24 nov 2020

Ir a contenido

EJEMPLO INDUSTRIAL

Gari Gimeno, mascarillas para la renovación textil

La firma barcelonesa, especializada en la confección de batas, camisones y pijamas, se adentra en la producción de mascarillas FFP2 y recibe ayudas públicas para ello

Eduardo López Alonso

Óscar Sánchez (derecha) y Eric López, operario, junto a la máquina que les permite dar un empuje a su empresa Gari Gimeno con la fabricación de mascarillas FFP2. 

Óscar Sánchez (derecha) y Eric López, operario, junto a la máquina que les permite dar un empuje a su empresa Gari Gimeno con la fabricación de mascarillas FFP2.  / JOAN MATEU

La firma textil Gari Gimeno recibirá ayudas por haber invertido en la fabricación de mascarillas FFP2 en plena pandemia. La empresa familiar de los Sánchez-Gimeno es un prodigio de adaptación tras más de 50 años de historia. Tras superar varias crisis, el coronavirus volvió a poner a prueba a la firma, especializada en la confección de camisones, pijamas y batas. Óscar Sánchez, copropietario de Gari Gimeno, relata con pasión como ante la situación de pandemia y el confinamiento empezaron a asistir a webinars de las patronales Pimec y Cecot y decidieron adentrarse en la producción de mascarillas. 

"No queríamos entrar en las mascarillas de tela, ya que lo nuestro es más competir en calidad que en precio", explica Sánchez. Decidieron apostar por las mascarillas FFP2, las de mayor protección, al detectar que había un vacío de proveedores en el mercado. Consultaron la información en el portal del ministerio (Mincotur), estudiaron los procesos de homologación, los proveedores existentes y buscaron entre empresarios los pedidos iniciales con los que justificar la compra de maquinaria. 

"Cerramos pedidos muy buenos, encargamos la maquinaria, pero al final no se pudieron cumplir por retrasos en la entrega de la máquina y la homologación", narra. Pese a ello, la maquinaria llegó ya en julio y siguieron adelante con los planes. Tras asociarse con la firma Aitex se dieron cuenta con que cumplían las exigencias para recibir ayudas del Gobierno y decidieron elaborar un informe con la historia de la compañía, balances y facturas con el que aspirar a una subvención. Al final, es una de las empresas que logrará la ayuda, equivalente al 80% de lo que costó la maquinaria y la homologación. 

Gari Gimeno ha empezado a fabricar mascarillas. La máquina permite producir 200 mascarillas por hora y están pensando que la nueva línea de negocio podrá ser ampliada en el futuro con otra maquinaria más grande, que elevará la producción a 1.000 mascarillas por hora. Sánchez opina que aunque se distribuya la vacuna en poco tiempo la venta de mascarillas se mantendrá fuerte. Ahora trabajan en nuevas homologaciones de su mascarilla para que pueda ser utilizada como protección industrial. Un giro al negocio tras 50 años de actividad que permitirá consolidar el futuro. Es una micro empresa con cinco personas en plantilla, pero la compra de nueva maquinaria podría suponer que el número de empleados se haya duplicado el año que viene. 

Temas Empresas