previsiones

El Gobierno avanza un crecimiento del PIB del 2,4% para el cuatro trimestre

Escrivá, sostiene que la evolución del empleo permitirá cerrar el último trimestre con números positivos

Sus previsiones difieren de las realizadas por la OCDE o Funcas, que aventuran un retroceso ante la segunda ola

El crecimiento del empleo y la estabilización de los ertes por rebrote provocan que el Gobierno suavice sus previsiones de caída del PIB para este 2020, que pasarían del 11,2% al 10,3% pronosticado por Escrivá

  El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en el Pleno del congreso de los Diputados . 

  El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en el Pleno del congreso de los Diputados .  / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

La economía española crecerá durante el cuarto trimestre el 2,4%, según las últimas estimaciones publicadas este martes por el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá. Sus cálculos se fundamentan en la actual evolución del empleo, aferrada a la senda del crecimiento pese a las últimas restricciones de la segunda ola covid. Según los mismos, el PIB español podría crecer el 2,4% en el cuarto trimestre respecto al tercero, lo que dejaría un balance para el conjunto del 2020 de una caída del 10,3%, casi un punto mejor de lo inicialmente previsto por el Gobierno (-11,2%) pese a los rebrotes de esta segunda ola.

Las últimas estimaciones de Escrivá difieren de otras publicadas durante los últimos días y semanas por diversas casas de estudios. Con indicadores hasta el 4 de diciembre, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) aventura un escenario de crecimiento para el cuarto trimestre, pero menos optimista (1,1%) . La Comisión Europea, la OCDE o Funcas, directamente son más pesimistas y pronostican números rojos para los últimos tres meses del año, con mayor o menor intensidad.

Escrivá augura un cuarto trimestre en números verdes, que, no obstante, no acabaría compensando el derrumbe registrado durante los dos primeros trimestres del año tras la llegada del virus. El titular de Seguridad Social avanza que en la primera semana de diciembre el empleo sigue su tendencia al alza y que prevé finalizar el mes con un saldo positivo de 47.000 nuevos afiliados. Esta cifra, sumada a la estabilización de los trabajadores en erte (en torno a los 700.000 afectados) y a los autónomos en situación de cese de actividad (unos 350.000), sirve a Escrivá para apuntalar sus previsiones de crecimiento.

Los cálculos de Escrivá no son una nota disonante dentro del cuadro de previsiones del Gobierno, aunque sí la más optimista. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, anticipó a mediados de noviembre que el "escenario central" para el cuarto trimestre no era de una caída del PIB, aunque evitó ponerle cifra. Sí lo hizo la Comisión Europea, que contempla un escenario ligeramente negativo para este último trimestre, concretamente de un retroceso del 0,2%. La cifra final que acabe registrando la economía española en estos últimos meses condicionará, en parte, el balance del año. Las previsiones oficiales del Gobierno aventuran que el PIB cerrará este 2020 con una caída global del 11,2% y con los nuevos datos de Escrivá, dicho descenso se suavizaría hasta el 10,3%.

Diferentes escenarios

Las previsiones de Escrivá ofrecen un escenario más optimista que las elaboradas por su anterior casa, la Airef. El actual ministro de Inclusión fue antes presidente de la entidad supervisora, cuyas previsiones para el cuarto trimestre (realizadas el pasado 4 de diciembre) anticipan un crecimiento del 1,1%, más moderado que el 2,4% de Escrivá. Otras casas de estudios de referencia, como Funcas, ven en la segunda ola un lastre que arrastrará al PIB a números rojos en el cuarto trimestre. Los economistas de la fundación anticipan apuntan en su último informe que la caída del PIB para los meses de octubre, noviembre y diciembre será del 5%.

Las cifras de Funcas van en la línea de otros paneles, como el elaborado por Fedea y el BBVA. Por su parte, los economistas de la OCDE también aventuran un retroceso este cuarto trimestre y aventuran que el PIB finalizará el ejercicio con una caída total del 11,6%. Una cifra ligeramente superior al descenso del 11,2% previsto por el Ejecutivo y por debajo del 12,4% de descenso pronosticado por la Comisión Europea o el 12,8% del FMI.

La incógnita de los rebrotes

Te puede interesar

Las diferentes casas de estudios comparten en su diagnóstico la incertidumbre y volatilidad que está caracterizando a la crisis del coronavirus. La gran mayoría de las estimaciones incorporan diferentes escenarios de evolución del PIB en función de la evolución de la pandemia. Organismos como la Airef o el Banco de España incorporan horquillas de hasta dos puntos de diferencia dependiendo del alcance de los rebrotes.