Ajustes en la banca

Santander recortará 111 sucursales y unos 600 empleos en el Reino Unido

  • El banco recolocará a 200 empleados y justifica el ajuste por el menor uso de las oficinas por los clientes

Entrada a la ciudad del Banco Santander en Boadilla del Monte.

Entrada a la ciudad del Banco Santander en Boadilla del Monte. / DAVID CASTRO

2
Se lee en minutos
Europa Press

La filial británica del Santander planea cerrar 111 sucursales en el Reino Unido para finales de agosto, lo que equivale a un 20% de su red en el país y podría suponer la pérdida de unos 600 puestos de trabajo. También llevará a cabo una reducción de sus centros corporativos, incluido el traslado de su sede al nuevo campus de Milton Keynes, y ofrecerá la posibilidad de teletrabajar a alrededor de 5.000 de sus trabajadores.

La entidad ha tomado la decisión de cerrar 111 de sus 563 sucursales por el cambio en los hábitos de los clientes en favor de la banca móvil y digital, una tendencia que se ha visto acelerada por la pandemia, provocando una caída del 50% de las operaciones presenciales en las oficinas en 2020, después de la bajada del 33% en los dos años anteriores a la pandemia.

Una portavoz del banco británico ha indicado que alrededor de 840 personas trabajan en las sucursales que cerrarán, mientras que la entidad dispone de unos 200 puestos disponibles para los afectados en oficinas próximas, además de otras oportunidades de recolocación a nivel interno. "Como resultado del trabajo remoto, muchas oportunidades de reubicación dentro del banco ahora están disponibles para todos, independientemente de la localización geográfica", ha explicado.

Santander ha apuntado que la mayoría de las sucursales afectadas por los cierres están a menos de tres millas (algo menos de 5 kilómetros) de otra sucursal de la entidad, con una distancia máxima de cinco millas, mientras que todas están a menos de media milla de al menos dos cajeros automáticos de uso gratuito y a una milla de la oficina de correos más cercana.

Ajuste en oficinas centrales

Asimismo, el banco ha subrayado que mantendrá una red de 452 sucursales tras los cambios propuestos, proporcionando una amplia cobertura en todo el Reino Unido. "El uso de sucursales por parte de los clientes ha disminuido considerablemente en los últimos años, por lo que hemos tomado la difícil decisión de consolidar nuestra presencia en áreas donde tenemos varias sucursales relativamente juntas", ha declarado Adam Bishop, director de sucursales de la filial británica del Santander.

Noticias relacionadas

El banco también ha informado de sus planes para reducir sus centros de oficinas corporativas en Reino Unido a seis ubicaciones principales, así como su intención de introducir fórmulas de trabajo flexible, que permitirán combinar el trabajo desde casa y en centros locales a alrededor de 5.000 empleados afectados por los planes de consolidación. Así, cerrará las oficinas corporativas de Bootle, Newcastle, London Portman House y Manchester Deansgate a finales de 2021, además de reducir su espacio de oficinas en London Triton Square, London Ludgate Hill, Leicester Carlton Park y Teesside.

Asimismo, Milton Keynes, donde el banco está invirtiendo 150 millones de libras (174 millones de euros) en un nuevo campus de última generación, se convertirá en la sede del banco en el Reino Unido, junto con las bases de la entidad en Belfast, Bradford, Glasgow, Londres y Sheffield. "La pandemia ha acelerado la tendencia existente hacia un trabajo más flexible, y nuestros colegas nos han dicho que esto ha traído beneficios significativos para muchos de ellos", ha señalado Nathan Bostock, consejero delegado de la filial británica del Santander.