Así impacta la vacuna en el parqué

La adrenalina que las bolsas aman

Los optimistas toman los mercados y lo fían todo a un 2021 gobernado por Biden y vacunado contra el virus

Los inversores no cortoplacistas se vuelcan ahora en empresas turísticas, bancos y grupos industriales

Letras de Wall Street en el exterior de la Bolsa de Nueva York.

Letras de Wall Street en el exterior de la Bolsa de Nueva York. / REUTERS / SHANNON STAPLETON

Se lee en minutos

Gemma Martínez

El futuro llega en lunes. Así se demostró hace seis días, cuando con Joe Biden recién proclamado vencedor de las elecciones de Estados Unidos, la farmacéutica norteamericana Pfizer y la alemana BioNTech anunciaron que la vacuna que desarrollan contra el covid es eficaz en un 90%. Su plan de producir 1.300 millones de dosis en 2021 generalizó el optimismo entre autoridades sanitarias, políticas y económicas internacionales, con excepciones mínimas. Los ciudadanos y las bolsas también creyeron que el final de la pandemia puede estar más cerca en una sincronización de fe poco vista en la historia reciente. 

La coincidencia de la salida de Donald Trump de la Casa Blanca el próximo enero y de los avances en la lucha contra el virus ha sido una inyección de adrenalina para el Ibex-35, el índice que agrupa a las grandes empresas de la bolsa española. Subió esta semana un 13,29%, en la mayor revalorización semanal alcanzada en los últimos 22 años. En casa de Biden, en Wall Street, el S&P 500, el índice que incluye a las 500 mayores empresas del país, alcanzó su máximo histórico el viernes, sin que importase que la segunda oleada del virus esté en su peor momento  ni que los confinamientos domiciliarios en varios puntos del planeta sigan vigentes en vísperas del invierno. 

Inversores no cortoplacistas

¿Quién está detrás de esta escalada de las bolsas? Todo apunta a los inversores no cortoplacistas, que ya dan por perdido el 2020 y que sueñan con  certezas y estabilidad. Se han lanzado a comprar en bolsa con una rotación clara en sus carteras. Si antes invertían en tecnológicas beneficiadas de la pandemia (como la empresa de vídeollamadas Zoom o la compañía de ciclismo interior Peloton), ahora vuelven a buscar empresas cíclicas, las más intrínsecamente vinculadas a la evolución de la economía que habían sido muy castigadas en la era covid. Es el caso de  aerolíneas, cadenas de hoteles, navieras y gestores de centros comerciales. La rotación de las carteras de los inversores ha provocado que las acciones de las tecnológicas retrocedan estos días, mientras que los valores más cíclicos se han revalorizado. 

Te puede interesar

Además, las empresas que no habían sufrido tanto en bolsa pero que son las que antes se beneficiarán de la vuelta a la normalidad, como bancos empresas industriales o pymes, también se han comportado mejor en los últimos siete días. De este modo, las bolsas, que ya estaban en buen momento por los planes de reactivación económica puestos en marcha por los Gobiernos y los bancos centrales desde marzo, están anticipando  que creen en un mejor 2021,  con la vacuna ya en marcha y con una economía menos castigada. 

Si además, como parece, los tipos  de interés siguen casi bajo cero tanto tiempo como sea necesario, los optimistas seguirán adueñándose de los mercados bursátiles.