Consumo

El gasto 'on line' con tarjeta salva el Black Friday

Las compras no presenciales con tarjetas fueron las únicas que aumentaron en la semana del 30 de noviembre

  • Las transacciones presenciales fueron responsables de una caída del consumo del 10%
  • En noviembre las compras totales con tarjetas disminuyeron en 6%, según BBVA Research
Descuentos en el Black Friday en Bacelona

Descuentos en el Black Friday en Bacelona / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

El efecto de la crisis económica derivada de la sanitaria es un hecho evidente en el consumo. Más propenso a la contención por la incertidumbre económica topa además con las imposiciones a la movilidad para evitar los contagios. Las campañas comerciales, por tanto, se ven condicionadas por esa situación, algo que ha quedado claramente reflejado en Black Friday en el que las compra presenciales cayeron significativamente y solo se salvaron las compras 'on line', según pone de manifiesto el último estudio del BBVA Research sobre el uso de las tarjetas de crédito en el consumo, que da razón de los hábitos de compra de los españoles durante la última etapa del Covi-19.

El estudio pone de manifiesto que en la semana del 24 al 30 de noviembre, las transacciones presenciales fueron las responsables de la reducción del consumo (-10,4% interanual en esa semana frente al -5,9% en la semana previa). "Este deterioro se explica por el menor impulso que el Black Friday tuvo en las compras presenciales.

El retroceso del gasto presencial con tarjetas españolas se aceleró hasta el 6,9% interanual desde una caída del 1,0% de la semana precedente. Evidentemente donde la caída es más notable es las compras presenciales con tarjetas extranjeras, que disminuyeron el 66,5%, marginalmente menos que en la semana del 17 al 23 de noviembre (-68,9%).

Restricciones de la movilidad

El estudio concreta que el impacto del Black Friday  se concentró en el canal no presencial. El gasto 'on line' repuntó hasta el 21,3% interanual en la semana del 24 al 30 de noviembre, 17 puntos que en la semana anterior. "Sin duda, las restricciones de movilidad y reunión, junto con la incertidumbre sobre la evolución de la situación sanitaria, han contribuido de forma significativa al repunte de las compras no presenciales. Y esto no es un fenómeno reciente. El gasto por internet crece por encima del presencial desde julio, tanto por el retroceso de las compras presenciales con tarjetas extranjeras -sobre todo-, como por el repunte de la demanda "on line", comenta Juan Ramón García, de BBVA Research. 

Es cierto que el diferencial de crecimiento entre el gasto presencial y el no presencial se amplió en noviembre: las compras 'in situ' cayeron el 12% interanual el pasado mes, mientras que las no presenciales aumentaron el 13%. "El riesgo de contagio explica buena parte de esta evolución divergente, pero también las promociones asociadas al Black Friday y la mayor duración de este evento han contribuido a ampliar el diferencial positivo a favor del comercio electrónico". 

Menos compras totales

En noviembre, las compras totales con tarjeta cayeron el 6,0% interanual frente a un avance del 0,6% en octubre. La reducción del gasto destacó en Granada (-35,4% interanual), Girona (-31,0%), León (-30,3%) e Illes Balears (-25,6%). Por el contrario, las compras crecieron más en Ceuta (67,3% interanual), Melilla (21,6%), Madrid (16,3%) y Guadalajara (9,3%).

Destaca el analista del banco que el descenso interanual de las compras con tarjeta en noviembre tiene su origen, fundamentalmente, en la evolución desfavorable del gasto presencial durante la primera quincena del mes. El comportamiento durante la segunda mitad de noviembre fue ligeramente más favorable. Los sectores que más contribuyeron a la reducción del gasto presencial el pasado mes fueron los de consumo social, como los de alojamiento, viajes, restauración y ocio, pero también descendieron las compras de moda, belleza y artículos deportivos

Te puede interesar

Dado que una parte significativa del deterioro de las compras con tarjeta se debe al agravamiento de la crisis sanitaria y a las restricciones para contenerla, "la evolución futura dependerá de cómo evolucionen los indicadores de incidencia de casos de Covid-19. Una mejora de la situación sanitaria tendría repercusiones positivas en la demanda, tanto por el levantamiento de las restricciones como por el descenso de la incertidumbre, que permitiría transformar en consumo una parte del ahorro acumulado durante los últimos meses", señala.

 Los cierto es que en este entorno de crisis, un tercio de los españoles,(el 31%) ha tenido que recurrir a sus ahorros durante la pandemia, porcentaje que como mínimo duplica al de Francia (15%), Alemania (14%) y Países Bajos (12%). Además, el 19% de los españoles ha tenido dificultades para afrontar determinados gastos, como el de los gastos de vivienda, según el último Focus on Spanish Society, publicación editada por Funcas, que en esta ocasión analiza la tercera oleada de la encuesta 'Opinión pública en la UE en tiempos de COVID-19', realizada a principios de octubre de 2020 por el Parlamento Europeo.

Temas

Consumo Bancos