Cambios en la inversión

El frenazo aéreo beneficia a la industria aeroespacial

Un estudio de Deloitte prevé un crecimiento del 15% de los servicios relacionados con el espacio

El frenazo aéreo beneficia a la industria aeroespacial
Se lee en minutos

El sector aeroespacial crecerá el 15% el próximo año pese a la crisis económica. Como efecto colateral de las limitaciones a la movilidad y la ralentización de la demanda de aeronaves, los expertos prevén que las inversiones fluyan a los desarrollos y proyectos vinculados con el espacio. Es una de las previsiones realizadas por la consultora Deloitte en su informe 2021 Aerospace and Defense Industry Outlook, que prevé que las entregas de aviones a las aerolíneas aumentarán de 670 en el 2020 a 900 en el 2021, el 34,3% más, pero un 44% menos del récord de entregas del 2018, muestra del impacto de la pandemia del coronavirus.

Impulso a la estrategia New Space de la mano de Puigneró

El 'conseller' de Polítiques Digitals y Administracions Públiques, Jordi Puigneró, mantuvo este jueves un encuentro virtual con más de un centenar de representantes de empresas, agentes de investigación e innovación y otros actores implicados en el sector del espacio catalán. La estrategia New Space está en marcha pese a las críticas recibidas por plantearse en tiempos de pandemia y plantearse al margen de la política espacial estatal. Puigneró ha destacado la oportunidad la creación del área de desarrollo empresarial y científico vinculado al espacio en el Aeropuerto de Lleida-Alguaire, que incluye un Spaceport dedicado a misiones de vuelo suborbital, un centro de pruebas de propulsión para cohetes-lanzadera, un parque empresarial y un centro de formación. También está en marcha la licitación para el diseño, construcción y lanzamiento durante el primer semestre de este año de dos nanosatélites para desplegar y validar aplicaciones y servicios experimentales de conectividad global de internet de las cosas y de observación terrestre, y el desarrollo de el anteproyecto de ley que permitirá la creación de la Agencia Espacial de Catalunya, al que el Govern ha dado vía libre esta misma semana.


El estudio de Deloitte prevé un crecimiento del 15% en los servicios de lanzamiento espacial. Esta industria aeroespacial es una de las que el propio Govern de la Generalitat ha destinado una atención especial, con el impulso de proyectos para el lanzamiento de microsatélites y hasta el desarrollo de una estación espacial catalana en Lleida. Según el Govern, el sector generará en Catalunya 1.200 nuevos puestos de trabajo y una facturación de unos 300 millones de euros en cinco años. Eso significaría multiplicar por 2,5 el número de empresas en el sector, multiplicar por cuatro el empleo y por seis la facturación sectorial actual.

"Se prevé que la exploración espacial siga creciendo en el 2021 debido a la disminución de los costes de lanzamiento y los avances en tecnología", concluye el estudio de Deloitte. En la primera mitad del 2020 las inversiones espaciales alcanzaron los 12,1 mil millones de dólares y es probable que el impulso de las inversiones se mantenga sólido en el 2021, añade el informe.

Los expertos esperan que la actividad en materia de fusiones y adquisiciones de la industria aeroespacial y de defensa se recupere en el 2021 impulsada por una mayor liquidez. El informe de Deloitte apunta a la probabilidad de que proveedores bien capitalizados busquen oportunidades de consolidación, "ya que las tasas de producción más bajas en la industria aeroespacial comercial podrían obligar a los actores más débiles a vender y reestructurar activos". Es probable que empresas de segmentos específicos busquen fusiones y adquisiciones para construir escala, mientras que otras podrían iniciar estrategias de integración vertical y horizontal para capturar valor, impulsar la competitividad o adquirir capacidades de nicho específico y tecnologías emergentes.

En lo referente al mercado español, Jordi Llidó, socio responsable de la industria de Fabricación de Deloitte, afirma que "a la espera de posibles movimientos corporativos que pudieran involucrar a los grandes operadores tanto del sector de aeroestructuras como de motores, se cree que en el 2021 se producirá un repunte en el número de operaciones una vez se vayan retirando las medidas de estímulo". El efecto de la disminución general de entregas de aviones provocado por la pandemia "hará necesaria una integración y racionalización entre los distintos proveedores de componentes en búsqueda de mayores eficiencias", añade.

La actividad aérea comercial no se recuperará previsiblemente hasta el 2024. Por ello, la demanda de aviones se ha reducido en torno a un 6,4% a finales de septiembre de 2020, pasando de las 13.800 unidades a las 14.700 de 2018; "si bien se espera que esa cifra total pueda aún verse afectada", prevén los expertos de Deloitte. Esta caída de la demanda de aviones "afectará negativamente a todo el ecosistema, particularmente a los proveedores de tamaño mediano y pequeño", pero también a la industria de proveedores.

Por lo que respecta al sector de defensa, se prevé que el gasto mundial crezca aproximadamente un 2,8% en 2021, superando los 2 billones de dólares. En este sentido, los presupuestos de defensa a nivel global, así como los ingresos de las empresas del sector, se estima que se mantengan estables ya que los programas militares siguen siendo críticos para la defensa en un contexto de tensiones geopolíticas.

Las tecnologías aeroespaciales emergentes

1.  Movilidad aérea avanzada. Los nuevos métodos de transporte podrían conllevar un cambio de paradigma y transformar por completo la movilidad. En 2021 se incorporarán más players al sector y se avanzará en las fases de prueba, allanando el camino para la comercialización.

2.  Hipersónicos. EEUU, China y Rusia están trabajando en el desarrollo de vehículos deslizantes hipersónicos y misiles de crucero. Es probable que en 2021 EEUU realice pruebas de vuelo de su cuerpo de deslizamiento hipersónico.

Te puede interesar

3.  Propulsión eléctrica. En 2021 podríamos ver vuelos experimentales con motores de propulsión híbridos o eléctricos, a medida que los desarrolladores avanzan en el desarrollo tecnológico.

4.  Aviones propulsados por hidrógeno. Además del anuncio realizado por Airbus a este respecto, es probable que otros fabricantes anuncien en 2021 conceptos y planes de desarrollo similares.