SERVICIOS

Agbar insta a un pacto con la Administración para impulsar BCN como 'hub' mundial del agua

El presidente de la compañía, Ángel Simón, admite que es un "problema" para la compañía incluir las basuras en el recibo del agua

Ángel Simón, presidente de Agbar, derecha, y el abogado, Miquel Roca.

Ángel Simón, presidente de Agbar, derecha, y el abogado, Miquel Roca.

Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El presidente de Aguas de Barcelona (Agbar), Ángel Simón, ha reconocido este martes que ha recibido "un silencio" por parte de la Administración a su propuesta de impulsar Barcelona como 'hub' o centro de investigación de alcance internacional en el campo del agua. Para Simón es necesario establecer un "pacto social" que asegure el marco jurídico que impulse al área metropolitana de Barcelona como centro de desarrollo e investigación "de alcance global" que haga de la capital de Catalunya "un referente internacional de la responsabilidad climática".

El directivo, que ha participado en un encuentro empresarial del foro Barcelona Capital, en el Círculo Ecuestre de Barcelona, ha reconocido que "no se siente acompañado" por la Administración en ese ambicioso proyecto, que pretende aglutinar a más de 200 entidades en el desarrollo de proyectos de todo tipo relacionados con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), e implicar de una manera y otra a otras 1.600 instituciones. Según Simón, Agbar tiene preparados para Barcelona del orden de 1.500 proyectos para los próximos cuatro años.

Para Simón, la polémica de si la gestión del agua ha de ser pública o privada es un "falso debate" en un contexto en el que el actual servicio está próximo a la excelencia y de la mano de una compañía líder en proyectos de investigación. Simón ha reconocido que ha propuesto el mantenimiento de las tarifas y del empleo en la compañía, más un plan inversor, a cambio de un marco legal que asegure el mantenimiento del conocimiento y el desarrollo de nuevos proyectos en la ciudad, pero que no ha recibido respuesta.

Noticias relacionadas

Aguas de Barcelona siempre critica que mantener, por ejemplo, los impuestos por residuos en el recibo del agua ha supuesto un lastre para la compañía en su imagen pública. "En la práctica, somos recaudadores de impuestos, el 65% del recibo se corresponde con las basuras y nos toca atender las reclamaciones. Tenemos un problema", ha concluido Simón. El presidente de Agbar ha explicado que el precio del agua ha subido en torno a la inflación mientras que la subida de los otros elementos que se incluyen en la factura han subido el 80%. "En un recibo de unos 50 euros cada dos meses, solo 22 euros corresponden al agua, el resto son impuestos", ha explicado.

El impacto de la crisis en la empresa se ha dejado notar y las cuentas no se recuperarán hasta el ejercicio 2023 en un contexto de "incertidumbre" a la hora de planificar futuras inversiones. Pese a ello, Simón considera que la "vertiente social" de la compañía es un "pilar estratégico". Aún así, asegura que es necesario delimitar claramente, para evitar impagos injustificados, cuáles son los colectivos vulnerables, algo que en otros países se estipula mediante indicadores de renta claros y que en España está bajo la supervisión subjetiva de los servicios sociales, ha dicho.

Temas

Agbar