Pago único de 2.000 euros

El Govern anuncia que la nueva ayuda de 2.000 euros beneficiará a 116.000 autónomos

La Generalitat movilizará 232 millones de euros y los beneficiarios cobrarán antes de finalizar el mes de diciembre

  • El Govern trata de enmendar el fiasco de la anterior ayuda para trabajadores por cuenta propia con una nueva subvención que recibirá el 23% del colectivo.
  • Ha habilitado 10 veces más presupuesto y ha manifestado su intención de reeditar el año que viene los pagos.
El vicepresidente Pere Aragonès y la consellera Meritxell Budó.

El vicepresidente Pere Aragonès y la consellera Meritxell Budó.

Se lee en minutos

El Govern concederá una ayuda de 2.000 euros a un total de 116.000 trabajadores autónomos y para costearla destinará un total de 232 millones de euros. Con esta nueva inyección de recursos la administración catalana se compromete a dar cobertura al 23% del colectivo de trabajadores por cuenta propia, principalmente aquellos con menores ingresos. Y espera redimirse del fiasco que supuso la última entrega de ayudas para el colectivo, con bronca entre socios de Govern incluida y el cese forzado de la cúpula del Departament de Treball.

El ‘vicepresident’ Pere Aragonès y el ‘conseller’ de Treball, Chakir El Homrani, han comparecido esta tarde para dar cuenta de los detalles de la medida y marcar perfil, ante la avalancha de críticas recibidas tras el colapso de los servidores con la última línea de subvenciones. Los dirigentes de ERC, a dos meses y medio de las elecciones, han querido enmendar sus errores y llevar el diseño de esta nueva ayuda de manera muy diferente a la anterior. "Ha ido bien y ha ido como esperábamos", ha destacado El Homrani. Aragonès ha abierto la puerta a reeditar el pago, en el mismo formato o diferente, a partir del año que viene y en colaboración con los representantes del colectivo.

El Departament de Economia, liderado por Aragonès, ha removido cajones y reformulado balances para encontrar los 232 millones de euros con los que costear la nueva ayuda. Pues si el Govern destinó 20 millones de euros en la anterior subvención y no los 232 millones de ahora fue, según argumentó, por falta de fondos. “No tenemos suficiente dinero para hacer frente a las ayudas a los sectores que más lo necesitan”, alegó la portavoz del Govern, Meritxell Budó, el pasado 10 de noviembre. El 'vicepresident' ha argumentado que la reciente suspensión de los objetivo del déficit, la "reordenación" de partidas y una "gestión óptima" de la tesorería les han permitido encontrar los recursos necesarios para afrontar el pago. Aragonès también ha explicado que parte de esos 232 millones de euros se financiará con fondos europeos que la Generalitat prevé recibir a partir del año próximo.

Los 116.000 autónomos inscritos en el censo de la Generalitat percibirán este pago de 2.000 euros antes de finalizar el mes de diciembre. Para ello no deberán realizar ningún trámite más, según ha avanzado el 'vicepresident' Aragonès. Con el fin de acceder al censo los potenciales beneficiarios han debido acreditar una base imponible en la última declaración de la renta igual o inferior a 35.000 euros. También deberán acreditar que su rendimiento neto de la actividad de los tres primeros trimestres del 2020 no ha superado los 13.125 euros. La falsedad de los rendimientos será motivo de retorno de la ayuda y veto para posteriores.

La cifra final de 116.000 beneficiarios supera ligeramente a la estimada de 100.000 potenciales receptores que en un inicio dio el Departament de Treball y se suma a los 10.000 autónomos que ya cobraron a partir de principios de noviembre. El pago de los 2.000 euros anunciado este lunes será único, no obstante, Aragonès ha manifestado su intención de reeditar la ayuda u otra de corte similar a partir del año próximo y en diseño conjunto con los agentes sociales. El cobro de estos 2.000 euros será compatible con cualquier otra ayuda a nivel sectorial o de otras administraciones a la que puedan postular los autónomos.

Más recursos y más diálogo con el colectivo

Un montante mayor de recursos han permitido una mayor cobertura, pues con los 20 millones de la primera convocatoria y la cuantía de 2.000 euros fijada solo se podía llegar a 10.000 beneficiarios; menos del 2% del total de autónomos que operan en Catalunya. Finalmente la nueva ayuda alcanzará al 23% del colectivo. Aragonès ha asumido las riendas de esta nueva ayuda y la primera tuerca que ha girado para evitar un nuevo naufragio ha sido la dotación presupuestaria. El retrato robot del beneficiario es un hombre, de entre 25 y 45 años y que se dedica al sector servicios; según han explicado Aragonès y El Homrani en rueda de prensa.

Otro elemento que el Govern ha enmendado respecto a la anterior ayuda es una mayor comunicación con las organizaciones más representativas entre los autónomos. Entidades como Pimec o UGT criticaron entonces la falta de peso dada por el Ejecutivo al Consell Català del Treball Autònom, el órgano en el que los representantes intercambian pareceres e intervienen en el diseño de las políticas públicas. "Es una medida fruto del consenso social", ha declarado el 'conseller' de Treball.

Del colapso al censo

Más presupuesto y un sistema de asignación menos dado a los tumultos virtuales. Estas son las claves del nuevo pago de 2.000 euros. El denostado mecanismo de concurrencia competitiva (el primero que presenta la solicitud se queda con la ayuda) ha sido desterrado por las ‘consellerias’ dirigidas desde ERC de sus convocatorias después del fiasco de hace un mes. Y ha sido substituido por un censo obligatorio. Entre el lunes de esta semana y el de la pasada un total de 116.000 autónomos se han inscrito y han aportado la documentación requerida para postular a las ayudas. Un sistema compatible con la alta demanda entre los autónomos (el primer día se recibieron casi 30.000 inscripciones) y que ha evitado una saturación de los servidores.

Noticias relacionadas

El fiasco vivido hace un mes provocó un terremoto en los despachos de la ‘conselleria’ de Treball. Las presiones desde la oposición y las críticas desde dentro del propio Govern forzaron a ERC a trazar un cortafuego en torno a la figura del ‘conseller’ El Homrani, con la cesión inesperada de la cúpula del Departament. La mano derecha del ‘conseller’, el hasta entonces secretario general Josep Ginesta, y su ‘número 3’, el secretario de Afers Socials, Francesc Iglesias, fueron cesados sin dar explicaciones públicas por parte del Govern.

Las organizaciones aplauden la medida

Las organizaciones más representativas del colectivo de trabajadores autónomos aplaudieron la medida aprobada ayer por el Govern. La patronal Pimec valoró positivamente la ampliación del presupuesto y que las ayudas lleguen a todos los inscritos, aunque insistió en diseñar nuevas subvenciones que sean «sostenidas en el tiempo» mientras dure la pandemia, tal como manifestó ayer en un comunicado.

CCOO, por su parte, destacó que «el acuerdo pone de manifiesto que el diálogo social es una herramienta útil para nuestra sociedad, y que es mucho más efectivo que gobernar sin la participación de los agentes económicos y sociales», según declaró el sindicato en un comunicado.