01 dic 2020

Ir a contenido

propuestas

El Cercle propone elevar en 12.000 millones el gasto sanitario, el 1% del PIB

Expertos convocados por la entidad elaboran un documento que propone ahondar en el modelo de liderazgo público con apoyo privado

El texto propugna cuidar el talento y la retribución de los profesionales del sector y seguir con la gestión "federalizada" del sistema de salud

Agustí Sala

De izquierda a derecha, Andreu Mas-Colell, Salvador Illa y Javier Faus y detrás Marc Ramentol, Cristina Garmendia y Raül Blanco, en el Cercle, este viernes.

De izquierda a derecha, Andreu Mas-Colell, Salvador Illa y Javier Faus y detrás Marc Ramentol, Cristina Garmendia y Raül Blanco, en el Cercle, este viernes.

El Cercle d'Economia defiende elevar en 12.240 millones, el 1% del producto interior bruto (PIB), el gasto sanitario para situarlo en la media de la Unión Europea (9,9%). Para ello, y con el objetivo de potenciarlo como ramo estratégico para remontar la actual crisis, se requiere ahondar en la colaboración público privada, "con el liderazgo de la Administración pública, pero a su vez la confianza en la iniciativa privada"  y, a su a vez, apostar por una política de recursos humanos que cuide el talento y la retribución de los profesionales sanitarios.

Todo ello se incluye en el documento 'La recuperación poscovid-19', elaborado por un grupo de trabajo de la comisión 'Life Sciences' del Cercle del forman parte Ignasi Biosca, consejero delegado de Reig Jofre; Josep Maria Campistol, director general del Hospital Clínic de Barcelona; Jordi Faus, abogado especializado en Derecho Farmacéutico, socio de Faus & Moliner;  Roser Fernández, directora general de la Unió Catalana d’Hospitals; Cristina Garmendia, presidenta de la Fundación COTEC; Núria Mas, profesora de Economía en el IESE y consejera del Banco de España; Ana Polanco, presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (AseBio); Alfonso Valencia, ICREA/BSC y director del Instituto Nacional de Bioinformática de España; y Jaime Vives, consejero delegado de Roche Diagnostics.

El texto afirma que el virus supone "un test de país" que nos hace salir "de un escenario que evidenciaba déficits sistémicos que se disimulaban dentro de un contecto de relativa normalidad" para entrar en otro "arrastrando fallos estructurales que ha sacado a la luz la pandemia de una manera abrupta". Y eso se ha reflejado especialmente en el sistema sanitario, el que más ha tenido que afrontar el reto del covid-19.

Fondos europeos  

Según el presidente del Cercle, Javier Faus, "España debe apostar por la industria de las ciencias de la vida", que será "el tractor de la economía en la próxima década". Y, por ello, hay que aprovechar una buena parte de los 140.000 millones de euros de fondos europeos que corresponderán al país para potenciar estas actividades. Es por ello que este ramo de la economía cuenta con una comisión específica de las que se crearon en el Cercle formadas por personalidades relevantes, que no están en la junta directiva pero son socios de la entidad. 

A juicio de los expertos, el sector de la salud "está llamado a tener un papel fundamental en la recuperación poscovid-19. Y para reforzarlo es preciso "implementar uan reformada política de recursos humanos centrada en cuidar el talento y en la retribución de nuestros profesionales". A la vez que se ensalza el papel jugado por los profesionales del sector durante la pandemia, "demostrado con creces con el valor de su trabajo", se recuerda que su productividad "dependerá, en gran medida, de los equipos y de la tecnología que tengan a su alcance".

El documento del Cercle apuesta por abordar "proyectos ambiciosos de digitalización y avances en equipos y tecnología para poder ampliar las capacidades del sistema". El enorme esfuerzo que se requiere para potenciar el sector debe contar con el apoyo del sector privado, según los expertos. Y "no solo con conciertos asistenciales sino con promoción de la investigación y el desarrollo (I+D), la participación en fondos de capital riesgo biomédico o la financiación de proyectos de inversión a más largo plazo".

Ampliación del Hospital Clínic

El análisis del grupo de especialistas insiste en la necesidad de "generar los consensos políticos necesarios para desatascar infraestructuras hospitalarias pendientes, como la ampliación del Hospital Clínic de Barcelona, "todo un referente en epidemiología" . Y apunta como apuestas la genómica, la medicina personalizada y la digitalización, con la ayuda de los fondos europeos y la potenciación del Barcelona Supercomputing Center, "que en enero será el segundo más grande de Europa, y el más bien posicionado para seguir configurando un ecosistema de referencia internacional".

Gestión "federalizada"

En el ámbito político, el documento invita a seguir profundizando en "una gestión federalizada de la sanidad" y, por tanto "ir explorando soluciones que permitan superar los obstáculos de la crispación y la tensión política actuales". Es preciso, afirman fomentar "vínculos cooperativos y colaborativos que permitan sacar los mejores réditos a una especie de hibridación ente federalización y descentralización del sistema para ir atendiendo las demandas sanitarias de la población.  Els sietma, a juicio de los expertos, "deberá desplazar hacia su centro la atención primaria y comunitaria y deberá impregnar, transversalmente, todas las políticas públicas que inciden sobre la salud". 

A su vez apuestan por que la Unión Europea (UE) de "los primeros pasos hacia una política de salud común", así como reforzar los mecanismos de alerta temprana europea y de coordinación intracomunitaria de respuesta". 

Una actividad estratégica en la economía 

El grupo de trabajo del Cercle d'Economia destacar al de la salud como sector estratégico por una serie de características. Las principales son que es una actividad "innovadora por definición, generadora de puestos de trabajo directos e indirectos de alta cualificación, con una base industrial muy sólida y un fuerte peso en el PIB, con niveles de productividad muy altos y con una clara vocación internacional y exportadora. Es un elemento fundamental para la recuperación de la crisis "por ser una pieza indispensable para alcanzar el objetivo de protección de la salud, por su capacidad de integración en una sociedad que la pandemia ha hecho aún más desigual y, al mismo tiempo, por su capacidad tractora de la economía".

El Cercle destaca que es "una falsa dicotomía" enfrentar economía y salud "porque la economía no se empezará a normalizar hasta que no s epuedan garantizar las condiciones de salud en la mayoría de la población".