Estado del bienestar

La OCDE avisa del impacto del covid en las pensiones futuras

El organismo que agrupa a los países más industrializados recomienda incentivar el ahorro a largo plazo

En España actualmente hay un jubilado por algo más de tres trabajadores.

En España actualmente hay un jubilado por algo más de tres trabajadores. / Julio Carbó (El Periódico)

4
Se lee en minutos
Irene Casado Sánchez
Irene Casado Sánchez

Periodista

ver +

Las secuelas económicas de la pandemia de coronavirus pasarán factura a las pensiones a medio y largo plazo a nivel mundial. El impacto de la crisis en los sistemas financieros y en el mercado laboral se traduce ya, según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en un incremento de la presión sobre la financiación de las pensiones, un sistema sometido, antes de la epidemia, a desafíos mayores: el envejecimiento demográfico, un reducido crecimiento económico y salarial, así como bajos rendimientos de los activos tradicionales. 

“La covid-19 ha provocado una fuerte perturbación de los mercados laborales, con efectos en cascada en los ahorros para la jubilación y en las pensiones", explica la OCDE en su estudio publicado este lunes y dedicado en su mayor parte a los sistemas de capitalización. 

Según el ‘think tank’ de los países desarrollados, la crisis sanitaria y sus secuelas económicas no harán más que prolongar y agravar los desafíos que planean sobre la financiación de las pensiones. Desde el desequilibrio entre el número de pensionistas y las futuras generaciones de trabajadores, cuya entrada al mercado laboral es cada vez más tardía e inestable; pasando por la dificultad de ahorrar en un contexto marcado por una fuerte tasa de desempleo y por salarios cada vez más precarios; sin olvidar la nueva deuda acumulada por los Estados para tratar de mantener a flote el sistema empresarial y el empleo a través, por ejemplo, de los ERTE. 

La mortalidad generada por el coronavirus, cuya virulencia aumenta entre las personas de la tercera edad, reducirá “el gasto en las pensiones actuales y futuras solo ligeramente”, estima la OCDE. En 24 países europeos donde se ha hecho una contabilidad conjunta del "exceso" de mortalidad por la epidemia en los nueve primeros meses del año, se ha calculado que el incremento ha sido del 6%.

Déficit público

Siguiendo dicha dinámica, al final del 2020 se habrá reducido allí el número de los mayores de 65 años en un 0,2% y el ahorro en retribuciones de jubilación en un porcentaje similar. Dado que las pensiones suponen de media en los países de la OCDE el 8% de su producto interior bruto (PIB), ese 0,2% representaría un 0,016 % del PIB. Una gota de agua cuando se sabe que el déficit público en los países de la organización, en razón de los planes de salvamento económico, va a dispararse del 3 % del PIB en 2019 a cerca del 11,5 % este año, y seguirá siendo muy elevado en 2021 (8,5 %) y 2022 (5,9 %).

"En las pensiones de reparto, la covid-19 va a tener un impacto muy fuerte, pero ese impacto es para mañana, no para hoy”, explica a la agencia Efe Pablo Antolín, director del estudio. En España, con un sistema centrado en el reparto, la pérdida de empleos y salarios se traduce en una reducción de las cotizaciones de la Seguridad Social, una pérdida amortiguada por el Estado a través de un aumento de la deuda pública. Cómo se afrontará esta cuestión a medio y largo plazo, es una de las preocupaciones de la OCDE. 

Medidas específicas

Ante este panorama, el organismo económico recomienda, entre otras cosas, que los responsables políticos se aseguren de que las personas sigan ahorrando para su futura jubilación y eviten vender activos e incurrir en pérdidas cuando los mercados sufran fuertes descensos. “Deben considerar la posibilidad de adoptar medidas específicas, como facilitar el acceso a planes de pensiones, ofrecer productos de ahorro específicos o híbridos, permitir que los trabajadores mantengan el mismo plan cuando cambien de trabajo, permitir contribuciones flexibles e impulsar estímulos para recordar a la sociedad la importancia de ahorrar para la jubilación”, aconseja en su editorial Stephano Scarpetta, director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE.

A este consejo se añade otro: que la comunicación sobre las estrategias de inversión y sus riesgos, beneficios y costos sea coherente, normalizada y adaptada al público, evitando la jerga e indicadores complejos y permitiendo a cada uno elegir un plan adaptado.

Variaciones en los mercados

Noticias relacionadas

El impacto de la crisis será más inmediato en los sistemas por capitalización, estima el informe, ya que los ahorros para la jubilación están sujetos a las fuertes fluctuaciones de los mercados financieros. “No materializar las pérdidas” es el principal consejo del director del estudio, al estimar que es necesario tener en cuenta que los mercados se caracterizan con frecuencia por tales variaciones.

Sirva como ejemplo, en el primer trimestre de este año los activos de los fondos de pensiones se depreciaron un 10% en la OCDE a causa, especialmente, del hundimiento de los mercados financieros, y pasaron de representar 49,2 billones de dólares al terminar 2019 a 44,3 billones a finales de marzo. Si bien, a finales del tercer trimestre, la recuperación permitió volver a niveles precrisis.

Temas

OCDE Pensiones