año negro

El virus impidió que llegaran cuatro de cada cinco turistas extranjeros en 2020

  • El sector perdió 64,5 millones de turistas en un año marcado por la pandemia del coronavirus

  • Baleares fue la comunidad más afectada por la incidencia de la pandemia con un desplome del 87% de las llegadas

  • Catalunya se mantuvo como la principal región de destino de los internacionales con 3,9 millones, un 80% menos

España recibe 18,9 millones de turistas extranjeros en el 2020, 65 millones menos. En la foto, dos turistas junto a la Sagrada Familia, en Barcelona, vacía. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos

Consumado el peor año turístico de la historia reciente. Después de siete años de récords consecutivos, el ‘annus horribilis’ del turismo cerró con 19 millones de turistas, un 77,3% menos que el año anterior, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, España perdió en 2020 a cuatro de cada cinco turistas que vinieron en 2019. Y también su gastó, que se desplomó hasta los 19.740 millones de euros, un 78,5% menos que un año antes (91.912 millones). Un fiel reflejo de la incidencia del coronavirus en un sector que hace un año suponía el 12,4% del producto interior bruto (PIB) de España y ahora apenas supera el 4% y que lleva meses pidiendo al Gobierno su auxilio.

Lo cierto es que 2020 no empezó bien para el turismo. En los dos primeros meses, cuando todavía el coronavirus parecía una amenaza fuera de nuestras fronteras, llegaron a España cerca de 8,6 millones de extranjeros, un 0,2% menos que en el mismo periodo de 2019. Entonces los grandes problemas eran la incertidumbre del 'brexit' o la creciente competencia de los países del Mediterráneo, pero nada hacía presagiar la que se venía encima apenas unos días después con la llegada de la pandemia.

Fue con el dictamen del estado de alarma a mitad del mes de marzo, cuando se produjo un desplome sin precedentes --llegaron dos millones de turistas, un 64,3% menos que un año ante--. En los meses de abril y mayo, con España cerrada a cal y canto por el confinamiento el contador turístico se puso por primera vez a cero hasta finales del mes de junio, cuando se abrió de forma escalonada la llegada de turistas. Vinieron exactamente 204.926, un 97,7% menos que un año antes. El sector estaba tocado, pero el verano aparecía como la luz a final del túnel. Nada más lejos. La temporada estival acabaría por dejarlo hundido (entre julio y agosto visitaron España solo uno de cada cuatro turistas que lo hicieron el año anterior), debido a las restricciones de movilidad en varios países, muy especialmente Reino Unido.

La cuarentena impuesta por el Gobierno de Boris Johnson a los viajeros que vinieran de España a principios de agosto fue la antesala de lo que vendría en los meses de otoño-invierno con las diversas olas del virus. Septiembre se alzó como el peor mes del año para el sector después del confinamiento con 1,1 millones de turistas, 7,7 millones menos que en 2019; octubre consiguió mejorar estas cifras, pero recibió un 86,6% menos de visitantes (un millón) que el año anterior y noviembre volvió a cosechar un nuevo récord a la baja con 456.956 turistas internacionales, un 90,2% menos que un año antes. En diciembre apenas hubo cambios: llegaron 648.669 turistas (un 84,9% menos).

¿El resultado? A pesar de que en 2018 y 2019 se hablaba de que el sector había tocado techo, en 2020 la pandemia se ha llevado por delante cualquier estimación hasta hundir al sector a cifras nunca vistas desde los años 60. Y los primeros meses de 2020 no pintan mucho mejor, las restricciones en esta tercera ola están dejando seco al turismo que ve la vacuna como la única esperanza para su reactivación. «Seguimos en caída libre, habrá luces sólidas al final del túnel a principios de verano siempre que haya un acelerón de la vacunación, pero si no se da oxígeno vía ayudas directas a las empresas veremos una cascada de cierres de empresas», asegura vicepresidente del lobi turístico Exceltur, José Luis Zoreda. 

Francia por Reino Unido

Además del desplome en el resultado, el coronavirus también ha modificado a los jugadores del partido. Así, los principales países de residencia de los turistas que visitaron España durante el año pasado fueron Francia, Reino Unido y Alemania, por este orden, cuando lo habitual suele ser: Reino Unido, Francia y Alemania. La caída de visitantes británicos (llegaron 3,1 millones), ante las restricciones a volar desde este país, fue del 82,4%; mientras que Francia fue la nacionalidad que ‘menos’ sufrió el descenso (65,2%) de turistas, con 3,8 millones de visitantes. Desde Alemania llegaron 2,4 millones de turistas, un 78,4%. 

Noticias relacionadas

El resto de nacionalidades también sufrieron un desplome similar, en todos los casos por encima del 65% de Francia. Con especial incidencia en el caso de los visitantes de Estados Unidos, país cerrado a los viajes desde Europa desde el inicio de la pandemia, en el porcentaje más alto de caída (87,7% menos) con 407.437 turistas, seguido de Irlanda (84,9% menos) con 329.759 turistas.

Por otra parte, Baleares fue la comunidad que más sufrió la incidencia del coronavirus con una caída del 87,4% en las llegadas (1,7 millones), seguida de Catalunya (80% menos), que se mantuvo otro año más como la comunidad autónoma de destino principal (20,4% del total de llegadas a España) con 3,9 millones de visitantes. Por detrás se situaron Canarias (3,7 millones de visitantes, un 71,2% menos) y Andalucía (2,7 millones de turistas, un 77,5% menos). La comunidad autónoma en la que los turistas dejaron un mayor gasto fue Canarias con 4.816 millones, un 71,4% menos que en 2019. Le siguieron Catalunya (con 3.640 millones y un descenso del 82,9%) y Andalucía (con 2.877 millones, un 76,8% menos que en 2019). 

Temas

Turismo