Turismo

Barceló da por perdida la Semana Santa y prevé una recuperación parcial en verano

  • “El tema estará en si tenemos medio verano o un cuarto de verano”, dice el consejero delegado de la cadena

  • Raúl González descarta que el grupo hotelero pueda recuperar sus ingresos previos al covid hasta 2024

  • La compañía prevé aprovechar la crisis para salir más reforzada con reformas y nuevas compras de activos

Vistas del puerto de Barcelona desde la terraza del Hotel Barceló Raval.

Vistas del puerto de Barcelona desde la terraza del Hotel Barceló Raval. / RICARD FADRIQUE

Se lee en minutos

La cadena de hoteles Barceló da por perdida la Semana Santa y prevé una recuperación parcial del turismo en verano. "El tema estará en si tenemos medio verano o un cuarto de verano porque no tendremos un verano completo", ha asegurado el consejero delegado del grupo hotelero, Raúl González, en una rueda de prensa virtual para presentar los resultados de la compañía en 2020, un año negro para el turismo en todo el mundo.

El impacto de la pandemia del coronavirus en el turismo se ha reflejado en una caída de la actividad en Barceló del 80% en España, "uno de los países que está evolucionando peor de todo el mundo". Las previsiones de la cadena, con tres escenarios distintos, se sitúan entre una caída del 50% y del 60% en 2021 respecto a 2019. "Hemos tenido un 2020 horroroso y un 2021 que empieza igual de horroroso, aunque espero que acabe mucho mejor", ha reconocido González.

El dirigente descarta que Barceló vaya a recuperar los niveles de ingresos previos a 2019 hasta 2024 porque "habrá recuperación de la ocupación, pero habrá que recuperar las tarifas y precios medios y eso tiene un decalaje temporal". ¿Y cuándo se recuperará la ocupación? Depende, a su juicio, de muchos factores, pues mientras el mercado doméstico y de no lujo puede "quizás recuperarse en 2022", los hoteles de grandes eventos en las ciudades "igual no lo hacen hasta el 2024".

Con este escenario el sector en España se encuentra "en modo supervivencia" con la ayuda de los ICOs y los ertes pero sin ayudas directas, "como ocurre en otros países". Un ejemplo para González es Alemania que, para aliviar a las empresas del confinamiento más estricto de los últimos meses, paga el 75% de los ingresos que las empresas tuvieron entre septiembre y noviembre de 2019. Además, según el dirigente, también prevén dar ahora el 75% de los costes que tendrán las empresas para aliviar el hundimiento. Otro ejemplo es Japón, que ha sido el más activo en bonos para impulsar el consumo.

Te puede interesar

El objetivo de la cadena es aprovechar la crisis para salir más reforzados con "un grupo más fuerte y sostenible". "Estamos intentando crecer en nuevas geografías con modelos de riesgo limitados, invertir en los activos y reposicionarlos bien", ha explicado. En este sentido, Barceló está realizando varias reformas (en hoteles de Tanger, Funsal en Madeira, Agadir o Sevilla) para dejarlos preparados para que la vuelta "les pille en perfecto estado de revista" y también prevé impulsar nuevas inversiones hoteleras, además de los hoteles que abrirán este año.

"Somos un grupo contracíclico y ahora nos toca la época de comprar, aunque hemos vendido Formentor (Mallorca) salvo que tengamos una oferta muy buena no venderemos nada más", ha explicado. La cadena se centra en inversiones en activos independientes o en otras compañías con ayuda de un socio inversor y, aunque no se cierra la puerta a las fusiones, también considera que es "más difícil" que eso ocurra. "Tiene sentido la consolidación, tenemos que hacer grupos más fuertes en el largo plazo y a nosotros nos gustaría formar parte de ella", ha remachado.

Temas

Turismo