previsiones

Lagarde avisa de que persisten los riesgos económicos a corto plazo

La presidenta del BCE insiste en mantener las condiciones de financiación favorables para favorecer la recuperación

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys   POOL   AFP)

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys POOL AFP) / Olivier Matthys / Pool AFP

Se lee en minutos

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, afirmó este jueves que persisten los riesgos a la baja a corto plazo para la economía europea por la pandemia del covid-19 y que, en este contexto, sigue siendo "esencial" mantener condiciones de financiación favorables de cara a la recuperación 

Largarde recordó que, por ello, el Consejo de Gobierno del BCE decidió la semana pasada aumentar "significativamente" el ritmo de compra de bonos dentro de su programa de emergencia por la pandemia en el segundo trimestre y reiteró que su dotación, que permaneció inalterada en 1,85 billones de euros, podría "recalibrarse" si es necesario. 

"Los riesgos que rodean a la perspectiva de crecimiento de la eurozona a medio plazo se han hecho más equilibrados debido a las mejores perspectivas de la economía global y el progreso de las campañas de vacunación", dijo en una comparecencia ante la comisión de Economía de la Eurocámara. 

Pero añadió que "persisten riesgos a la baja en el corto plazo, ligados sobre todo a la expansión de las mutaciones del virus (del covid-19) y las implicaciones de la pandemia para la economía y las condiciones de financiación". Lagarde señaló además que, si bien se verá un aumento de la inflación en los próximos meses, este se deberá a factores "temporales" y "de naturaleza transitoria" y a largo plazo las proyecciones apuntan a que la inflación seguirá en "niveles débiles". 

"En este contexto, preservar condiciones de financiación favorables durante la pandemia sigue siendo esencial para reducir la incertidumbre e impulsar la confianza, apoyando así la actividad económica y salvaguardando la estabilidad de precios a medio plazo", dijo.  La presidenta del BCE insistió en que, si bien consideran que han cumplido lo que dijeron que harían con el programa de compra de activos de emergencia por la pandemia (PEPP) ha cumplido su cometido, "no hay lugar para la complacencia". 

Lagarde explicó que la decisión del Consejo de Gobierno de acelerar las compras de deuda en el segundo trimestre respondió a "un aumento en los rendimientos que va por delante de la esperada recuperación económica". "Creemos que 2021 será el año de la recuperación, pero no vemos que vaya a ocurrir hasta la segunda mitad de 2021 y cualquier aumento de rendimiento que opere como freno es indeseable", dijo Lagarde. 

Según la exministra francesa, el aumento de la velocidad de ejecución del programa se hará visible cuando se mire en "intervalos de tiempo más largo", ya que los registros semanales de compra "continuarán distorsionados por factores de ruido a medio plazo", como ocasionales amortizaciones abultadas. La presidenta del BCE recordó que, con el fin de preservar condiciones de financiación favorables, la institución analiza las condiciones de financiación en toda la cadena y el impacto que tendrían sobre el crédito y, en consecuencia, la economía, la estabilidad de precios y la inflación. 

Noticias relacionadas

"Estamos intentando evitar que los rendimientos vayan por delante de la evolución de la economía", dijo.  Por otro lado, Lagarde insistió en que las políticas nacionales fiscales deberían seguir dando apoyo a tiempo a las empresas y hogares más expuestos a la pandemia, si bien estas medidas "deberían ser, tanto como sea posible, temporales y específicas" para apoyar una rápida recuperación. 

En este sentido, urgió a que los países ratifiquen "en las próximas semanas" la legislación que permitirá a la Comisión emitir deuda para que pueda empezar a funcionar definitivamente el fondo de recuperación de la Unión Europea -que desembolsará 750.000 millones de euros- y a finalizar sus planes de recuperación.