industria

Reconversión de València a Alicante

Una docena de compañías de la comunidad se benefician del apoyo por emprender proyectos relacionados con el covid

Candid Penalba, propietario de la empresa Cotoblau. 

Candid Penalba, propietario de la empresa Cotoblau. 

Se lee en minutos

Mateo L. Belarte

Las ayudas covid benefician a una docena de compañías valencianas. Nueve están radicadas en la provincia de València y tres en la de Alicante. Además de varias dedicadas al textil del hogar, aglutinadas casi todas en torno al clúster de Ontinyent, entre ellas figuran empresas que antes de la pandemia fabricaban desde productos ortopédicos y de limpieza e higiene hasta laboratorios de cosmética o medicina genómica.

Estas 12 compañías aparcaron su actividad habitual para ofrecer mascarillas, batas o geles hidroalcohólicos a las administraciones y a las grandes cadenas de distribución. Ahora, ocho meses después de aquella transformación fulgurante, reciben estas ayudas como una oportunidad de consolidar esa adaptación.

Es el caso de Aupa Hogar, empresa que ha fabricado 50.000 batas y 70.000 mascarillas higiénicas a la semana desde el inicio de la pandemia. Ramón Soler es su consejero delegado y destaca que estas ayudas se invertirán en mejorar la automatización de la confección y así ganar en productividad y competitividad, especialmente ahora que China, a diferencia de en abril, vuelve a ser competencia. «Podremos bajar costes y subir la producción», apunta. 

Càndid Penalba, propietario de Cotoblau, también subvencionada, traslada una situación muy similar. «El objetivo es aumentar nuestra competitividad y recuperar inversiones que fueron muy elevadas» ya que, apunta, llegaron a comprar la maquinaria necesaria para fabricar material sanitario al doble del precio de mercado actual.

Te puede interesar

Además de la infraestructura, añade que las licencias y las homologaciones también supusieron fuertes desembolsos. 

Para la química SPB, proveedora de productos de higiene y del hogar de Mercadona, lo de marzo no fue una reconversión sino una «hiperespecialización», como cuenta su Dircom, Natalia García. La empresa invirtió tres millones de euros para duplicar su producción de hidrogel, dobló turnos para cubrir el aumento de la demanda y contrató a 80 empleados más.

Temas

Coronavirus