POLÍTICA MONETARIA

El BCE prevé que el PIB de la zona euro del primer trimestre sea negativo

  • El banco central acelera la compra de deuda pública para evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que dificulte contrarrestar el impacto de la pandemia

  • Christine Lagarde pide que entre en marcha "sin demora", el programa europeo 'Next Generation' para acelerar el crecimiento económico

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys   POOL   AFP)

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys POOL AFP) / Olivier Matthys / Pool AFP

3
Se lee en minutos
Max Jiménez Botías
Max Jiménez Botías

Periodista

ver +

La situación económica de la zona euro sigue marcada por la evolución de las pandemia, según el Banco Central Europeo (BCE) y aunque hay datos que permiten pensar en una recuperación a lo largo del 2021, lo cierto es que eso no ocurrirá durante el primer trimestre de este año, ya que según ha expuesto este jueves la presidenta del BCE, Christine Lagarde, el PIB de la onza euro del primer trimestre serás negativo. "Los datos económicos entrantes, las encuestas y los indicadores de alta frecuencia apuntan a una continua debilidad económica en el primer trimestre del 2021 impulsada por la persistencia de la pandemia y las medidas de contención asociadas. Como resultado, es probable que el PIB real se contraiga nuevamente en el primer trimestre del año", ha reconocido Lagarde en la rueda de prensa celebrada tras la reunión del consejo de gobierno.

Sobre esa premisa, entre otras, descansa la decisión del BCE de que las adquisiciones del programa de compras de emergencia pandémica (PEPP), dirigido básicamente a la deuda pública, se realizarán a un ritmo significativamente superior al de los primeros meses de este año con el fin de evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que sea incompatible con contrarrestar el impacto a la baja de la pandemia en la trayectoria proyectada de la inflación.

El programas, con una dotación total de 1,850 billones de euros, se aplicará "de forma flexible", ha recalcado Lagarde, hasta al menos finales de marzo del 2022 y, en todo caso, hasta que se juzgue que la crisis del coronavirus ha terminado.

Mantiene los tipos de interés

Tras la reunión del consejo de gobierno de este jueves, en la que el organismo ha mantenido los tipos de interés como estaban, el BCE ha señalado que mantendrá también el programa de compras netas en el marco del programa de compra de activos (APP), básicamente deuda empresarial, y continuarán a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros. El organismo sigue esperando que las compras mensuales se prolonguen durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto acomodaticio de los tipos de interés oficiales y finalicen poco antes de que comience a subir los tipos de interés clave del BCE. Por último, el organismo responsable de la disciplina monetaria de la zona euro seguirá aportando liquidez a los bancos través de sus operaciones de refinanciación.

El BCE ha destacado la fuerte recuperación del crecimiento en el tercer trimestre del 2020, aunque el producto interior bruto (PIB) real de la zona del euro se redujo un 0,7% en el cuarto trimestre. Si se considera el año completo, se estima que el PIB real se contrajo un 6,6% en el 2020, y el nivel de actividad económica del cuarto trimestre del año se situó un 4,9% por debajo de su nivel prepandémico a finales de 2019. No obstante, el 2021, la economía de la zona euro crecerá a un ritmo del 4%, una décima más de lo previsto el pasado mes de diciembre. También ha elevado sus previsiones de inflación para el 2021 y el 2022, debido a "factores temporales" vinculados con la pandemia y el alza de los precios de la energía. El BCE apuesta por una inflación del 1,5% este año, contra 1% en su anterior previsión, y del 1,2% en 2022 (1,1% antes).

La importancia de 'Next Generation'

Noticias relacionadas

Durante su intervención, la presidenta del BCE, ha recordado la necesidad de insistir en las politicas fiscales y particularmente en el desarrollo del programa 'Next Generation'. "Una orientación fiscal ambiciosa y coordinada sigue siendo fundamental en vista de la fuerte contracción de la economía de la zona del euro. Con este fin, el apoyo de las políticas fiscales nacionales debe continuar dada la débil demanda de empresas y hogares relacionada con la pandemia en curso y las medidas de contención asociadas", ha defendido Lagarde.

El consejo de gobierno reconoce el papel clave del paquete de ayudas la UE 'Next Generation' y ha destacado la importancia de que entre en funcionamiento sin demora. Pide a los estados miembros que garanticen una ratificación oportuna de la decisión sobre recursos propios, que ultimen sus planes de recuperación y resiliencia con prontitud y que utilicen los fondos para un gasto público productivo, acompañado de políticas estructurales de mejora de la productividad. Esto permitiría que el programa de la UE contribuya a "una recuperación más rápida, más fuerte y más uniforme". Considera, asimismo, que aumentará la resistencia económica y el potencial de crecimiento de las economías de los Estados miembros.