Crisis de la covid

El fiasco de la ayuda para autónomos fuerza al Govern a improvisar un nuevo subsidio

Economia lidera el diseño de un nuevo pago para los trabajadores por cuenta propia que no será único, sino sostenido en el tiempo, y que anunciará "en los próximos días"

Una mujer teletrabajando desde su casa.

Una mujer teletrabajando desde su casa. / Enric Fontcuberta (EFE)

Se lee en minutos

La indignación entre el colectivo de autónomos y las críticas desde la oposición sobre cómo se ha gestionado la ayuda para 10.000 trabajadores de bajos ingresos ha provocado que el Govern improvise un nuevo subsidio. El colapso de los servidores de la Generalitat ante el aluvión de peticiones y el posterior rifirrafe entre 'conselleries' de ERC y Junts han rubricado el fracaso de una ayuda que nacía ya limitada, por fondos y bases, al 2% del colectivo.

Una comisión interdepartamental dirigida desde Vicepresidencia está ultimando, para anunciar "en los próximos días", una nueva ayuda que será sostenida en el tiempo y que tendrá una cobertura "mucho más amplia" que las diseñadas hasta ahora; según confirman desde el departamento liderado por Pere Aragonès. La idea es garantizar una cobertura mínima de ingresos para los colectivos más afectados por la pandemia, mientras dure la misma y con una periodicidad que está por definir (mensual, trimestral, semestral o la que acaben determinado desde el Govern).

También queda por concretar la partida presupuestaria de la que estará dotada, que sí exigirá de malabares por parte de Economia. Pues hasta ahora el argumento expuesto para justificar las dotaciones puestas sobre la mesa han sido la limitación de fondos. "La realidad es que no tenemos suficiente dinero para hacer frente a las ayudas a los sectores que más lo necesitan", reconocía el martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó. Tras este último episodio, Economia está buscando esos fondos para sacar una nueva ayuda.

10 horas de colapso y otro choque entre socios   

"Error en el envío de su información", "temporalmente fuera de servicio" o "no se ha podido iniciar sesión" son solo algunos de los mensajes que miles de autónomos catalanes se encontraron en sus pantallas. Pues el mecanismo de asignación por "concurrencia no competitiva" (el primero que lo pide lo recibe) provocó un colapso de la web de la Generalitat entre las mañanas del lunes y el martes de esta semana al intentar los usuarios acceder y validar el formulario de solicitud para la ayuda de 2.000 euros dispuesta por el Departament de Treball.

El aluvión de peticiones fue ingente para disputarse los 20 millones habilitados, pues la dotación da para 10.000 beneficiarios de los casi 450.000 afiliados al RETA que hay en Catalunya. En la primera hora y media del martes el Departament de Polítiques Digitals informaba de haber recepcionado 406.000 peticiones de acceso. En menos de 10 horas, entre la mañana del lunes (con suspensión obligada durante la tarde ante la sobrecarga de los servidores) y la del martes, se agotaron las ayudas. "Lo que hemos vivido esta semana es un síntoma de que la gente está muy desesperada y que el colectivo de autónomos necesita que la Generalitat ponga muchos más millones encima de la mesa", afirma el gerente institucional de Pimec, Àngel Hermosilla.

El colapso de servidores del martes provocó el cruce de reproches entre socios de Govern. La 'conselleria' de Treball (dirigida por ERC) acusó a Polítiques Digitals (dirigda por Junts) de haber fallado en la preparación técnica de los servidores. Y desde el departamento de Jordi Puigneró se señala que era previsible el colapso ante las bases diseñadas por los de Chakir El Homrani, que generaría un aluvión de peticiones.

No es la primera vez que cae la web de la Generalitat ante una sobrecarga de peticiones; ya sucedió con la primera línea de ayuda a bares y restaurantes hace unas semanas. No obstante, en aquella ocasión no hubo choque mediático entre Empresa (también gestionada por Junts) y Polítiques Digitals.

Buscando una alternativa a la "concurrencia no competitiva"

El Govern, mediante una comisión interdepartamental compuesta por Economia, Presidència, Empresa y Treball, está perfilando otra vía que no sea el mecanismo de asignación por "concurrencia no competitiva". "La alternativa era comprobar previamente todas las solicitudes y que los autónomos tardaran tres meses en recibirlas", argumentan desde Treball.

Las organizaciones más representativas de trabajadores autónomos -Pimec UGT-CTAC- reconocen que es complicado jurídicamente armar un término medio y coinciden en que una de las vías ha de ser la diferenciación según colectivos o necesidades. Ambas organizaciones han pedido formalmente al Govern que convoque de urgencia el Consell Català del Treball Autònom para abordar con ellos el nuevo subsidio anticipado desde Economia.

Te puede interesar

"Podrían haber fijado unos requisitos distintos, para sectores concretos. El problema aquí ha sido que lo ha pedido todo el mundo", afirma  "¿Verdad que se han dado unas ayudas únicamente, por ejemplo, para las actividades supendidas como la hostelería o los centros de estética? Sectorialicemos las ayudas. Llegaríamos mejor y más rápido a quien lo necesita", insiste la presidenta de UGT-CTAC, Sandra Zapatero

Diferente posición defiende Pimec, que entiende que es más eficiente diferenciar según el objeto al que van destinadas las ayudas (como por ejemplo para pagar el alquiler del local) y no tanto por sectores. "Es preferible tardar un poco más y llegar a quién tienes que llegar. Porque sino creas malestar y la desesperanza la multiplicas. Nos ha podido la urgencia", afirma el gerente del área institucional de Pimec, Àngel Hermosilla.