Nueva presidenta

Mònica Roca, la primera mujer al frente de la Cambra en 135 años

La presidenta que releva Canadell defiende la independencia de Catalunya pero prioriza "trabajar para las empresas"

José María Torres presenta por sorpresa su candidatura para denunciar el "sesgo ideológico" de la mayoría independentista

Mònica Roca, en uno de los despachos de la Llotja de Mar, antes de tomar el relevo en la presidencia de la Cambra de Comerç de Barcelona.

Mònica Roca, en uno de los despachos de la Llotja de Mar, antes de tomar el relevo en la presidencia de la Cambra de Comerç de Barcelona. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Mònica Roca se ha convertido este lunes en la presidenta de la Cambra de Comerç de Barcelona en sustitución de Joan Canadell, que es diputado electo en el Parlament por la candidatura de Junts. Roca que ocupaba el cargo en funciones, ha obtenido 32 de los 43 votos emitidos en el pleno, que está formado por 60 vocales. Asume el cargo de acuerdo al pacto de la candidatura independentista Eines de País en el momento en el que ganó las elecciones de la institución empresarial en mayo de 2019. Roca pasa a ser la primera mujer al frente de la Cambra de Barcelona en los 135 años de historia y 32 presidentes de esta corporación. Sin aviso previo ha tomado la palabra como candidato a la presidencia José María Torres, que encabezó una candidatura a la Cambra en mayo de 2019 junto con Enric Crous y que se ha mostrado muy crítico con Eines de País, con un discurso en el que ha reivindicado su currículo y criticado "el sesgo ideológico" de la mayoría independentista en la Cambra. Finalmente ha obtenido cuatro votos. De los 42 emitidos, 32 han sido para roca, cuatro para torres y seis en blanco.

La ya presidenta ha asegurado que la candidatura que representa no ha venido a la Cambra para conseguir la independencia de Catalunya, pero sí para trabajar para el país". En un discurso previo a ser votada ha destacado que "una cosa es "qué hemos venido a hacer a la Cambra y otra para qué". La primera pregunta tiene como respuesta la creencia de que "Catalunya se merece ser un estado independiente" y la segunda: "trabajar para las empresas". Roca ha destacado como prioridades de los dos años que le quedan de mandato "acompañar a las pymes y autónomos para superar la crisis económica provocada por el covid, aprobar la ley de cámaras y "fortalecer el camino hacia un nuevo modelo económico basado en el conocimiento".

Roca, que asistió el jueves pasado al acto empresarial en la Estació del Nord de Barcelona en contra la de violencia y en favor de un Govern "estable" que priorice la recuperación económica, ha asegurado que esa jornada fue también "hacer política" de la que, según ha dicho, no le gusta; pero ha defendido su asistencia "en defensa de las empresas". También ha recordado el déficit fiscal que, a su juicio padece Catalunya, y que denunciarlo "no es hacer política, sino justicia". Ha considerado que España ha tratado a Catalunya "con injusticias, sin invertir lo suficiente, sin cuidar su lengua y su gente, e incluso condenando la libertad de expresión de sus artistas o poniendo en la cárcel a sus dirigentes". En todo caso ha destacado que priorizará el consenso, la perseverancia y la ilusión: "Perseveraré en la búsqueda del consenso", ha sentenciado.

"Órgano de confrontación"

Además de resaltar el rol de las mujeres, como ha hecho Roca, Torres se ha mostrado convencido de que no obtendría los apoyos necesarios al primarse la tendencia política. Fundador de Numintec, el candidato que forma parte del pleno en representación de Pimec ha reprochado a la mayoría y a Canadell que instrumentalizara la Cambra para sus objetivos políticos y que no condenara la violencia callejera "hasta 9 días después" y a través del Consell de Cambres. "¿Creen ustedes que ese el objetivo de la Cambra?", se ha preguntado. A su vez ha reprochado la pérdida de prestigio y representatividad de la Cambra, "que no se merece líderes ideologizados y partidistas, sino gente emprendedora y empresas con un sentido más alto de la cooperación". A su juicio "han convertido la Cambra en un órgano de confrontación".

Ingeniera y científica

Roca (Barcelona, 1969) es una ingeniera y científica que ha fundado el grupo de empresas isardSAT, con sedes en Barcelona y Guildford (Reino Unido). Las compañías se dedican a la investigación en el ámbito de la observación de la Tierra mediante el procesamiento de datos de instrumentos a bordo de satélites artificiales, y a la creación de servicios para prevenir y mitigar los efectos del cambio climático. Su perfil profesional está más marcado por el impulso emprendedor que por las formas de los lobis empresariales, más por la capacidad de gestión que por la del liderazgo público. Todo apunta a que ese estilo facilitará una nueva etapa de la Cambra, más proclive a la colaboración que a romper estructuras, tanto con otras instituciones o la Administración, como en clave interna.

Roca se graduó en Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) y obtuvo una beca de la Agencia Espacial Europea en su sede de los Países Bajos, donde realizó el proyecto de fin de carrera y donde acabó trabajando diez años, siempre en proyectos de teledetección, en satélites ERS-1/2, EnviSat y CryoSat. Es precisamente en el campo de lo que ha venido a bautizarse como el nuevo sector económico del 'new space' en el que Mònica Roca aportará todo su conocimiento personal. Ha influido también en las iniciativas en este campo procedentes del Govern de la Generalitat, con el proyecto de lanzamiento de nanosatélites al espacio apadrinados por el Govern.

Te puede interesar

La nueva presidenta de la Cambra afrontará retos como el de lograr que se reactive la nueva ley catalana de cámaras, con un aliado principal en el Parlament o quizá en el Govern de la mano del propio Canadell. Esta ley es temida por patronales y sindicatos, que consideran que será una manera de restarles representatividad en favor de la Cambra y será una de las primeras reivindicaciones que planteará al nuevo Ejecutivo catalán, ha explicado en su discurso. Las grandes empresas ven también con desconfianza el proyecto independentista. Abertis, Naturgy y Catalonia Hoteles han decidido abandonar el pleno.

En el pleno extraordinario también se ha elegido a Jaume Aragall para ocupar la vocalía en el comité ejecutivo, el principal órgano de gobierno en la entidad, para cubrir la vacante dejada por Pere Antentas.