29 nov 2020

Ir a contenido

Energía

Naturgy vende su negocio en Chile a la china State Grid por 2.570 millones

La operación supone valorar la empresa, incluyendo la deuda que asume el comprador, en 4.312 millones

La compañía española prevé que la transacción le genere unas plusvalías de 400 millones de euros

Sara Ledo

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. / EUROPA PRESS / NATURGY

Naturgy ha alcanzado un acuerdo con la compañía estatal china State Grid, el operador más importante de redes de ese país, para la venta de su participación (96,04%) en la Compañía General de Electricidad (CGE) de Chile por un importe total de 2.570 millones de euros, fijado en euros y pagadero en efectivo una vez finalice la transacción. La operación implica otorgar un valor total para la empresa de 4.312 millones de euros, ya que el comprador asume la deuda del negocio en su totalidad. 

La transacción permitirá a la empresa que preside Francisco Reynés reducir su deuda neta en, aproximadamente, 4.000 millones de euros hasta los 10.800 millones, e impulsar nuevas operaciones para crecer en el mercado de renovables. Una vez finalizada, Naturgy prevé que genere unas plusvalías de aproximadamente 400 millones de euros, antes de impuestos.

El cierre está sujeto a las aprobaciones regulatorias pertinentes y a autorizaciones por parte de los órganos de competencia de Chile, pero Naturgy espera que la transacción se complete antes de finales del mes de febrero de 2021, cuando prevé celebrar un nuevo Capital Markets Day. 

Naturgy adquirió CGE en 2014 por 2.549 millones de euros. Ahora, al deshacerse de ella, monetiza el valor de esa inversión y cristaliza un importante valor que, desde la entrada, habrá supuesto una rentabilidad superior al 13% neto anual (en euros).

Esta operación se enmarca dentro del plan estratégico 2018-2022 de la compañía dirigido a crear una empresa más "eficiente, financieramente disciplinada y con un portfolio menos volátil y predecible". Tras dos primeros años focalizados en los dos primeros objetivos, Naturgy comienza con la venta de la compañía chilena el periodo de desinversiones (rotación de portfolio, según la denominación de la empresa)" para tener una compañía "más estable ante la incertidumbre macroeconómica y política", según ha explicado su presidente en un encuentro con medios de comunicación. Esta es la primera venta de activos "relevante" de Naturgy que desde 2018 se deshizo de otros activos "no fundamentales" como Sudáfrica, Kenia o Moldavia.

La energética prevé destinar los fondos de sus desinversiones (incluida esta transacción) a invertir en otros activos aunque sin prisa --"tenemos que encontrar buenas oportunidades", ha precisado Reynés-- pero con un objetivo claro que pasa por dirigirse a "países con monedas fuertes --"dólar, euro y libra esterlina"--, negocios más regulados y que sean compatibles con la transición energética, no solo renovables, pero incluyendo renovables", ha especificado Reynés.

"El peso de nuestros negocios en monedas fuertes mejorará el perfil de riesgo de la compañía, reducirá la presión de volatilidad y dotará a la empresa de mayor predictibilidad". Latinomérica seguirá siendo importante para Naturgy, pero menos (su peso en el resultado bruto de explotación se situará entre el 33% y el 34%). Además de en Chile, donde se desprende del negocio de redes eléctricas pero mantiene el de redes de distribución de gas y generación de electricidad, Naturgy tiene presencia en México, Panamá, Argentina, Puerto Rico, Costa Rica y la República Dominicana.  

Reynés ha reiterado que la compañía seguirá "cumpliendo" con su compromiso de dividendo hasta 2022 y en el nuevo plan que presente en febrero dará "mayor visibilidad post-2022" sobre la retribución al accionista.