Sector financiero

El Sabadell asume la venta a pérdidas el TSB aunque espera ganancias de capital

Los analistas apuntan que la valoración de la filial británica está entre 800 y 1.000 millones de euros

  • Cualquier venta por encima de los 400 millones le permitirá al banco mejorar su solvencia
  • La entidad mantiene conversaciones con bancos franceses e italianos para firmar una alianza comercial
Transeúntes ante una oficina del Lloyds TSB en el centro de Londres, el pasado enero.

Transeúntes ante una oficina del Lloyds TSB en el centro de Londres, el pasado enero. / ARCHIVO / EFE

3
Se lee en minutos
Max Jiménez Botías
Max Jiménez Botías

Periodista

ver +

Pocas dudas tienen los analistas de que la venta del TSB, la filial británica del Banc Sabadell, será a pérdidas. La necesidad del banco vallesano de desprenderse de ese activo, tras el fiasco de la integración con el BBVA, para mejorar sus ratios de solvencia y cambiar el rumbo de su estrategia empresarial, pone en situación de desventaja al vendedor con respecto a los posibles compradores. Así lo asume la dirección del banco, que da por hecho, sin embargo, que las pérdidas que pueden generarse con la venta y su efecto en el capital, quedarán compensadas al quitarse del balance el activo británico.

En el ánimo de la entidad financiera se asume que vender el banco por encima de los 300 millones de euros le permitiría un balance positivo en capital, apuntan algunos analistas, pese a la pérdida contable que supondría desprenderse a ese precio de un activo que costó 2.300 millones cuando fue adquirido en el 2015. La sociedad de análisis Fidentis, por su parte, precisa que el banco debería ser vendido por más de 400 millones para evitar pérdidas de capital. Pero el Sabadell estaría pensando en ingresar entre 800 y 1.000 millones de euros por esta operación, lo que generaría una mejora de capital  CET1 de unos 30-60 puntos básicos. Las expectativas de los analistas, en todo caso, se resuelven en una evolución positiva de la acción tras la lógica caída posterior a la ruptura de las conversaciones con el BBVA.

Después de todo, el banco asume su error: la venta de la filial británica representa la expiación por el ‘pecado original’ que supuso su adquisición y que en boca de un analista se resume en: “¿Qué hace un banco especializado en pymes en España vendiendo hipotecas a los británicos?”. Ese pecado fue reconocido por el propio presidente del banco, Josep Oliu, cuando en el 2017 desveló involuntariamente que el destino del TSB, dos años después de su adquisición, era la venta, tras comprobar los efectos indeseados --las pérdidas-- que acabó generando esa operación cuando llevó a cabo la transición tecnológica.

El interés de los 'challengers'

Costó sangre, sudor y lágrimas al banco, pero al menos --se reconoce ahora--, esa avanzada plataforma tecnológica resulta de interés para los ‘challengers’ (los bancos pequeños que desafían la supremacía de los HSBC, Halifax, RBS, Barclays, Lloyds o Santander en el Reino Unido) que pueden tener interés en participar en el proceso competitivo que abrirá el Sabadell para la venta de su filial. “Todavía no ha llegado el momento. Hay que esperar a que se resuelva la negociación del ‘brexit’ y comiencen a verse los primeros efectos de la distribución de la vacuna”, apuntan fuentes del Sabadell. Pero después de que Goldman Sachs haya realizado la prospección de mercado Los nombres emergentes puede ser los de Virgin Money Mobile Banking, Arom, Moense, Monzo, Revolut o Starling, Nacidos en el entorno ‘fintech’, pero a los que una plataforma con seis millones de clientes puede resultar un reclamo atractivo, particularmente si su digitalización ya está resuelta.

Abandonar el Reino Unido se plantea como una necesidad estratégica. Pero no cierra la puerta a la internacionalización del banco. Solo que ahora el objetivo es encontrar las alianzas comerciales que puedan aportar sinergia al banco español al tiempo que se acerca a la demanda de alianzas intereuropeas que reclaman las autoridades monetarias de la UE. 

Noticias relacionadas

Los directivos del Sabadell ven ahora una oportunidad en posibles alianzas con bancos Europeos en Frrancia e Italia, principalmente. No se trata de intercambios accionarias, más bien comerciales, al estilo del que el banco mantiene con Mapfre para al venta cruzada de productos. Le permitiría poner el pie en aquellos mercados de la misma forma que facilitaría el camino a la entrada en España de los bancos extranjeros. "Un primer paso para un entendimiento de mayor profundidad", señalan fuentes consultadas.

Crédit Agricole parece uno de los mejores candidatos según diferentes analistas del mercado, pero no es el único con el que estaría manteniendo conversaciones la entidad financiera. BNP Paribas, en Francia, o Unicredito, en Italia, entre otras entidades con las que se mantienen conversaciones, parecen estar dentro del universo de los intereses del banco de origen vallesano.