Por el covid

Fira de Barcelona reducirá la facturación el 62% este año

La institución prevé unos ingresos de 82 millones de euros frente a los 220 del 2019

Las aportaciones de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona pasan de 2,5 millones a 10 millones para compensar la caída de la actividad

Pau Relat, Ada Colau, Ramon Tremosa y Agustí Serrallonga.

Pau Relat, Ada Colau, Ramon Tremosa y Agustí Serrallonga. / JORDI OTIX

Se lee en minutos

Fira de Barcelona cerrará este año con una facturación de 82 millones de euros --y un resultado de explotación de 100.000 euros--, lo que supone un 62,72% menos que en el 2019, cuando alcanzó los 220 millones de euros de ingresos. El impacto de la pandemia, que supuso la suspensión de la práctica totalidad de los salones y concretos durante el pasado año tendrá un impacto directo y rotundo en los ingresos. Así lo explicó este viernes el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, acompañado del presidente del consejo de administración de Fira de Barcelona, Pau Relat; la presidenta del Consell General de Fira de Barcelona y alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el ‘conseller’ de Empresa i Coneixement, Ramon Tremosa.

El respaldo económico de la Generalitat y el Ayuntamiento se ha reforzado para afrontar la situación derivada de la pandemia y respaldar a la institución ferial, con una aportación que pasa de los 2,5 millones previstos a 10 millones, a partes iguales entre administraciones. Los planes de ampliación de la feria en Gran Via se reafirman y el calendario previsto de apertura de las nuevas instalaciones se mantiene para el 2024. 

Ada Colau resaltó la capacidad de adaptación del equipo de gestión de Fira de Barcelona para adaptarse a la pandemia, y reiteró que la suspensión el año pasado del Mobile Wold Congres fue «acertada». El «esfuerzo suplementario para las cuentas» por parte del Ayuntamiento y la Generalitat es una muestra, según Colau, de que Fira de Barcelona es un «actor esencial para la reactivación económica».

Tremosa destacó la importancia de la actividad ferial para impulsar la internacionalización de las empresas, factor clave para la recuperación económica que se desarrollará el año que viene, gracias también al aumento de la tasa de ahorro y el previsible aumento del consumo. 

En opinión de Pau Relat, «hay que estar satisfechos con el cierre económico del año» ante la gravedad de la crisis, ya que se ha logrado salvar el ejercicio con la «máxima solvencia».  

Serrallonga ha destacado que el mantenimiento de los planes de ampliación de la Fira son un elemento fundamental para la institución y su actividad durante los próximos 20 años. Esta ampliación del recinto de Gran Via permitirá pasar de 240.000 metros cuadrados disponibles a 300.000, lo que supone equiparar las instalaciones a las de Fráncfort, Hannover o Milán. 

La facturación prevista para el 2021 será de 125 millones de euros. Serrallonga ha definido los resultados del 2020 como de «de equilibrio», gracias a la organización de salones virtuales durante el año, «que vienen para quedarse» y complementar la actividad ferial tradicional». 

La feria Alimentaria, prevista para mayo, será una de la pruebas de choque de la actividad ferial en Barcelona, que no se normalizará previsiblemente hasta la recta final del año. Se espera una feria Alimentaria de contenido y asistentes más locales, aunque la decisión de mantener la convocatoria o suspenderla deberá tomarse en marzo aproximadamente, en función de los efectos de la pandemia, la efectividad de las vacunas y la movilidad internacional. Fira de Barcelona prevé salones más pequeños de lo habitual en el inicio del 2021, como una actitud de «prudencia», ya que según Serralonga «no antes de octubre o noviembre» será posible una reactivación total de la actividad.

El 2021 se dibuja como el año de transición y la recuperación de la actividad ferial y congresual en todo el mundo. En esta línea, Fira de Barcelona prepara el retorno a la actividad presencial con cuidadosas medidas de seguridad. Los salones profesionales más relevantes son Alimentaria, MWC Barcelona o el ISE. La institución volverá a ser un potente motor económico y social del territorio, contribuyendo a la necesaria reactivación del tejido industrial.

Destaca en el calendario la prevista celebración de Alimentaria, del 17 al 20 de mayo, que reúne una de las mayores ofertas de la industria agroalimentaria en Europa; el Automobile, el ISE, el salón más importante del mundo de la industria audiovisual, que llega a Barcelona por primera vez del 1 al 4 de junio, tras organizarse hasta ahora en Ámsterdam, y MWC Barcelona, la mayor feria internacional del ecosistema de las comunicaciones móviles, organizada por GSMA, que tendrá lugar del 28 de junio al 1 de julio.

Además, Fira prepara también otros importantes salones profesionales como Hispack y Alimentaria Foodtech, sobre 'packaging' y tecnología alimentaria; Smart City Expo World Congress, evento líder en soluciones urbanas inteligentes; Piscina & Wellness que tendrá lugar junto con Barcelona Building Construmat; IOT Solutions World Congress dedicado al internet de las cosas; Expoquimia, Eurosurfas y Equiplast, las tres grandes citas de la química aplicada, o BforPlanet. En 2021 se prevé asimismo la celebración de otras ferias referentes de la institución como Automobile Barcelona, Barcelona Bridal Fashion Week, Saló de l’Ensenyament y Futura, Salón Náutico, Caravaning, Gastronomic Forum Barcelona, Bizbarcelona, el Saló de l’Ocupació o B-Travel.

En el calendario figuran también destacados eventos organizados por otros operadores como Seafood Expo Global/Seafood Processing Global, el más importante sobre productos del mar que hasta ahora tenía lugar en Bruselas; el Congreso Europeo de Medicina Respiratoria (ERS International Congress); Barcelona Specs (sector de la óptica); Ibtm World (turismo de negocios); European LPG Congress (industria del gas licuado), IAAPA Expo Europe (parques de atracciones y ocio); VM World (sector TIC), Affiliate World Europe (e-commerce) o In-Cosmetics (industria cosmética). Se suman también otras citas como el Sónar, Comic Barcelona, Barcelona Meeting Point y SIL, entre otras.

En cuanto a su actividad exterior, Fira prevé coorganizar el próximo año Smart City Expo en Mérida (México), Santiago de Chile, Curitiba (Brasil) y Atlanta (EEUU), que se añaden a las ediciones de Piscina y Alimentaria en México, y los salones Energías Renovables y Transporte y Logística en Cuba. También continuará colaborando en el diseño y gestión de recintos feriales en China.

Pese a la paralización ferial fue posible mantener algún nivel de ingresos, gracias a la realización de los eventos corporativos de SAP y Cisco, así como Barcelona Wine Week, antes del estallido de la pandemia y, posteriormente, a la celebración en formato presencial e híbrido de Bizbarcelona, el Saló de l’Ocupació, FHG Forum (alimentación); y las ediciones digitales de FiraCampusVirtual; Valmont Barcelona Bridal Fashion Week; Liber y Smart City Live. Han tenido lugar, además, diversos foros y webinars de diferentes salones y la celebración, en formato virtual, de Smart City Expo Latam (México) y Smart City Expo Santiago de Chile.

Constantí Serrallonga ha explicado que este volumen de negocio, dadas las circunstancias, ha sido posible también gracias a la facturación de diferentes servicios a diversos organizadores y clientes, que se materializaron antes de la cancelación o aplazamiento de los eventos, debido a la anticipación con la que se trabaja previa a la celebración.

Ha hecho, asimismo, hincapié en que “dada la excepcionalidad del momento estos resultados son incomparables con los de ejercicios precedentes” y ha subrayado el importante esfuerzo de contención de costes aplicado por la institución, entre los que se incluye un Erte para toda la plantilla, de carácter flexible y con diferentes grados de afectación.

Motor económico y proyectos futuros

Al reanudar su actividad en 2021, Fira de Barcelona se ha fijado un objetivo prudente de obtener unos ingresos superiores a los 125 millones de euros y ser de nuevo motor económico y social para las empresas, sobre todo pymes, y para el país. En este sentido, cabe resaltar que, en un contexto de plena actividad ferial, la institución genera un impacto económico anual de 4.710 millones de euros, con un Valor Añadido Bruto (VAB) equivalente al 1% del PIB de Cataluña, 35.000 puestos de trabajo y 971 millones de recaudación fiscal, según un estudio elaborado por el Instituto de Economía de Barcelona (IEB) de la Universidad de Barcelona (UB) que se centra en el periodo 2015-2019, ejercicio este último en el que los ingresos ascendieron a casi 220 millones de euros y el Ebitda a cerca 25 millones.

Te puede interesar

En 2021 se seguirá desarrollando el plan de ampliación del recinto de Gran Via, que supondrá un incremento del 25% de su superficie actual y permitirá el crecimiento de los salones existentes y la captación de nuevos eventos. En este sentido, el estudio de la UB estima que se producirá un impacto de 675 millones de euros anuales adicionales entre los años 2024 y 2028, a los que deben sumarse otros 211 millones durante el periodo de construcción de la nueva instalación, que está previsto finalizar en 2024. Asimismo, para proyectos de digitalización, innovación, sostenibilidad e infraestructuras Fira opta a acceder a los fondos europeos de recuperación Next Generation EU.

Por otro lado, a finales del próximo año, Fira de Barcelona asumirá la gestión del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB) que, con sus 100.000 metros cuadrados y más de un centenar de eventos anuales, reforzará la estrategia global de Barcelona en materia de ferias y congresos al permitir un desarrollo integral de los diversos equipamientos feriales de la ciudad.

Temas

Empresas