relaciones laborales

El registro de jornada apenas da la hora: 2 de cada 3 empresas no pasan una inspección

El teletrabajo durante la pandemia dificulta el control efectivo de las horas trabajadas y los inspectores reclaman más medios para hacer cumplir la normativa

Una empleada utiliza una llave digital para fichar al comenzar y terminar su jornada laboral en unas oficinas.

Una empleada utiliza una llave digital para fichar al comenzar y terminar su jornada laboral en unas oficinas. / Ferran Nadeu (El Periódico)

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La pandemia ha hecho saltar por los aires muchos calendarios y uno de ellos es el del despliegue de la nueva ley del registro de jornada. Esta norma obliga a toda empresa a realizar un control efectivo del tiempo que trabajan sus empleados. Y el saldo tras sus primeros meses de vida revela que dos de cada tres empresas no pasan impolutas una inspección en este sentido. Si bien el número de actuaciones realizadas por el cuerpo inspector de Trabajo, pobremente dotado de recursos, es muy reducido. Las multas levantadas hasta ahora apenas superan el medio millón de euros en toda España.

A medio desplegar, con reticencias por parte de las empresas y en esas llegó el coronavirus. La masificación del teletrabajo no ha contribuido a mejorar la eficiencia de esta nueva norma, aprobada por la anterior ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Los sindicatos ya denunciaban antes de la pandemia su pobre cumplimiento, pese a que Valerio concedió dos meses de gracia a las compañías para que negociaran con sus trabajadores como introducirla en sus rutinas. Aprobada el 12 de marzo del 2019 y obligatoria desde mayo del mismo ejercicio, el saldo inspector que deja en los siete últimos meses del año pasado el pobre alcance de la medida. El confinamiento y la parálisis de la actividad presumiblemente afectarán a los datos del 2020,  que todavía no está cerrado y en el que ha predominado el teletrabajo. 

En Catalunya en todo el 2019 se realizaron un total de 3.082 actuaciones en materia de tiempo de trabajo, categoría que va desde el mencionado registro de jornada hasta la vulneración de los descansos, entre otros. De estas 3.082 actuaciones, 954 acabaron en propuestas de multa y otras 1.300 en requerimientos para subsanar irregularidades; según datos del Departament de Treball. Es decir, dos de cada tres no pasan una inspección. No obstante, el principal problema es que apenas hay inspecciones. Pues sobre un tejido empresarial en Catalunya con 231.305 empresas, solo se inspeccionó al 1,3%.

Solo el 1,3% de las empresas catalanas han sido objeto de una inspección para verificar si cumplen con el tiempo de trabajo

Los datos algo más detallados a nivel de toda España van en la misma línea: en los últimos seis meses del año pasado se han impuesto 982 sanciones por vulneración del registro de jornada, que suman entre todas 580.200,71 euros en multas, según afirman desde el Ministerio de Trabajo. El escaso alcance de las sanciones (El ticket medio sale a 590,8 euros) dificulta que estas tengan un impacto disuasorio en muchas empresas. Pues carecer de registro de jornada es considerado, si no existe reincidencia y en el más flagrante de los casos, como falta grave. Lo que puede acarrear sanciones de un máximo de 6.250 euros por empresa, independientemente del tamaño de la misma.

“De nada sirven las leyes si no se acompaña de medios para hacerlas cumplir”, apunta la presidenta del Sindicato de Inspectores de Trabajo (SITSS), Ana Ercoreca. Una afirmación valida para el registro de jornada, para el control del fraude en los ertes o para que verificar que las empresas son lugares seguros ante el virus. En España hay 1.866 inspectores y subinspectores para todo el país, es decir, tocan a casi 10.200 trabajadores por inspector.

De la semana de cuatro días a las 12 horas de jornada

Mientras empieza a asomar la cabeza el debate de reducir la jornada laboral a cuatro días a la semana –el mes pasado Más País registró una enmienda para bonificar a las empresas que aplicaran esta medida-, controlar de manera efectiva cuanto se trabaja actualmente todavía es una asignatura pendiente. Desde el Ministerio de Trabajo insisten en que una nueva ley de usos del tiempo es uno de los compromisos que figuran en el acuerdo de Gobierno.

"En general, las empresas han adoptado medidas en función de las circunstancias, pero tardaremos muchos años a tenerlo adaptado, mediante negociación colectiva, a la realidad de cada sector", afirma el director de relaciones laborales de la patronal Pimec, Josep Ginesta.

"El registro de jornada es más necesario hoy que cuando fue aprobado", alertan desde UGT

Noticias relacionadas

Desde los sindicatos manifiestan su preocupación por los abusos que puedan cometerse estas Navidades. Con ertes de por medio en los que parte de la plantilla pueda estar en suspensión y la otra trabajando más horas de la cuenta debido a los picos de actividad. "El registro de jornada es hoy más necesario que cuando se puso en marcha, ya estamos detectando que se están produciendo abusos por el miedo a perder el trabajo", afirma la secretaria de política sindical de UGT de Catalunya, Núria Gilgado.

La secretaria de acción sindical de CCOO de Catalunya, Cristina Torre, comparte el diagnóstico y recuerda crisis pasadas. "Ya lo vimos en el 2008, muchas empresas decidieron reducir plantillas y la gente que se quedó tenía que trabajar más horas por el mismo sueldo. Ahora tenemos que evitar que eso vuelva a pasar", apunta.