condiciones de trabajo

Europa apuesta por seguir subiendo sus salarios mínimos

Alemania, Francia y Reino Unido han mantenido pese a la pandemia sus calendarios para revisar al alza sus sueldos mínimos

Sassoli, Macron y Merkel (de izquierda a derecha) departen durante el Consejo Europeo de esta semana.

Sassoli, Macron y Merkel (de izquierda a derecha) departen durante el Consejo Europeo de esta semana. / KENZO TRIBOUILLARD (EFE)

Se lee en minutos

Mientras España abrirá esta semana el debate sobre si el salario mínimo interprofesional debe seguir subiendo este próximo 2021, las principales economías europeas ya tienen fijados sus calendarios para revisar al alza sus suelos salariales. Alemania, Francia y Reino Unido han mantenido sus calendarios pese a la pandemia y tienen fijados incrementos dentro de sus respectivos sistemas. En este reportaje cuatro corresponsales retratan en qué estado se encuentran los salarios mínimos de las principales potencias europeas.

Alemania: El incipiente salario mínimo sigue creciendo

Alemania se encuentra en un momento excepcional generado por la pandemia, lo que exige medidas económicas excepcionales. Así lo argumentó Angela Merkel esta semana en el debate general en el Bundestag sobre el presupuesto del 2021: además de un mayor endeudamiento público para financiar ayudas directas a empresas, ventajas fiscales y mayor apoyo económico a las familias, el gobierno federal se comprometió el pasado octubre a aumentar el salario mínimo interprofesional.

El salario mínimo en Alemania, actualmente en 9,35 euros brutos a la hora (unos 1.500 en el equivalente mensual en España), debería aumentar hasta los 9,50 euros a partir del próximo enero (entorno a 1.600 mensuales). En julio del 2021, debería incrementarse 10 céntimos más hasta los 9,60 euros netos a la hora. Y a partir del verano del 2022, debería alcanzar paulatinamente los 10,45 euros por hora trabajada.

Más allá del salario mínimo, los sindicatos negocian con las diferentes patronales y empresas convenios colectivos bastantes superiores al salario mínimo profesional, inexistente hasta hace pocos años en la locomotora económica europea y al que el gran empresariado se opuso ferozmente con el argumento de que generaría una ola de desempleo. La tasa de paro oficial hoy en Alemania está por debajo del 6%, informa Andreu Jerez.

Francia: Macron se limita al incremento mínimo

El próximo 2021, marcado por una importante recesión económica ligada a la pandemia de coronavirus, el Gobierno de Macron se atendrá a los consejos de su comité de expertos y limitará la subida del salario mínimo a únicamente “entre el 1 y el 1,2%”. Este aumento corresponde a su revalorización automática. "Teniendo en cuenta la tesitura actual, será un aumento que obviamente no es maravilloso, pero tampoco insignificante", defendió el primer ministro, Jean Castex, el pasado 2 de diciembre. Este año "no habrá un empujoncito al SMIC", resumió el jefe del Ejecutivo.

10,15 euros brutos la hora, es decir, 1.539,42 euros brutos al mes por un empleo de 35 horas semanales, es el salario mínimo legal establecido en Francia este 2020. La legislación francesa sanciona con una multa de 1.500 euros a quienes no respeten esta remuneración básica. Cada año, el 1 de enero, el Gobierno revaloriza el SMIC (salario mínimo interprofesional de crecimiento) en función de dos criterios: la inflación constatada por el 20% de los hogares con ingresos más bajos y el 50% de la evolución salarial de obreros y empleados (SHBOE). La decisión gubernamental está sujeta a la consulta facultativa de un grupo de expertos formado por organizaciones de empresarios y trabajadores, pudiendo optar por una revalorización superior a los cálculos de base, informa Irene Casado.

Reino Unido: Revisiones al alza a diferentes rimtos

En el Reino Unido el salario mínimo se establece de acuerdo a la edad de los trabajadores. Actualmente es de 8,72 libras a la hora, unos 1.580 euros al mes, para los mayores de 25 años, en torno a 19.000 euros al año, en 12 pagas. Ese salario supuso una subida del 6,2 % con respecto al anterior del 2019, un incremento por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC) que este año ha sido de 1,3%. A partir del 6 de abril del 2021 el salario mínimo se ampliará a los mayores de 23 años y pasará a ser de 8,91 libras a la hora (2,2% +), según anunció en noviembre el ministro de Finanzas Rishi Sunak.

También aumentará la retribución a los más jóvenes. Los trabajadores entre 21 y 22 años pasarán de 8,20 libras a la hora a cobrar 8,36 (2% +). Los que tienen entre 18 y 20 años de 6,45 a 6,56 libras (1,7 +). Los aprendices pasan de 4,15 a 4,30 (3,6% +). En abril del 2019 había 2 millones de trabajadores percibiendo el salario mínimo en el Reino Unido, lo que equivale al 7% del total de trabajadores, informa Begoña Arce.  

Italia: Sin salario mínimo, pero con previsión de crearlo

En Italia no existe un salario mínimo mensual establecido por ley. Cada sector laboral dispone de mínimos negociados con los sindicatos, que actualmente oscilan entre el más bajo de 6,60 euros por hora trabajada (1.144 al mes de la confección) y el más alto de 11.11 euros por hora (1.925 al mes de los bancarios).

Noticias relacionadas

En vistas de 2021 y en el contexto de una tentativa de la UE para establecer un salario mínimo comunitario, Italia está barajando una cantidad de 950 euros brutos mensuales. Dado que los impuestos que graban sobre el trabajo son entre los más altos de la UE, el gobierno ha empezado a disminuir estos costes. Por ejemplo, los salarios del sur (en Italia coincide con las zonas más pobres) ya cuentan con una disminución del 30%.

Actualmente todos los italianos por debajo de unos ingresos mínimos (el Isee económico familiar, con cuotas “hasta 20.000 euros por año y de 20.000 hasta 50.000), cuentan con un salario mínimo de 780 euros al mes. Se conocen con distintos nombres de acuerdo con la introducción del mismo en los años: salario mínimo,renta de inclusión, renta de ciudadanía. Son acumulables solamente hasta alcanzar el importe mensual de los 780 euros, importe considerado como “umbral de la pobreza”, informa Rossend Domènech.