Año de tiendas cerradas

Mango redujo la facturación el 22,4% en el 2020 hasta 1.842 millones de euros, con un peso del canal 'on line' del 42%

El resultado bruto fue de unas pérdidas de 110 millones, frente a unos beneficios de 41 millones el año anterior

Tienda de Mango en la calle de Canuda de Barcelona. 

Tienda de Mango en la calle de Canuda de Barcelona. 

Se lee en minutos

La multinacional Mango alcanzó una facturación de 1.842 millones de euros en el 2020, el 22,4% menos que el año anterior. Pese a la pandemia, que comportó que muchas tiendas estuvieran cerradas durante el año, la actividad se mantuvo gracias a un alza de las ventas 'on line' del 42%. El ebitda se situó en 193 millones de euros en datos no comparables, por la aplicación de la normativa contable el año pasado. Tras la aplicación de gastos financieros y ajustes contables, el resultado bruto fue de unas pérdidas de 110 millones frente a unos beneficios de 41 millones el año anterior.

El canal 'on line' experimentó un elevado crecimiento, alcanzando los 766 millones de euros de facturación, un 36% más que el año anterior. Con estas cifras, las ventas en internet supusieron el 42% del total de la facturación del grupo, frente al 24% del 2019. El crecimiento del canal fue importante en los 85 países en los que está disponible, especialmente en algunos de los principales mercados de la compañía, como Francia, Italia o Portugal, donde registró incrementos cercanos o superiores al 100%. A cierre del 2020, la compañía disponía de 43 puntos de venta más que en el 2019, alcanzando los 2.221 establecimientos en más de 110 países. Actualmente la superficie de venta total asciende a 790.000 metros cuadrados. Del total de tiendas, 140 son megastores, locales con superficies superiores a los 800 metros cuadrados.

Omnicanalidad logística

La firma ha invertido 232 millones de euros en su centro logístico (de unos 190.000 metros cuadrados), capaz de gestionar más de 75.000 prendas por hora. Y las instalaciones afrontan ahora una nueva etapa con el proyecto de sumar otros 90.000 metros cuadrados y el traslado a la planta de Lliça d'Amunt de la gestión de los pedidos 'on line' actualmente gestionados desde otras instalaciones en Palau de Plegamans. Fuentes de la dirección de Mango reconocen que el proyecto, que se hará realidad en unos dos años, supone "una nueva visión global desde la plataforma logística y la creación de un centro realmente omnicanal".

La gestión centralizada de los pedidos 'on line' redundará en una mejora de la eficiencia global de Mango. Se tratará de una vuelta de tuerca más a una visión del comercio textil en el que gana peso la venta 'on line'. Supondrá la automatización de un mayor número de procesos y hacer frente a la ineficiencia natural del negocio de internet, en el que las devoluciones suponen en torno al 30% de lo vendido.

Objetivo 'on line'

El consejero delegado de Mango, Toni Ruiz, reconoció que el pasado año fue "absolutamente excepcional e imprevisto para todos", pero que la compañía se adelantó con una apuesta decidida por el canal 'on line' que continuará en el futuro. El hecho de que la venta 'on line' alcanzase el 42% del total es, según Ruiz, "un dato extraordinario en nuestro sector y es una gran ventaja competitiva". La compañía celebró el pasado otoño el 20 aniversario del lanzamiento de su comercio electrónico con cerca de 750 millones de visitas, un 25% más que el año anterior. Mango quiere alcanzar en 2021 los 1.000 millones de facturación en la venta en internet, en el marco de un creciente proceso de diversificación de la oferta y mejora de las herramientas digitales para adaptarse a los compradores. 

Deuda

En cuanto al reparto de la facturación total por áreas geográficas, la actividad internacional del grupo ascendió al 79% del total y el mercado español representó el 21%. Por líneas de negocio, Man, Kids y Violeta se mantuvieron en el 18% del total de las ventas. Ante el inesperado cierre de tiendas físicas en marzo, el equipo directivo de Mango se centró en asegurar la solidez financiera y la liquidez de la compañía. Se llevaron a cabo importantes cambios en la estructura de las colecciones existentes y, a la vez, lograron lanzar nuevas colecciones (Comfy) de acuerdo con las nuevas necesidades de los clientes. Como consecuencia de todo ello, se logró una óptima gestión de los estocs, que se vieron reducidos en un 10% en comparación con los niveles obtenidos a cierre de 2019. Por otro lado, Mango también activó una serie de medidas que permitieron obtener una reducción de gastos operativos de la compañía por valor de 230 millones de euros. Adicionalmente, se reforzó la tesorería a través de un préstamo ICO por valor de 240 millones de euros. Por todo ello, Mango ha sido capaz de reducir su deuda neta bancaria por quinto año consecutivo, disminuyéndola cerca de un 20% (de 194 a 156 millones de euros).

Te puede interesar

Diversificación

Mango está actualmente en un claro proceso de diversificación, en la línea de aprovechar el tirón de la marca para múltiples productos. Un ejemplo es la nueva línea de hogar, que estará disponible 'on line' a partir del segundo trimestre de 2021. A partir de ese momento, Mango aspira a ser un 'marketplace', pudiendo integrar estocs de terceras marcas que complementan sus colecciones con otras categorías de productos. Intimissimi, del Grupo Calzedonia, será la primera marca de otra compañía que se venderá en el e-commerce de Mango. En otoño, la línea Violeta de tallas grandes se integrará a la colección general de mujer. Mango también ha anunciado que invertirá más de 40 millones de euros en la construcción de la sede Campus Mango, que estará lista en dos años.