La Comisión Europea dice que las reglas de la UE “prohíben” al BCE condonar la deuda

  • La presidenta del Banco Central Europeo evita pronunciarse sobre el debate en el Parlamento Europeo

  • Lagarde sostiene que un desembolso rápido de los fondos de reconstrucción podría impulsar el crecimiento ya este año

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys   POOL   AFP)

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pleno del Parlamento Europeo, este lunes. (Photo by Olivier Matthys POOL AFP) / Olivier Matthys / Pool AFP

1
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La cancelación de la deuda de los Estados miembros en manos del Banco Central Europeo (BCE) vinculada a la crisis del coronavirus, tal y como han reclamado un centenar de economistas en un manifiesto liderado por Thomas Piketty y suscrito por una veintena de economistas españoles, no es posible porque va contra las reglas de la UE. La Comisión Europea zanjó así el debate este lunes recordando “que el artículo 123 del Tratado lo prohíbe”, explicó la portavoz Marta Wieczorek recordando las palabras pronunciadas el fin de semana por la presidenta del instituto monetario europeo, Christine Lagarde, que ya desestimó la idea calificando la condonación de “inconcebible”.

Precisamente, Lagarde eludió pronunciarse de nuevo sobre esta polémica durante el debate sobre el informe anual del BCE celebrado este lunes en la Eurocámara, aunque fueron varios los eurodiputados que apoyaron la idea como el griego de Syriza, Dimitrios Papadimoulis, que reclamó “la condonación de toda la deuda provocada por la pandemia”. Frente a esta reivindicación, la presidenta del BCE defendió el desembolso rápido de los fondos del plan de recuperación porque si se aplica como está planeado “podría ayudar a impulsar el crecimiento económico desde este año”.

Noticias relacionadas

También avisó de que es “esencial” que los fondos de Next Generation EU (el plan de recuperación) “se desembolsen con rapidez y se utilicen para apoyar reformas y proyectos de inversión que refuercen el crecimiento” y que los países de la Eurozona sigan apostando por políticas de estímulo presupuestario porque serán cruciales para impulsar la recuperación. Aunque el inicio de las campañas de vacunación contra el covid19 ofrecen una “luz al final del túnel”, Lagarde recordó que el aumento de los contagios, las mutaciones del virus y las estrictas medidas de confinamiento constituyen un riesgo significativo a la baja que pone en riesgo la economía.

“La producción sigue a niveles muy por debajo de los niveles previos a la pandemia y la incertidumbre sobre cómo evolucionará el coronavirus sigue siendo grande”, avisó, calificando de “esencial” el mantenimiento de una política económica acomodaticia. De esta forma, se asegurará que las condiciones de financiación sigan siendo favorables a la recuperación lo que a su vez permitirá reducir la incertidumbre, impulsar la confianza y animar el gasto de consumidores y las inversiones empresariales.