrial especializado en "todo lo que tiene que ver con las piscinas menos las piscinas mismas", según explicación de alguno de sus directivos, muy resiliente. Los títulos se estrenaron en la bolsa el 31 de octubre del 2007 de 6,50 euros. Hasta casi una década después no alcanzó ese precio de salida, pero, reinventándose fue escalando hasta los 23,50 euros del viernes pasado y un valor en bolsa de 4.538 millones de euros.

La internacionalización nunca ha sido ajena a este grupo, ya que empezó a tener negocios en el exterior en los años 70 del siglo pasado. Como consecuencia de ello, está presente en más de 45 países y trabaja en más de 140, pero no solo mediante la comercialización sino que tiene más de una treintena de centros productivos, es decir, no solo vende sino que fabrica.

Te puede interesar

Pero el punto culminante para esta compañía fue en 2018 a través de la fusión con la estadounidense Zodiac , fabricante global de equipamientos para piscinas residenciales y otras soluciones para piscinas. Después de este nuevo salto que la ha consolidado como una multinacional cerró 2020 con un beneficio neto de 96,4 millones de euros, multiplicando por más de 11 las ganancias de 2019. Las ventas alcanzaron el año pasado los 1.488 millones de euros, con un incremento del 8,8%, y el resultado de explotación creció un 19,3%, hasta 321 millones de euros, con un margen del 21,6%.

Antes del estreno en el Ibex, el consejo de administración aprobó un aumento del dividendo del 90%, hasta los 40 céntimos por acción, pagaderos por mitades en julio y noviembre. Se trata de repartir la bonanza que está experimentando este grupo. Los accionistas siguen siendo las familias fundadoras, que entre todas suman un 25%; también los Puig (de la multinacional de cosmética y perfumería), con un 5%; y Rhone Capital, que era el principal accionista de Zodiac, con el 21,48%, tras vender en enero pasado el 10,8%, pero se mantiene como primer accionista individual.