Crecimiento de una infraestructura básica

Port de Barcelona reclama nuevos espacios para impulsar su plan estratégico

La presidenta, Mercè Conesa, reconoce que las instalaciones ya ocupan el 97% del espacio disponible

La infraestructura aspira a concentrar 70.000 millones de euros anuales en comercio exterior en cinco años, respecto de los 65.000 millones actuales

Acto de presentación del plan estratégico de Port de Barcelona.

Acto de presentación del plan estratégico de Port de Barcelona.

Se lee en minutos

El puerto de de Barcelona requiere espacios para crecer y consolidar sus planes de desarrollo para los próximos años. La presidenta de Port de Barcelona, Mercè Conesa, ha presentado este miércoles el IV Plan Estratégico de Port de Barcelona por el que pretende afianzar la infraestructura en un contexto económico difícil y de fuertes cambios a escala internacional. Los objetivos planteados muestran, según Conesa, "la necesidad de nuevos suelos logísticos y su búsqueda exige la colaboración público-privada", ya que actualmente el porcentaje de ocupación de los espacios de Port de Barcelona es del 97%. La dirección de Port de Barcelona ha diseñado los objetivos y proyectos para los próximos cinco años, pero también la estrategia a seguir o la "hoja de ruta" hasta 2040, con un total de 12 objetivos formales. El puerto de Barcelona supone el 1,7% del PIB catalán y hasta el 7% si se cuenta el conjunto de la actividad logística al que está asociado. Desde un punto de vista del comercio exterior, la infraestructura canaliza el 25% del tráfico marítimo con otros países (el 74% de Catalunya).

El plan presentado en la sede de la patronal Foment del Treball pretende ser un elemento de estímulo ante una situación económica complicada, derivada de una crisis económica, sanitaria y climática. Para Conesa, "Europa ya no es el centro de la actividad económica mundial" y es necesario dibujar nuevas estrategias de crecimiento para un futuro marcado por las "disrupciones sistémicas" y crecientes procesos de concentración en la industria marítima.

Sostenibilidad

El plan de Port de Barcelona pone el acento en tres grandes ámbitos de actuación; sostenibilidad económica, medioambiental y social. En el corto plazo, el objetivo es el crecimiento del comercio exterior hasta los 70.000 millones de euros en el año 2025, frente a los 65.000 millones actuales. Con respecto a la sostenibilidad medioambiental, el objetivo es tener el 50% de los muelles de contenedores electrificados (60 millones de inversión), potenciar las conexiones terrestres por ferrocarril (400 millones de inversión) y expandir buena parte de las operaciones a terminales del Vallès y el Penedès. La zona de contenedores debería trasladarse en el futuro a la zona sur del puerto, más próxima al área del Llobregat y dejar libres otras zonas para nuevos desarrollos.

La idea global del plan estratégico es conseguir que el puerto de Barcelona trascienda de su papel como infraestructura portuaria y sea un nodo en el que confluyan todos los medios de transporte de modo eficiente, independientemente del origen o destino final de las mercancías. Que BCN sea la puerta de entrada para el resto de Europa.

Respecto de las emisiones, el objetivo es reducir las emisiones el 30% mediante la progresiva electrificación de los amarres y buques, así como por la utilización de otro tipo de combustibles en la actividad marítima (como el GLP).

Noticias relacionadas

En cuanto a la sostenibilidad social, se pretende incrementar la fuerza laboral hasta llegar a las 40.000 personas trabajando diaria o regularmente en el puerto (actualmente unas 37.000 personas).

Conesa ha hecho referencia también al "imprescindible" sector de actividad en torno a los cruceros, actualmente totalmente paralizado por la pandemia. Ha anunciado un "calendario realista" para el restablecimiento de la actividad, vital para el futuro del puerto.