Evolución de los indicadores

Port de Barcelona gana 17 millones pese a la caída del tráfico de mercancías del 11,9%

La crisis del coronavirus tuvo un impacto de unos 34 millones de euros el pasado año en las cuentas de la infraestructura

Contenedores en el puerto de Barcelona.

Contenedores en el puerto de Barcelona. / Mònica Tudela

Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El puerto de Barcelona alcanzó el pasado año unos beneficios de 17 millones de euros pese a una caída del tráfico de mercancías de casi el 12%. El temporal fue capeado con razonable seguridad en unos momentos de grandes proyectos de reorganización y pese a una reducción de la actividad en un sector estratégico como el automóvil que amenaza con consolidarse. La bajada del tráfico de vehículos en el puerto fue el año pasado del 38,2%.

La cifra de resultados obtenida por Port de Barcelona supone un desplome del 63% respecto del 2019, como consecuencia de la paralización del transporte buena parte del año por la pandemia. Calcula que la crisis del coronavirus tuvo un impacto de unos 34 millones de euros. La cifra de negocios global se situó en los 139 millones de euros, con un descenso del 20%. El tráfico total alcanzó los 59,5 millones de toneladas, un 11,9% menos y el de contenedores llegó a los 2,96 millones de teus (contenedores de 20 pies), con una caída de un 11%.

La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, ha explicado que el 2020 ha sido "muy complicado" por la pandemia, pero ha asegurado que desde los últimos meses del año pasado los tráficos están al alza, un proceso que continúa durante los primeros meses de este año, y ha afirmado que espera que 2021 sea el año de "palanca" para la recuperación. Es el puerto una infraestructura que refleja de manera fidedigna y en ocasiones con varios meses de antelación la evolución de la situación económica. En este sentido, la recuperación de los tráficos en la recta final del año es coherente con múltiples indicadores de recuperación, aunque todavía pendientes de la evolución global de la pandemia a escala mundial.

El impacto de la pandemia en el Puerto de Barcelona se debió a la reducción de ingresos por la caída de los tráficos y al impacto de las medidas para "suavizar" el golpe a las empresas, entre ellas el aplazamiento del pago de las tasas portuarias. En el 2020, el ebitda se situó en 70 millones de euros, un 30% menos que el año anterior, el cash flow, en 66 millones, con una caída del 32%, y el endeudamiento bancario a largo plazo en 161 millones, un 10% menos.

El tráfico de pasajeros se desplomó durante el 2020 un 81,5%, hasta las 858.000 personas, por la suspensión de los cruceros por la pandemia, que hizo cerrar el año con unos 199.000 cruceristas, un 93,7% menos que en el 2019. Por ello, Conesa ha pedido "protocolos claros para reactivar la actividad crucerística" y ha asegurado que ya han tenido una reunión con responsables de sanidad para empezar a trabajar protocolos y a recuperar la actividad a partir de la vacunación. La falta de cruceros ha tenido un impacto para el puerto de Barcelona de 13 millones de euros.

Durante el año 2020, los sólidos a granel bajaron un 0,6%, mientras que los líquidos a granel cayeron un 19,8%. El tráfico de contenedores llenos de exportación bajó un 0,5% durante 2020, mientras que el de contenedores llenos de importación cayó un 10,9%. El 48,5% de los contenedores de exportación tienen como destino Asia y Oceanía; un 21%, América; un 18,5%, África; y un 12%, Europa.

Noticias relacionadas

El director general del puerto de Barcelona, José Alberto Carbonell, ha destacado que la alimentación, con un destacado papel de la carne de porcino, se está convirtiendo en uno de los principales productos de exportación de la infraestructura, y que una parte importante del mismo va hacia Asia. La cuota ferroviaria de contenedores alcanzó un 15% y la de vehículos, un 42%, con lo que el tráfico ferroviario del Puerto de Barcelona supone un ahorro anual de 51.000 toneladas de CO2 y 131.000 camiones fuera de la carretera. En cuanto a las inversiones, Conesa ha detallado que estarán sobre los 50 millones de euros e incluirán, entre otras cosas, el inicio de las obras de los nuevos accesos ferroviarios, la ampliación de muelle Adosado o la remodelación del área pesquera. Sobre las expectativas para 2021, Conesa ha recordado que habían previsto que recuperar las cifras de 2019 les llevaría unos tres años, pero que la recuperación que puede haber en 2021 les puede acercar antes a ese objetivo.

Port de Barcelona mantiene pese al cambio de contexto económico la apuesta por la intermodalidad y la sostenibilidad medioambiental. El peso del ferrocarril en el transporte de contenedores y automóviles crece. El 2020 se cerró con un tráfico de 265.000 contenedores entrando y saliendo del recinto portuario en tren, cifra que supuso un crecimiento del 6% que llevó la cuota ferroviaria al 15%. El potencial de crecimiento es alto con la mejora de la terminal y la ampliación prevista, en un marco que pretende reducir progresivamente el acceso de camiones al recinto portuario por motivos medioambientales y de congestión de movilidad para la ciudad de Barcelona. Se transportaron en tren 187.466 vehículos en el puerto, el 42$ del total, lo que se tradujo en un ahorro anual de 51.000 toneladas de C02, eliminando del orden de 131.000 camiones de la carretera.