Sector inmobiliario

Gavà, laboratorio de la vivienda protegida

  • El municipio del Baix Llobregat encabeza los planes de producción de vivienda en el área metropolitana

  • Pondrá en el mercado 2.241 casas en los próximos seis años, cerca de la mitad será vivienda protegida

 Raquel Sánchez Jiménez, alcaldesa de Gavà.

Raquel Sánchez Jiménez, alcaldesa de Gavà. / PEPA ALVAREZ

Se lee en minutos

Raquel Sánchez Jiménez, alcaldesa de Gavà desde el 2014 -nació en esa población en 1975 y ha dedicado la mayor parte de su vida adulta a la política municipal como militante de PSC- defiende que la población del Baix Llobregat ha apostado de manera diferencial por la vivienda en general y por la vivienda social, en particular. “No hay ningún otro municipio de la zona que tenga planes tan ambiciosos en ese terreno como el nuestro”, comenta.

En un momento en el que algunas tendencias políticas apuntan más hacía el control del mercado por encima de incentivar la oferta disponible para facilitar el acceso, Gavá ha optado por la segunda opción, aunque no desprecia la primera. “Está claro que el control de precios particularmente en la vivienda de alquiler puede ser una herramienta útil en zonas estresadas, pero no es suficiente, además hay que ampliar y mejorar el parque”, considera la alcaldesa. 

El Pla Local d’Habitatge del municipio contempla el desarrollo de 2.241 viviendas en los próximos seis años, de los que el 42% (942 pisos) serán viviendas públicas, la mitad se destinarán al alquiler. El resto, 1.292 viviendas será vivienda libre, desarrollada por la iniciativa privada. 

Los planes de Gavà, que implican una inversión de 600 millones de euros distribuidos entre la iniciativa pública y la privada --la colaboración es la base de la iniciativa--, se dimensionan en su comparación con los proyectos metropolitanos. Habitatge Metrópolis Barcelona, SA, que desarrolla el Ayuntamiento de Barcelona con capital privado y el Área Metropolitana, planea la ejecución de 4.500 viviendas asequibles en el entorno barcelonés, dese Sant Boi a Montgat en seis años. En ese mismo periodo Gavà producirá la mitad de esa oferta, una parte dentro del proyecto metropolitano.

Pla de Ponent

La iniciativa inmobiliaria de Gavà parte de un proyecto de mayor dimensión: el Pla de Ponent en el que se prevé el desarrollo de 4.810 viviendas en los próximos 15 años. De ellas, 1.872 pisos serán protegidos. Una parte significativa del plan local de viviendas se inscribe dentro del de Ponent. Se trata de 1.589 pisos (757 públicos). Pero además, ocupa otras zonas del municipio; Espai Roca (415 casas) y Llevant Mar (237).

Ambos proyectos forman parte de la agenda de sostenibilidad definida por Gavà y del horizonte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que marca la agenda 2030. «Son una de las pruebas más claras y una garantía del modelo equilibrado que define Gavà», explica la alcaldesa. No esconde que esos planes no cuentan con el apoyo de todos los grupos políticos del municipio, que prefieren otras alternativas. Pese a ello, es un proyecto de ciudad que va más allá de la propia vivienda, puesto que supone el desarrollo de una zona bastante más amplia de parque forestal, jardines, plazas y equipamientos.

Ante una oferta habitacional que es prácticamente nula – «Puede que tengamos menos de un centenar de pisos libres en la ciudad en este momento», explica— en un parque de 18.000 viviendas, los proyectos urbanísticos del municipio tienen el objetivo de incrementas en un 50% la población. Pasar de los 40.000 a los 60.000 empadronados al finalizar los desarrollos. “Existe suficiente demanda en la localidad, en el área metropolitanas, y, sin duda, en Barcelona, como para poder cumplir esas expectativas”, señala Sánchez.

Producción bloqueada

Te puede interesar

Mejorar la producción es un paso en una dirección adecuada. No lo dice solo la alcaldesa. «En los últimos años se había bloqueado la producción en la mayoría de municipios. Ha habido problemas para obtener financiación para la vivienda asequible y se eliminaron las ayudas públicas. Este parece un mejor momento», explica Donato Muñoz, director general de Cevasa, la compañía privada de vivienda protegida, que opera en el Área Metropolitana y otros municipios de Catalunya. 

Cevasa trabaja para el sector público. En opinión de Múñoz, «en los próximos años hay que llevar a cabo políticas de vivienda más activas y dinámicas, de manera que el componente social de la vivienda se reduzca en beneficios de una política de vivienda más accesible en general.» Recuerda que una parte del problema no es el número de viviendas, sino la accesibilidad, los recursos de que disponen las familias para acceder a una vivienda. Y esto se corregiría con una mayor oferta de vivienda asequible. Gavà lo tiene claro.