Informe de Foment

Las pymes se aferran al crédito para sobrevivir: los préstamos de menos de un millón se disparan el 273%

Las pequeñas y medianas empresas arrastran una caída media de facturación del 35% desde que comenzó la pandemia

Comercios cerrados en la calle de Ferran de Barcelona.

Comercios cerrados en la calle de Ferran de Barcelona. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Las pymes catalanas se están aferrando al crédito para, cual bombona de oxígeno, seguir respirando durante la pandemia. Los préstamos de menos de un millón de euros se han disparado el 273% durante los seis primeros meses del año; destinada esta liquidez, en parte, para paliar la caída generalizada de la facturación. Así lo recoge un informe publicado este martes por Foment del Treball, que alerta el gran impacto de la crisis del covid lo están pagando las pequeñas y medianas compañías. Y que ya se traduce en cierres y despidos: cuatro de cada diez pymes catalanas ya han recortado plantillas.

A la espera de un plan de choque específicamente habilitado para pymes y con la opción encima de la mesa de que el Gobierno entré a rescatar con capital público a firmas estratégicas, de momento la solución para cuadrar los números está siendo el crédito. Los avales ICO y otras fórmulas de endeudamiento son el asidero al que se han aferrado hasta la fecha cuatro de cada diez pymes en Catalunya, según destaca Foment en su informe. Pues nueve de cada diez pymes han visto caer su facturación, que de media ha disminuido el 35,2%.

La inyección de capital (a devolver, con intereses) más requerida por las pequeñas y medianas empresas es un préstamo entre 250.000 euros y un millón. En lo que va de año este tipo de operaciones se ha disparado el 273,2%, aunque la demanda de crédito ha aumentado en todas las franjas. Las operaciones de bajo importe han crecido el 28,6% y las de más de un millón de euros han aumentado el 86,7%, respecto a las registradas en el mismo periodo del año anterior.

Despidos e incógnitas de cierre

Te puede interesar

La crisis del covid ya se ha cobrado las primeras bajas en la demografía empresarial catalana, aunque con mayor virulencia entre las pymes. Las grandes empresas en Catalunya ya han recuperado los volúmenes de contratación previos al primer estado de alarma. No así las pymes, las que también ejecutaron un mayor número de despidos o no renovaciones para ajustar sus plantillas. Casi cuatro de cada diez pymes redujeron sus plantillas durante los dos primeros trimestres del año, según señala el informe de Foment. "Dudamos de que lo hagan en lo que queda de año", ha afirmado el secretario general de Fepime, César Sánchez.

Otra de las tendencias que recoge el informe de Foment es una aceleración de la digitalización entre las pymes catalanas. El 35% ha aumentado el peso de los procesos virtuales en su día a día, según datos de Idescat recopilados por Foment. La implantación del teletrabajo para mantener un cierto nivel de actividad debido a las restricciones a la movilidad es el principal motivo de dicha digitalización.