crisis de la covid

El Gobierno inicia este lunes la negociación con los autónomos para prorrogar sus ayudas

  •  Actualmente 350.000 trabajadores por cuenta propia cobran un subsidio o prestación pública para paliar los efectos de la pandemia

  •  El parón económico se ha cebado con el colectivo y más del 60% ha visto caer su facturación por encima de 15.000 euros; según un reciente estudio de ATA

  El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en el Pleno del congreso de los Diputados . 

  El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en el Pleno del congreso de los Diputados .  / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Una vez cerrado el capítulo de los ertes, le toca ahora el turno a los autónomos. Las organizaciones más representativas del colectivo han sido citadas este lunes por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social para empezar a concretar cómo quedarán renovadas sus ayudas 'anti covid'. Actualmente 350.000 trabajadores por cuenta propia están cobrando un subsidio o prestación pública, tras un año especialmente complicado para el colectivo. 

El parón económico se está dejando notar entre los 3,2 millones de trabajadores autónomos en activo en España y más del 60% ha visto caer su facturación por encima de 15.000 euros; según un estudio presentado por ATA a principios de enero. El bolsillo de gran parte del colectivo se ha visto mermado por el tsunami desatado por el coronavirus, aunque, de momento, los autónomos están demostrando una sorprendente capacidad de resiliencia. 

Si bien el mercado laboral español cerró el 2020 con una pérdida de ocupados acumulada de 360.000 trabajadores, entre los afiliados al RETA el balance esquiva los ‘números rojos’. La Seguridad Social finiquitó el año con 1.851 autónomos más que como lo empezó, un avance testimonial que dice más por el propio avance que por la cuantía. 

"El autónomo, por naturaleza, intenta resistir todo lo que puede antes de cerrar. No sería descartable que en los próximos meses viéramos una caída de la ocupación, sobre todo en los sectores más afectados por la crisis. También es verdad que las ayudas para este colectivo han funcionado bastante mejor que los ertes, pero no todo el mundo podrá aguantar", apunta el profesor de economía de la UB Joan Antoni Alujas

Sectores como la hostelería o el comercio han sufrido especialmente las restricciones intermitentes que las diferentes comunidades autónomas han ido desplegando para contener el virus. Entre ambos sectores han perdido 15.065 autónomos en el último año. Otro gremios, no obstante, han seguido creciendo, a pesar o incluso gracias a la pandemia. Como es el caso del transporte, que ha ganado 8.013 nuevos autónomos, o la construcción, con 7.230 altas. 

La incógnita del 2021

La resiliencia que revelan las altas y bajas de la Seguridad Social no tapa el duro golpe que está suponiendo la pandemia para gran parte del colectivo. Episodios como el fiasco de la ayuda de 2.000 euros repartida por la Generalitat en noviembre y que se convirtió en un 'sálvese quien pueda', dan muestras de la estrechez con la que vive más de uno. 

Te puede interesar

Las previsiones para este 2021, pese a la expectativa de la vacuna, no son halagüeñas para el colectivo. Volviendo al barómetro de ATA presentado en enero, tres de cada cuatro autónomos encuestados cree que su volumen de negocio disminuirá o se mantendrá al mismo nivel que en el 2020. "El primer semestre de este año será de transición y es vital mantener las ayudas públicas, porque sino el Gobierno lo que estará haciendo es dejar caer a muchos negocios que hasta ahora han aguantado gracias a ese apoyo público y que pueden volver a ser viables cuando la situación sanitaria comience a normalizarse", apunta Alujas, de la UB. 

Es por este motivo que las organizaciones más representativas de los trabajadores autónomos -ATA, Upta y Uatae- se reúnen este lunes con el equipo del ministro José Luís Escrivá para prorrogar el blindaje social. Este protege actualmente a cerca del 10% del colectivo y sus actuales condiciones vencen el 31 de enero. El planteamiento, según fuentes cercanas a las conversaciones, será de perfil continuista. Y, si Escrivá plantea dar un tratamiento equiparable a asalariados y autónomos, las nuevas ayudas se extenderán hasta el 31 de mayo.