Expansión de la multinacional catalana

Mango invierte 42 millones en su sede central de Palau-solità i Plegamans

El proyecto cuenta con 93.400 metros cuadrados y está concebido como un centro de I+D+I que permitirá afrontar la expansión de la compañía

Sede de Mango en Palau-solità i Plegamans.

Sede de Mango en Palau-solità i Plegamans.

Se lee en minutos

La firma de moda Mango ha anunciado una inversión de 42 millones de euros en la ampliación de su sede de Palau-solità i Plegamans para la creación de un nuevo centro corporativo en el que concentrará todos los órganos de gestión, planificación y diseño de la multinacional. La mitad del proyecto ya se ha ejecutado con la renovación de algunos de los edificios ubicados en la sede de la compañía. El resto de la inversión se destinará a la construcción de un nuevo espacio de oficinas de 20.000 metros cuadrados, que se destinarán también para el área tecnológica asociada a la división 'on line'. El inicio de la recta final de las obras se emprenderá este año y la instalación estará plenamente operativa en el 2024, con una superficie total de 93.400 metros cuadrados, 61.000 metros cuadrados de los cuales estarán destinados a oficinas.

Una zona de diseño de moda en 'El Hangar' de Mango. 

/

El proyecto responde a las necesidades de la multinacional de concentrar en un único espacio creativo y de gestión de todos los recursos humanos de la empresa. Los equipos de diseño están actualmente en la parte de la nave industrial conocida como 'El Hangar', por tratarse de salas con las antiguas zonas de carga y descarga de productos. La situación actual de las obras, abiertas a la prensa esta semana, muestran a la claras esa tendencia a establecer espacios abiertos, polivalentes y flexibles, para reforzar la evolución de un grupo de moda que está en pleno proceso de diversificación. En los próximos dos años se trasladarán a esas instalaciones las personas actualmente ubicadas en otra planta de Palau.

Toni Ruiz, director general de Mango (derecha), y el responsable de márketing, Guillermo Corominas, en un 'show room' de la marca.

/

Para Toni Ruiz, consejero delegado de Mango, "el nuevo Campus Mango debe ser un motor de cambio para la organización. Queremos promover un nuevo modelo de trabajo que permita a todos nuestros colaboradores trabajar de acuerdo con la estrategia de customer centricity, que debe regir todas nuestras decisiones e iniciativas. Estamos apostando por construir una cultura de empresa empoderando a nuestros colaboradores para que lideren las iniciativas que van a convertirse en las principales palancas de cambio de la compañía". El Campus Mango quiere servir para atraer el talento tanto nacional como internacional y potenciarlo mediante las herramientas óptimas que necesiten los profesionales para realizar su trabajo, tanto a través del diseño de los espacios como de la dotación de las últimas tecnologías.

Con este proyecto, Mango pretende crear un ecosistema de referencia e ir un paso más allá en la manera de trabajar. Siguiendo las últimas tendencias, la idea es configurar espacios flexibles, abiertos e inclusivos estarán ideados para impulsar la colaboración y la creación de comunidad, a la par que para promover el bienestar de todos los empleados con una cultura integrada y única. Se construirá un entorno en el que convivan lo digital y analógico y que, a la vez, inspire a todos los colaboradores para potenciar la creatividad.

Te puede interesar

“El nuevo Campus Mango debe ser la plataforma de referencia para el desarrollo de la nueva moda, inspirada en el talento y la innovación. Un espacio en el que el diseño, la formación y la sostenibilidad se abran camino en un entorno 'phygital' donde las personas y nuestros clientes sean el centro. En definitiva, se trata de una nueva manera de trabajar que está impregnada por nuestros valores de marca y la cultura de una empresa como Mango, con un marcado espíritu mediterráneo", añade Toni Ruiz.

Mango nació en 1984 y, a día de hoy, es uno de los principales grupos de moda del mundo. Con origen y sede central en Barcelona, dispone de una extensa red de 803.000 metros cuadrados de sala de venta en más de 110 países. Desde su Centro de Diseño, El Hangar, en Palau-solità i Plegamans, se diseñan cada año más de 18.000 prendas y accesorios acordes a las tendencias de la temporada.