obra social

Las antiguas cajas han destinado 354 millones a obra social desde el 2013

Las siete fundaciones especiales que actúan en Catalunya movilizaron 69,7 millones de euros en el 2019

La Pedrera, edificio propiead de la fundación que lleva el mismo nombre.

La Pedrera, edificio propiead de la fundación que lleva el mismo nombre. / CASA MILÀ

Se lee en minutos

Max Jiménez Botías

Un total de 354,4 millones de euros en seis años. Esta es la cantidad que las antiguas cajas de ahorros catalanas han destinando a obra social desde que se transformaron en fundaciones especiales, en el año 2013. En concreto, en el año 2019 su presupuesto total ejecutado fue de 69,7 millones de euros, un 13,3% más que el ejercicio anterior, sin contar la aportación que realiza la Fundación Bancaria La Caixa, que no se incluye en la ley del 2012 que regula las fundaciones especiales, y que supera habitualmente el volumen del resto de fundaciones. Los datos se recogen en el último informe de actividad que anualmente elabora la dirección general de Política Financiera, Seguros y Tesoro, a partir de la ejecución presupuestaria que facilitan las propias entidades. "Estos datos ponen de manifiesto que la obra social de las antiguas cajas de ahorros sigue muy viva en Catalunya", asegura Natalia Mas, Secretaria de Economía de la Generalitat.

El documento, que permite hacer una fotografía de la actividad económica de estas entidades, analiza los datos y clasifica la información por objetivos armonizados, definiendo con las entidades una serie de indicadores que sirven para medir el grado de cumplimiento. Así, de acuerdo con el informe publicado en la web de la vicepresidencia y de Economia e Hisenda, en el año 2019 la Fundación Catalunya-La Pedrera destinó a obra social un 58,0% del total agregado; la Fundación Especial Antiga Caixa Terrassa, el 33,6%; la Fundació Pinnae, el 3,1%; la Fundació Iluro, el 2,1%; la Fundació Especial Antiga Caica Sabadell 1859, el 1,8%; la Fundación Especial Antigues Caixes Catalanas de Manlleu, Sabadell i Terrassa, el 0,9%; y la Fundació Especial Antiga Caica Manlleu, el 0,4%.

Asistencia social

De acuerdo con esta clasificación, los 69,7 millones de euros que las fundaciones destinaron a obra social el año pasado, el 46,8% (32,6 millones) se hizo en proyectos de asistencia social y cooperación para el desarrollo; el 42,2% (29,4 millones) en el ámbito de la educación y la cultura; el 5,9% (4,1 millones) a la difusión y protección del patrimonio natural y del medio ambiente; y el 5,0% (3,5 millones) el fomento de la investigación y el pensamiento crítico.

De acuerdo con el informe, las siete fundaciones realizaron un total de 100 proyectos, que se tradujeron en 422 acciones distribuidas por toda la geografía catalana, que han llegado a 2.987.282 personas.

La mayoría de estos destinatarios, concretamente, el 69,5% (2.076.754), se concentran en el ámbito del fomento de la cultura y la educación. Para proyectos, el mayor número de actividades también realizó dentro del campo del fomento de la educación y la cultura (42 proyectos), seguido de la asistencia social y la cooperación para el desarrollo (35 proyectos), entre los que destacan las acciones realizadas en la inserción de discapacitados (13), servicios dirigidos a las personas mayores (12) o el ocio en familia y espectáculos (9). Estos proyectos coinciden parcialmente con los de importe destinado más elevado: 13,7 millones a la inserción de discapacitados y 13,5 millones a servicios para las personas mayores, pero en primer lugar encontramos las actividades realizadas en auditorios y centros culturales con 16,6 millones y 8 proyectos.

Te puede interesar

El informe también permite geolocalizar las 422 acciones en el territorio por medio de un mapa interactivo donde se pueden consultar los diferentes proyectos llevados a cabo por cada entidad.

 

Temas

Ahorro