Adquisición

Cementos Molins se hace con el control Escofet 1886

La firma especializada en hormigón es la responsable del 'panot' de las aceras de Barcelona

Sede de empresa de Martorell Escofet 1886.

Sede de empresa de Martorell Escofet 1886. / Escofet Ciments Molins

Se lee en minutos

Cementos Molins ha reforzado su negocio en España con la toma de control de Escofet 1886, compañía especializada en el diseño e industrialización de elementos urbanos y hormigón arquitectónico. Con esta operación, materializada a través de la compra de participaciones a los dos primeros accionistas familiares de Escofet 1886, así como a otros más pequeños, Cementos Molins ha pasado de tener el 37% de las acciones a alcanzar el 76%. La presencia de Cementos Molins en el accionariado de Escofet se remonta a 1989, cuando adquirió el 25% de la sociedad.

 "La operación permitirá acelerar el crecimiento del negocio y aprovechar un gran potencial de sinergias gracias al prestigio de la marca Escofet y sus diseños innovadores junto a la competencia técnica e industrial de Cementos Molins y a su músculo financiero", ha destacado la compañía de la familia Molins en un comunicado.

 Escofet 1886, con casi 135 años de historia, tiene su sede en Martorell (Barcelona), cuenta con una plantilla de 88 trabajadores y ha obtenido una facturación de 14 millones de euros en 2019. La compañía está focalizada en los negocios de ambientación urbana (que incluye mobiliario de hormigón, mobiliario multi-material, pavimentos e iluminación) y en el de hormigón arquitectónico (que comprende elementos de fachada, cerramientos y elementos singulares, fabricados en hormigón autocompactante y de altas prestaciones).

 “Estoy muy contento con las oportunidades que presenta nuestra apuesta por Escofet, una empresa con un gran prestigio gracias al diseño y calidad de sus productos y con una marca que es un referente en el sector”, explica Julio Rodríguez, CEO de Cementos Molins. “Además, su apuesta por la innovación y su enfoque hacia la sostenibilidad casan a la perfección con la estrategia de Cementos Molins”, ha agregado.

  Una trayectoria centenaria

Escofet 1886 tiene su origen en Barcelona, ciudad que ha servido de escaparate para proyectar su negocio en el ámbito inernacional. La compañía, responsable entre muchos otros célebres proyectos del icónico 'panot' de la flor y del panot Gaudí de las calles de la capital catalana, ha colaborado a lo largo de su historia con las grandes figuras de la arquitectura como Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner, Enric Miralles, Jean Nouvel, David Chipperfield, Arata Isozaki o Toyo Ito y ha firmado proyectos en más de 40 países de todo el mundo.

Escofet, creada en 1886, es un símbolo industrial de Catalunya como productora de pavimentos y elementos urbanos, como lo fue en sus inicios en diseño y producción de mosaico hidráulico. En sus 135 años de existencia la familia Escofet que se ha mantenido al frente, con la creación de valor como divisa y una estrecha relación con la renovación urbana de Barcelona, desde las losetas características de la ciudad hasta la participación en grandes proyectos urbanísticos y en edificios emblemáticos. .

Te puede interesar

Cementos Molins desarrolla su actividad en España, Argentina, Uruguay, México, Bolivia, Colombia, Túnez, Bangladesh e India. Su modelo de negocio incluye la actividad de áridos, clinker, cemento, hormigón, morteros, prefabricados y gestión de residuos. Cuenta con casi 5.000 empleados repartidos en nueve países y en cuatro continentes.