24 nov 2020

Ir a contenido

gigante en apuros

El virus complica la situación económica de Mediapro

El grupo deja de pagar sus compromisos con la liga francesa para renegociar el contrato

La compañía descarta la salida a bolsa prevista y afronta rebajas en su nota de solvencia

Agustí Sala

Jaume Roures, fundador de Mediapro.

Jaume Roures, fundador de Mediapro. / RICARD FADRIQUE

El covid-19 ha complicado la situación financiera de Mediapro, el grupo catalán gestor de derechos deportivos, especialmente del fútbol, servicios audiovisuales y producción de contenidos. Tras impagar 170 millones de euros del segundo pago del contrato de los derechos de retransmisión de la liga francesa, la compañía fundada por Jaume Roures y Josep Maria 'Tatxo' Benetha sumido en una profunda crisis a esa competición. En la actualidad, está un proceso de mediación "absolutamente secreto" para ajustar las condiciones del contrato y se podría alcanzar un acuerdo el mes que viene, según fuentes del sector.

En todo caso, este impago y el anuncio de que hará lo mismo con el próximo pago de diciembre, de 150 millones, hizo que Moody's, la agencia de calificación de riesgos rebajara de 'B1' a 'Caa1, tres escalones, la nota de Joye Media, la matriz del grupo, lo que supone situar su nota de crédito en el nivel de "baja solvencia". También lo ha hecho con Invictius Media, una filial. En abril ya había degradado su nota de solvencia. 

Liquidez

La compañía lo atribuye a las dificultades que vive todo el sector y a que "el precio del concurso [780 millones de euros en cuatro años] para obtener los derechos en Francia fue en un momento muy distinto al actual". La pandemia, que ha vaciado los estadios, ha impactado en el mercado del fútbol y aflorado dificultades financieras que en una situación más normal no hubieran aparecido, como ha hecho el virus con quienes tienen patologías previas. Lo cierto es que Moody's afirma que la empresa tiene problemas de liquidez. Por ello, en junio, recibió un crédito sindicado de unos 55 millones con aval del Estado, a través del ICO, condicionado a que sus socios realizaran una aportación de igual importe, lo cual hicieron, según fuentes de la compañía.

El grupo tiene al fondo chino Orient Hontai como principal accionista, con el 53%, desde el 2018; a la británica WPP, con el 22,5% y a los fundadores 'Tatxo' Benet y Jaume Roures, con el 12% cada uno. Ese balón de oxígeno en forma de crédito truncó los planes de la empresa y, en especial de su principal accionista y de sus dos fundadores, de salir a bolsa este año o el que viene y hacer caja. Y no es la única decepción para el inversor chino, ya que  tampoco ve cubiertos los planes de que Mediapro sea el gran líder europeo en derechos del fútbol: fue descartado en Italia por no aportar avales y ahora han surgido los problemas en Francia.

Sin los catarís

En su situación actual, con una deuda de más de 713 millones de euros en septiembre pasado, tanto Moody's como otros analistas destacan su dependencia de la Liga española, aunque junto con esta controla los derechos de otras 14 en todo el mundo. La posibilidad de recurrir a sus socios catarís de BeiNSports, con los que incluso compitieron en Francia, ha cerrado la puerta a una chequera casi ilimitada.

El 2019 no fue un mal año para Mediapro, aunque no se alcanzaron del todo las expectativas. La matriz, Joye Media, obtuvo un resultado operativo de 224 millones, casi igual que los 222 millones del 2018; y una facturación de 1.800 millones, el 7,5% menos.

Una vía para crecer podría ser el FC Barcelona, al igual que BeiNSports hace con el Paris Saint Germain (PSG) en Francia. Se ha especulado con la posibilidad de que Jaume Roures estuviera detrás de la candidatura de Víctor Font a la presidencia del club catalán, tras precipitarse la caída de la junta de Josep Maria Bartomeu por la presión de la Generalitat por celebrar cuanto antes la moción de censura pese al estado de alarma. Los lazos con el Govern existen. Mediapro cedió, por ejemplo, sus instalaciones como centro de prensa del  referéndum del 1-O.   

Desde el grupo niegan tajantemente estas informaciones sobre Font. "Ni siquiera se conocen", sentencian. Y sobre la posibilidad de que Tatxo Benet fuera candidato, fuentes de la empresa afirman que ha sido muy claro xuando se lo han preguntado: "Ni se me ha pasado por la cabeza". Y lo mismo afirman de Roures.