Entrevista

Cañete: "Los socios han decidido que no debe haber injerencias políticas en Pimec"

  • "La gente no entendería que en el 2008 se rescatara a los bancos y ahora no rescatásemos a las pymes"

  • Cañete exige que los 11.000 millones en ayudas para pymes anunciados por Sánchez sean sostenidos en el tiempo y no discrecionales

Antoni Cañete, nuevo presidente de Pimec.

Antoni Cañete, nuevo presidente de Pimec. / Ricard Cugat

Se lee en minutos

Antoni Cañete se impuso ayer al candidato avalado por la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Pere Barrios, con más del 80% de los votos. Con su candidatura 'Activisme empresarial' pretende lograr que las pymes estén "en el puente de mando", es decir, en todos aquellos foros y mesas en las que se deciden cuestiones que les atañen. Tras ser secretario general de la entidad desde 2006, inicia una etapa de cuatro años con un nuevo modelo de gobernanza basado en una presidencia ejecutiva y gran participación a todos los niveles. Defensor a ultranza de las pymes y autónomos, así como de las microempresas --las que más padecen en la crisis, recuerda--, aspira a que Pimec tenga representatividad a nivel estatal y recuerda que su organización ya pidió ayudas directas en septiembre pasado. Pocas horas después de convertirse en presidente, tras un recuento que fue mucho más largo de lo previsto, conversa en excluciva con EL PERIÓDICO.

¿Por qué fue tan maratoniano el recuento? Porque lo que vivimos fue un desborde democrático de participación. Que en una institución del ámbito empresarial haya habido una participación casi del 50% no es que sea excepcional, es que es extraordinario. En las últimas elecciones en la Cambra de Comerç, por ejemplo, pasó del 2% al 4% de participación del censo. Tener un 49,5% es realmente excepcional.

¿Por qué cree que ha ganado? Los empresarios tienen muy claro que quieren ser gobernados por empresarios. Hay que fijarse en lo que ha pasado en Pimec y cuál ha sido la respuesta que han dado los empresarios: Un 83% ha dicho que la institución debe trabajar para su objeto social, que es defender y representar a las empresas y a los autónomos. Esa respuesta va más allá de Pimec y para mí eso es muy importante. No se pueden hacer injerencias políticas en nuestras instituciones.

¿Qué hubiera pasado si se hubieran producido esas injerencias? A la experiencia me remito y desde el respeto al resultado obtenido legítimamente. La Cambra de Comerç de Barcelona se ha querido instrumentalizar para que ocupara un espacio que no le corresponde. Y que hubiera provocado una distorsión en una cosa tan importante como la democracia. Porque el diálogo social se produce en el ámbito privado, desde la legítima defensa de los intereses de parte. Que una entidad de derecho público, tutelada por la Administración, irrumpa en el diálogo social altera cuál es el rol de los agentes sociales. Y aquí hemos de levantar la voz.

RICARD CUGAT

¿Teme una escisión independentista tras las elecciones? Ni la temo, ni me preocupa. Quien esté en Pimec tiene que estar por su condición de empresario, no por lo que piense. En Pimec tiene cabida todo el mundo que sea un empresario, piense lo que piense.

¿Cómo están las pymes tras casi un año de pandemia? De la misma manera que este virus afecta más a los más mayores, también afecta más a las empresas más pequeñas. Hay errores de la primera ola que todavía arrastramos y que cada día se hacen más grandes. Los ertes y los ICO estaban muy bien para parar el tsunami, pero una vez la emergencia se ha alargado en el tiempo hacen falta más cosas. Hace falta dotar a las empresas de una resiliencia que no tienen. Se dice eso de que hay familias que están a tres nóminas de entrar en problemas y en las empresas pasa lo mismo. No pedimos que la Administración le devuelva a las empresas la facturación perdida, solo suero y oxígeno para mantener sus constantes vitales hasta que el virus esté controlado.

De la misma manera que este virus afecta más a los más mayores, también afecta más a las empresas más pequeñas

¿Qué reclaman? En el 2008 el Estado rescató al sistema financiero con miles de millones, que en parte no ha devuelto. La gente no entendería que hace diez años se rescatara a los bancos y hoy no se rescate a las empresas. La ciudadanía debe entender el papel de las empresas -que no de los empresarios- en la economía. Es donde se crea la riqueza y el trabajo de un país. Cuanto más competitiva sea una empresa, mejores salarios podrá pagar. Y cuánto mejores sean los salarios más impuestos se podrán pagar para hacer inversión social.

Antoni Cañete, nuevo presidente de Pimec.

/ Ricard Cugat

Hoy el presidente del Gobierno ha avanzado que habrá 11.000 millones para ayudar a las pymes, ¿cómo debería articularlos? Va en la buena dirección, es algo que venimos reivindicando desde septiembre. Hay que tomar decisiones concertadas, justas y con especial sensibilidad para las empresas más pequeñas. Las ayudas deben ser sostenidas en el tiempo, si son de un solo pago solo estaremos poniendo un parche. Deben ser corresponsables, si yo te doy liquidez tú no puedes dejar de pagar tus facturas. Tienen que estar bien dirigidas, como si fueran una vacuna, no una regadora. Y, sobre todo, que no se queden en el titular. Hay que dar cañas de pescar, no peces.

Ampliar la representatividad de las pymes a nivel estatal fue uno de sus compromisos electorales, ¿lo podrá cumplir esta legislatura? Sería malo que no fuera así y sería indicativo de que no progresamos adecuadamente.

Antoni Cañete, nuevo presidente de Pimec.

/ Ricard Cugat

¿Cómo de diferente hubiera sido la gestión de la crisis si Pimec hubiera estado en las mesas de diálogo social? Muchísimo. Por ejemplo, hubiéramos exigido que las administraciones pagaran en tiempo y forma. Lo que hubiera inyectado 15.000 millones de euros. O que los remanentes de los ayuntamientos o que las grandes empresas pagaran sus facturas pendientes. Entre todo hubieran sido más de 100.000 millones de euros de liquidez.

No hay una representación real de las pymes en España, hay una marca

Te puede interesar

Casi diez veces más que el fondo de ayudas que ha anunciado el Gobierno… O la misma cantidad que el Estado ha invertido en los ICO [en el 2020 fueron 114.000 millones]. Nadie ha hecho este planteamiento, solo Pimec. Porque no hay una representación real de las pymes en España, hay una marca [Cepyme, dependiente de CEOE]. Será una de nuestras prioridades conseguirla.

¿Ve posibilidades con este Gobierno? Veo buenas palabras, pero quiero hechos. Siempre digo que vivimos en el país del Halloween, con más trucos que tratos. El pacto de las partes es un truco, la contratación pública es un truco, la fiscalidad es un tomadura de pelo… y un truco. Todas estas medidas hay que tomarlas ya y para eso necesitamos estar en esas mesas. Cada vez tenemos más empresas en las ucis… No somos Alemania, pero sí que tenemos recursos. Lo que pasa es que hay que saber focalizarlos.