efecto del covid

La economía catalana se desplomó el 11,4% el año pasado, más que la española

La actividad se resintió por las restricciones y el PIB descendió el 0,5% en el cuarto trimestre

La economía catalana se desplomó el 11,4% el año pasado, más que la española
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Periodista

ver +

La economía catalana vivió el año pasado su mayor desplome en 80 años. El producto interior bruto (PIB) experimentó un descenso del 11,4% debido al impacto del covid-19, mayor que el 11% del conjunto de España. Este registro dio al traste con un crecimiento continuado de la economía catalana durante los últimos seis años, de una media del 2,9%, casi un punto por encima de la media de la zona del euro. En el 2019 experimentó un crecimiento del 1,9%.

El Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat) ha avanzado este viernes este dato anual de la evolución del PIB catalán, que en el último trimestre del año pasado cayó un 9,6 % interanual, también peor que el del conjunto dela economía española, que descendió el 9,1. A diferencia del conjunto del Estado, que en el cuarto trimestre se registró un alza del 0,4% con respecto al periodo del verano, en Catalunya la actividad se vio mucho más afectada por la crisis del covid y las restricciones y descendió el 0,5% con respecto al periodo julio-septiembre, según los datos del Idescat.

El departamento de Vicepresidència i Conselleria d'Economia, que previó un desplome que oscilaría entre el 10% y el 12%, atribuye los resultados del año "sobretodo a la evolución epidemiológica y las diferencias en la estructura productiva". Uno de ellos es el mayor peso del turismo extranjero, uno de los más afectados por las medidas restrictivas para frenar la pandemia. El peor trimester del ejercicio fue el segundo, con una caída histórica del 17% con respecto al primero, como consecuencia del confinamiento general en el primer estado de alarma. En el tercero, durante el verano, se experimentó un rebote del 16% que, a medida que avanzaba el otoño se fue difuminando por los efectos de la tercera ola del coronavirus.

Construcción y servicios

Por sectores, destaca la reducción de la actividad de la construcción (-15,5 %) y de los servicios (-11,6 %), como consecuencia especialmente de las restricciones implementadas para combatir la expansión del coronavirus. En todo caso, el impacto de las medidas para paliar los efectos de la pandemia fueron desiguales. Dentro del segmento de los servicios, el de más peso en la economía, las actividades relacionadas con el turismo y la movilidad fueron las que se vieron más afectadas. Eso incluye la hostelería, los transportes, las agencias de viajes y las actividades artísticas y culturales.

En cambio, otro tipo de negocios, como los relacionados con los servicios postales, la informática, las telecomunicaciones, la seguridad y la limpieza han mantenido el tipo "y en algunos caos incluso han superado" los registros del ejercicio anterior, según el Idescat. Por su parte, las ramas ligadas a las administraciones públicas presentaron un "carácter estabilizador" e incrementaron su aportación en el conjunto de los servicios.

Noticias relacionadas

Por su parte, los subsectores vinculados a las administraciones públicas se han estabilizado y han incrementado así su aportación económica positiva, dentro de los servicios. En cuanto a la industria, el covid también ha impactado de manera importante, sobre todo durante el parón de los meses del confinamiento domiciliario, provocando una reducción del 9% de su valor añadido respecto al año anterior. En el último trimestre del año, la empezó a dar muestras de recuperación, algo que no ha ocurrido ni en la construcción ni en los servicios, que han empeorado.

La alimentación y el sector químico han podido mantener en 2020 su actividad en un grado similar al año anterior a la irrupción de la pandemia, mientras que la automoción ha visto como se reducía mucho su producción por la caída de la demanda doméstica y de las exportaciones.