Foro Foment-PWC

La presidenta del Port insta a los políticos a no paralizar la actividad económica

Mercè Conesa anima a buscar consensos para evitar confinamientos, pese al periodo electoral

La infraestructura recortó los ingresos el 20% el año pasado pero constata ya la recuperación de los tráficos de mercancías

Mercè Conesa.

Mercè Conesa.

Se lee en minutos

La presidenta de Port de Barcelona, Mercè Conesa, reclamó este jueves la búsqueda de los consensos necesarios para que la lucha contra la pandemia no suponga la paralización completa de la actividad económica. Durante una conferencia en la sede barcelonesa de la patronal Foment del Treball (el foro Foment-PWC), Conesa ha instado a los partidos políticos a buscar vías de consenso para lograr ese objetivo, pese a las dificultades añadidas que supone el periodo electoral de los próximos meses. "La pandemia no puede parar la economía", ha destacado Conesa, que ha recordado que "una parada drástica de la industria comporta una recuperación lenta posterior del tráfico en el puerto de Barcelona", una infraestructura que supone un 74% del comercio exterior catalán. Ha reclamado medidas de apoyo al sector de la automoción, estratégico para la economía catalana y en especial para la actividad portuaria de Barcelona. Según Conesa, los datos del 2020 permiten aventurar que no se ha producido una relocalización de la industria, que la economía sigue siendo global y que las infraestructuras portuarias siguen siendo fundamentales. Es cierto que las importaciones (tráfico de contenedores) han caído 10,88%, quizá por el incremento de los proveedores locales, pero la actividad exportadora casi se recuperó en el balance del año. Pese a la caída del tráfico registrada en el 2020 debido a la pandemia, éste se recuperó en los últimos meses del año, "con tráficos récords" que superaron a los registrados en los últimos meses de 2019.

Según datos de Conesa, Port de Barcelona alcanzó unos ingresos de 138 millones de euros en el 2020, lo que supuso una caída de casi el 20% con respecto del año anterior. Pese a ello, en la recta final del año se recuperaron la mayoría de los tráficos y si no se producen confinamientos o una parálisis industrial la recuperación se da por descontada. "No confrontemos el bienestar y la salud con la economía productiva, hay que buscar un equilibrio", ha defendido Conesa. Pese a reconocer que la solución es complicada, la responsable del puerto ha apostado por potenciar el teletrabajo como una vía para buscar ese equilibrio.

Las palabras de Conesa han venido este jueves a apoyar la posición de la patronal Foment del Treball en la defensa de medidas urgentes de apoyo a los empresarios y las empresas como vía para reactivar la economía. Conesa también ha aludido a la necesidad de "desburocratizar" la administración, en la línea de reducir los trámites para dar vía libre a las inversiones. En su opinión es lógico mantener controles del gasto público, pero en la actualidad esos controles frenan la eficiencia. "No es lógico que para licitar 6 millones de inversión de Port de Barcelona sea necesaria la autorización del secretario de Estado de la autoridad portuaria, o que para otra de 15 millones sea necesaria la aprobación expresa del Consejo de Ministros", ha dicho Conesa. Port de Barcelona lleva años reclamando una mayor autonomía en la gestión de su presupuesto, ya que en ocasiones los sistemas de control actuales suponen "frenar la ejecución presupuestaria", según Conesa.

Port de Barcelona aspira a lograr 52 millones de euros de los fondos europeos para la recuperación. Los fondos Next Generation se destinarán fundamentalmente para mejorar las conexiones ferroviarias, las electrificación del puerto y la digitalización y mejora de los controles del tráfico interno portuario.

Balance financiero

Te puede interesar

El Puerto de Barcelona cerró el 2020 con una cifra de negocio de 138 millones de euros, un 19,9 % menos que en el año anterior, y con un tráfico total de 58.492.611 toneladas, un 11,17 % menos, según los datos provisionales de cierre del ejercicio dados a conocer por su presidenta, Mercè Conesa. En un conferencia en Foment del Treball, Conesa ha destacado que el resultado de explotación se situó en 10,3 millones, frente a los 40,2 millones del año 2019, mientras que el resultado antes de impuestos fue de 12,7 millones, cuando en el ejercicio anterior llegó a los 44,1 millones. Port de Barcelona cerró el 2020 con un flujo de caja -cash flow- de 61,9 millones, frente a los 97,1 de 2029 y un endeudamiento de 160,6 millones, cuando a finales del año anterior estaba en 178,6 millones. Frente a la mayor caída de actividad registrada en el mes de mayo (-34,01%), el tráfico creció un noviembre y diciembre, 13,12% y 23,15%, respectivamente.

Industrias como la agroalimentaria, la farmacéutica o la química siguieron en plena actividad en sus relaciones con el puerto frente a otras que sufrieron paradas "drásticas" como la del automóvil, lo que llevó a que el tráfico de vehículos del puerto registrase una caída del 38,24% en el 2020.